«Los lai­cos asu­men la res­pon­sa­bi­li­dad de de­fen­der a sus her­ma­nos per­se­gui­dos»

▼ Ayu­da a la Igle­sia Ne­ce­si­ta­da cons­ta­ta un em­peo­ra­mien­to de la li­ber­tad re­li­gio­sa en el mun­do. Uno de ca­da cin­co cris­tia­nos vi­ve en paí­ses don­de hay per­se­cu­ción o dis­cri­mi­na­ción re­li­gio­sa. A la vez, una nue­va sen­si­bi­li­dad se abre pa­so en la opi­nión pú­bli

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Mundo - Ricardo Ben­ju­mea

Seis de ca­da diez per­so­nas vi­ven en paí­ses don­de no se res­pe­ta la li­ber­tad re­li­gio­sa. Es­ta es una de las prin­ci­pa­les con­clu­sio­nes del In­for­me 20162018 de la fun­da­ción pon­ti­fi­cia Ayu­da a la Igle­sia Ne­ce­si­ta­da (ACN en sus si­glas en in­glés). El es­tu­dio abar­ca el mun­do en­te­ro (196 paí­ses) y re­co­ge las vul­ne­ra­cio­nes de es­te de­re­cho in­de­pen­dien­te­men­te de la re­li­gión de la víc­ti­ma.

Co­mo pri­me­ra va­lo­ra­ción, el di­rec­tor na­cio­nal de ACN en Es­pa­ña, Ja­vier Me­nén­dez Ros, des­ta­có que en el pe­río­do ana­li­za­do (de ju­nio de 2016 a ju­nio de 2018) «se ha pro­du­ci­do un de­te­rio­ro im­por­tan­te de la li­ber­tad re­li­gio­sa en el mun­do», de­bi­do al agra­va­mien­to de la si­tua­ción en paí­ses con am­plio his­to­rial de in­cum­pli­mien­tos, co­mo Chi­na, In­dia o Ara­bia Sau­dí. Tres cuar­tas par­tes de las víc­ti­mas de per­se­cu­ción –aña­dió– son cris­tia­nos. 327 mi­llo­nes de fie­les de es­ta re­li­gión, se­gún ACN, vi­ven en lu­ga­res don­de exis­te per­se­cu­ción, y otros 178 mi­llo­nes en paí­ses don­de hay dis­cri­mi­na­ción se­ve­ra.

Me­nén­dez Ros la­men­tó la es­ca­sa aten­ción in­for­ma­ti­va que re­ci­be es­te pro­ble­ma en Oc­ci­den­te. Al­go se em­pie­za a mo­ver, sin em­bar­go, en el ám­bi­to po­lí­ti­co. Marcela Szy­mans­ki, edi­to­ra je­fe del in­for­me, es tam­bién la res­pon­sa­ble de Re­la­cio­nes In­ter­na­cio­nes de Ayu­da a la Igle­sia Ne­ce­si­ta­da, su lo­bis­ta je­fe. La ma­yor par­te de su tiem­po lo pa­sa en­tre Bru­se­las,

La ba­sí­li­ca de la Sa­gra­da Fa­mi­lia de Bar­ce­lo­na se ilu­mi­nó el 23 de no­viem­bre de ro­jo pa­ra sen­si­bi­li­zar a la so­cie­dad so­bre la per­se­cu­ción re­li­gio­sa en el mun­do. A la ini­cia­ti­va de Ayu­da a la Igle­sia Ne­ce­si­ta­da se su­ma­ron mo­nu­men­tos de to­do el mun­do, co­mo el Co­li­seo de Ro­ma, el Cris­to Re­den­tor de Río de Ja­nei­ro o el Par­la­men­to Bri­tá­ni­co en Lon­dres. En Pa­rís, ade­más de la ba­sí­li­ca del Sa­gra­do Co­ra­zón, se ilu­mi­na­ron de ro­jo la Gran Mez­qui­ta, una de las prin­ci­pa­les si­na­go­gas y la ca­te­dral or­to­do­xa.

Gi­ne­bra y Nue­va York, se­de de las prin­ci­pa­les or­ga­ni­za­cio­nes in­ter­na­cio­na­les. Una de sus res­pon­sa­bi­li­da­des con­sis­te en con­tac­tar con los res­pon­sa­bles po­lí­ti­cos que van a vi­si­tar a al­gún lu­gar don­de se vio­lan los de­re­chos de las mi­no­rías re­li­gio­sas: «¿Qué le pa­re­ce­ría leer­se es­tas cua­tro pá­gi­nas so­bre tal país?». Aun­que con el tiem­po, «ca­da vez son más los po­lí­ti­cos los que se di­ri­gen a no­so­tros pa­ra pre­gun­tar­nos. Nos pi­den in­for­ma­ción ac­tua­li­za­da, y si no la te­ne­mos en ese mo­men­to, se la con­se­gui­mos rá­pi­da­men­te a tra­vés de nues­tras fuen­tes lo­ca­les. Tal vez la ra­zón no sea la más fe­liz, pe­ro exis­te hoy una ma­yor con­cien­cia­ción so­bre la per­se­cu­ción re­li­gio­sa».

Gra­cias a ello, pro­si­gue, «ha­ce dos años con­se­gui­mos por fin que el Par­la­men­to Eu­ro­peo in­tro­du­je­ra en un do­cu­men­to la fór­mu­la “mi­no­rías re­li­gio­sas, in­clu­yen­do a los cris­tia­nos”. Cos­tó san­gre, su­dor y lá­gri­mas, pe­ro se va ven­cien­do la re­sis­ten­cia de los po­lí­ti­cos a ha­blar de “cris­tia­nis­mo” por mie­do a no ser po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­tos».

Pri­me­ro fue­ron paí­ses del es­te co­mo Po­lo­nia o Hun­gría –con la con­tra­in­di­ca­ción, re­co­no­ce Szy­mans­ki, de la uti­li­za­ción de la re­li­gión pa­ra jus­ti­fi­car otro ti­po de in­tere­ses en as­pec­tos co­mo las po­lí­ti­cas mi­gra­to­rias–, pe­ro esos cam­bios –ase­gu­ra– se han ido ex­ten­dien­do a Fran­cia o Ale­ma­nia, que han pues­to en mar­cha pro­gra­mas de ayu­da es­pe­cí­fi­cas pa­ra las mi­no­rías re­li­gio­sas per­se­gui­das en Orien­te Me­dio, es­pe­cial­men­te en Irak.

Es un cam­bio, a su jui­cio, que si­gue al que se ha ope­ra­do en la opi­nión pú­bli­ca. «El he­cho de que a mu­chas per­so­nas las per­si­gan por ser cris­tia­nas ha pro­vo­ca­do en­tre los eu­ro­peos una ma­yor con­cien­cia de su tra­di­ción cris­tia­na. Es­to es lo que de­tec­ta el úl­ti­mo in­for­me del Pew Re­search Cen­ter. Aun­que no se es­tén lle­nan­do las igle­sias, si pre­gun­tas: “¿es us­ted cris­tiano?”, más gen­te te di­ce aho­ra que sí».

Pe­ro an­te «la fe de ti­ta­nio de los cris­tia­nos per­se­gui­dos», que «ni si­quie­ra an­te la ame­na­za de muer­te re­nie­gan de su fe», el ma­yor «efec­to mo­vi­li­za­dor» se ha pro­du­ci­do cla­ra­men­te en­tre los cris­tia­nos más com­pro­me­ti­dos. Con el aña­di­do de que «son los lai­cos los que es­tán to­ma­do la ini­cia­ti­va; han asu­mi­do que la je­rar­quía tie­ne otros mu­chos pro­ble­mas y que de­fen­der a sus her­ma­nos per­se­gui­dos es una res­pon­sa­bi­li­dad que les co­rres­pon­de di­rec­ta­men­te a ellos». «Así es co­mo tie­ne que ser – con­clu­ye–, por­que es­ta­mos en el si­glo de los lai­cos».

EFE/Ale­jan­dro Gar­cía

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.