Dar gra­cias

ABC - Alfa y Omega Madrid - - La Foto - Ignacio Uría @Ig­na­cio_U­ria

«Ni­ño, ¿qué se di­ce?». Y el ni­ño, si es­tá bien edu­ca­do, con­tes­ta: «gra­cias». En­ton­ces, los pa­dres son­ríen y si­guen a sus co­sas, re­afir­ma­dos en que el lo­co ba­ji­to (co­mo de­cía Se­rrat) pro­gre­sa ade­cua­da­men­te.

Re­cor­dé es­ta es­ce­na ha­ce una se­ma­na. El jue­ves pa­sa­do, cuar­to de no­viem­bre, se ce­le­bró en EE. UU. (y en Ca­na­dá y tam­bién Bra­sil) la fies­ta de Ac­ción de Gra­cias, una fe­cha en la que las fa­mi­lias se reúnen y el país se de­tie­ne. So­lo hay ac­ti­vi­dad en los ae­ro­puer­tos con mi­les per­so­nas que cru­zan el país pa­ra ver a sus pa­dres o her­ma­nos. Es la fies­ta fa­mi­liar por ex­ce­len­cia, más o me­nos co­mo nues­tra No­che­bue­na. ¿Cuál es la di­fe­ren­cia? Que Ac­ción de Gra­cias pue­de ce­le­brar­la cual­quie­ra: cris­tia­nos, ju­díos y mu­sul­ma­nes, ag­nós­ti­cos y ateos, al­tos y ba­jos, gua­pos y feos. To­dos se sien­tan en fa­mi­lia al­re­de­dor de la me­sa, con un pa­vo co­mo víc­ti­ma y mu­chas ga­nas de ha­blar. Tam­bién se re­za (por los sol­da­dos en el ex­tran­je­ro, por los en­fer­mos, por la paz) y se ríe y se bro­mea. En fin, las co­sas de las fa­mi­lias.

Ac­ción de Gra­cias na­ció con la lle­ga­da de los pu­ri­ta­nos a Nue­va In­gla­te­rra en 1620. Se­gún la tra­di­ción, agra­de­cie­ron a los na­ti­vos su ayu­da pa­ra so­bre­vi­vir com­par­tien­do una co­mi­da. Po­co im­por­ta si es­ta fue o no la pri­me­ra vez que se ce­le­bra­ba (pa­re­ce ser que la ori­gi­nal la or­ga­ni­zó el con­quis­ta­dor Pedro Me­nén­dez de Avi­lés en 1565 al fun­dar San Agus­tín, pri­me­ra ciu­dad de lo que hoy son los Es­ta­dos Uni­dos).

En Es­pa­ña, al­gu­nas per­so­nas cri­ti­can que co­mien­ce a ce­le­brar­se es­ta fies­ta. «¿Por qué im­por­tar otra cos­tum­bre ex­tran­je­ra?», di­cen. ¿Aca­so fes­te­jan ellos el Cris­to de los Fa­ro­les o la ro­me­ría de san­ta Mar­ta de Ri­bar­te­me, en Pon­te­ve­dra, con sus ataú­des? Cier­ta­men­te, no, aun­que tam­po­co es­ta­ría mal.

En su día, el abe­to de Na­vi­dad –que bri­lla ca­da di­ciem­bre en la pla­za de San Pedro– fue un sím­bo­lo nór­di­co y pa­gano, pe­ro se in­cor­po­ró a nues­tra fe por­que re­pre­sen­ta­ba a la Tri­ni­dad y sus lu­ces re­cor­da­ban el na­ci­mien­to de la Ver­da­de­ra Luz, que es Je­su­cris­to. O los fue­gos de la no­che de san Juan, vie­jas ce­le­bra­cio­nes pre­cris­tia­nas de pu­ri­fi­ca­ción es­ti­val. El cris­tia­nis­mo siem­pre ha te­ni­do un enor­me po­der de ab­sor­ción de las fies­tas pa­ga­nas, re­no­va­das des­pués pa­ra ex­pli­car las ver­da­des de la fe. Con el pa­so del tiem­po, esas cos­tum­bres se acep­ta­ron con tan­ta na­tu­ra­li­dad que na­die re­cuer­da su ori­gen. In­clu­so, los es­co­lás­ti­cos se «arries­ga­ron» a bus­car las se­mi­llas de ver­dad que ha­bía en fi­ló­so­fos pre­cris­tia­nos (Pla­tón, Aris­tó­te­les) a tra­vés de las obras de un mu­sul­mán (Ave­rroes).

Lo que de ve­ras nos se­pa­ra es una ac­ti­tud de­fen­si­va an­te el mun­do. Si nues­tro co­che es nor­te­ame­ri­cano y nues­tra ga­so­li­na ára­be, si nues­tra ro­pa vie­ne de Chi­na y nues­tro ca­fé de Co­lom­bia… ¿por qué re­cha­zar nue­vas tra­di­cio­nes que unen y que nos in­vi­tan a dar gra­cias por to­do lo bueno? De mo­do que, co­mo di­ce el Pa­pa Fran­cis­co, men­te abier­ta y co­ra­zón cre­yen­te.

Sgt fun

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.