«His­to­rias muy de Dios»

▼ Se cie­rra en Ma­drid la cau­sa de bea­ti­fi­ca­ción de 56 sa­cer­do­tes y lai­cos tes­ti­gos de la fe du­ran­te la per­se­cu­ción de los años 30. El jui­cio aho­ra le co­rres­pon­de al Pa­pa

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Madrid - Juan Luis Vázquez Díaz-Ma­yor­do­mo @ Más in­for­ma­ción en cau­sa­mar­ti­res.es ar­chi­ma­drid.es

Es­te sá­ba­do, la co­le­gia­ta de San Isi­dro aco­ge a las 13:00 ho­ras la clau­su­ra de la fa­se dio­ce­sa­na de la cau­sa de ca­no­ni­za­ción de Ci­priano Mar­tí­nez Gil y 55 com­pa­ñe­ros, to­dos ellos sa­cer­do­tes dio­ce­sa­nos y fa­mi­lia­res que die­ron su vi­da du­ran­te la per­se­cu­ción re­li­gio­sa de los años 30 y que aho­ra se so­me­ten al jui­cio de la San­ta Se­de pa­ra ser de­cla­ra­dos már­ti­res.

Era el 21 de ju­lio de 1936 cuan­do el pá­rro­co de El Par­do, Ci­priano Mar­tí­nez, fue apre­sa­do jun­to a su coad­ju­tor y fue­ron lle­va­dos al ca­la­bo­zo mu­ni­ci­pal. Allí, Ci­priano alen­tó a sus com­pa­ñe­ros de cau­ti­ve­rio con char­las de fe y has­ta con bro­mas. Y an­te sus car­ce­le­ros to­ma­ba una ac­ti­tud com­pren­si­va: «Hay que per­do­nar. Te­ne­mos que es­tar dis­pues­tos a lo que Dios quie­ra, a dar­le la vi­da si es pre­ci­so», lo que hi­zo en la ma­dru­ga­da del 18 de agos­to, cuan­do lo lle­va­ron a la ta­pia del san­tua­rio del Cris­to del Par­do pa­ra fu­si­lar­le, no sin an­tes pe­dir un mo­men­to pa­ra re­zar en si­len­cio an­tes de re­ci­bir la des­car­ga mor­tal.

Acom­pa­ñan en la cau­sa a Ci­priano nu­me­ro­sos sa­cer­do­tes que com­par­tie­ron con él tan­to la in­cer­ti­dum­bre de la de­ten­ción co­mo la de­ci­sión en la en­tre­ga de la vi­da. To­dos ellos for­man par­te de una ge­ne­ra­ción de sa­cer­do­tes mar­ca­da por la per­se­cu­ción y el mar­ti­rio: en 1936 ha­bía en Ma­drid 1.118 sa­cer­do­tes se­cu­la­res, de los cua­les fue­ron mar­ti­ri­za­dos 379, una ter­ce­ra par­te, cu­yas cau­sas va a ir abrien­do po­co a po­co la dió­ce­sis

Jun­to a Ci­priano y sus com­pa­ñe­ros de sa­cer­do­cio fi­gu­ran en es­ta cau­sa va­rios lai­cos, fa­mi­lia­res to­dos ellos de al­guno de los sa­cer­do­tes, con los que com­par­tie­ron tam­bién el mis­mo des­tino, co­mo los dos her­ma­nos de Car­los Pla­to, pá­rro­co de Ca­ni­lle­jas, que fue­ron vo­lun­ta­ria­men­te al mar­ti­rio pa­ra no de­jar so­lo a su her­mano; o Pi­lar Mar­tín de Mi­guel, so­bri­na del pá­rro­co de Aran­juez, so­me­ti­da du­ran­te va­rios me­ses a tor­tu­ras y ve­ja­cio­nes pa­ra ha­cer­le con­fe­sar el pa­ra­de­ro de su tío, has­ta que fi­nal­men­te fue ase­si­na­da a pa­los.

«Ha si­do muy edi­fi­can­te re­co­rrer la his­to­ria de to­dos es­tos sier­vos de Dios. Son tes­ti­mo­nios de mu­cha for­ta­le­za, de mu­cha fe, de mu­cho amor y con­fian­za en el Se­ñor», di­ce Al­ber­to Fer­nán­dez, de­le­ga­do de Cau­sas de los San­tos. «La ma­yo­ría de ellos pen­sa­ba que no les iba a pa­sar na­da –pro­si­gue–, sen­ci­lla­men­te por­que ellos no ha­bían he­cho na­da ma­lo a na­die. Mu­chas de las per­so­nas de sus pue­blos y pa­rro­quias los que­rían y los pro­te­gían, y la mis­mo tiem­po ellos es­ta­ban muy se­gu­ros de que si les pa­sa­ba al­go es­ta­ban en las ma­nos de Dios». Y cuan­do to­do se desató, «se mos­tra­ron muy dis­pues­tos a dar la vi­da por el Se­ñor en ca­so ne­ce­sa­rio, y muy va­lien­tes pa­ra ha­cer­lo. En el fon­do son his­to­rias muy de Dios».

Fer­nán­dez sub­ra­ya que «aho­ra el jui­cio pa­ra ser de­cla­ra­dos már­ti­res co­rres­pon­de al Pa­pa, que es «el úni­co juez de cau­sas de los san­tos». Lo que se ha he­cho has­ta aho­ra en Ma­drid ha si­do re­co­ger do­cu­men­ta­ción y tes­ti­mo­nios que aho­ra se en­vían a Ro­ma pa­ra que los es­tu­die pri­me­ro una co­mi­sión de his­to­ria­do­res, lue­go una de teó­lo­gos y por úl­ti­mo de obis­pos y car­de­na­les, has­ta aca­bar el pro­ce­so en el Pa­pa, «que es quien dic­ta la sen­ten­cia» que re­co­no­ce el mar­ti­rio.

A Ro­ma han en­via­do una do­cu­men­ta­ción que su­pera los 6.000 fo­lios, «con tes­ti­mo­nios de tes­ti­gos, fa­mi­lia­res, gen­te que vi­vió esos mo­men­tos. Hay al­gu­nos que vi­ven, al­gu­nos in­clu­so fue­ron tes­ti­gos de la de­ten­ción y re­cuer­dan có­mo fue­ron a la ca­sa del cu­ra. He­mos in­te­rro­ga­do en to­tal a 95 tes­ti­gos, y la gran ma­yo­ría se emo­cio­na­ban al na­rrar aque­llo que pa­só, por­que fue­ron tes­ti­gos de una en­tre­ga muy gran­de», di­ce el de­le­ga­do, quien des­ta­ca que «es im­por­tan­te sub­ra­yar que es un tra­ba­jo mi­nu­cio­so que se lle­va a ca­bo con mu­cho ri­gor, con mu­chas ga­ran­tías pro­ce­sa­les e his­tó­ri­cas».

Al­ber­to Fer­nán­dez con­fir­ma tam­bién que pró­xi­ma­men­te se va a abrir en Ma­drid una nue­va cau­sa con 50 sa­cer­do­tes y más de 60 lai­cos, hom­bres y mu­je­res miem­bros de la Ac­ción Ca­tó­li­ca, de la Aso­cia­ción Ca­tó­li­ca de Pro­pa­gan­dis­tas, de la Ado­ra­ción Noc­tur­na y tam­bién ca­te­quis­tas de pa­rro­quias, «por­que es­ta­mos con­ven­ci­dos de que la mo­ti­va­ción de su muer­te fue prin­ci­pal­men­te re­li­gio­sa».

De­le­ga­ción de la Cau­sa de los San­tos de Ma­drid

Un mo­men­to de la se­sión de aper­tu­ra de la cau­sa de Ci­priano Gil y sus 55 com­pa­ñe­ros, el 18 de mar­zo del año pa­sa­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.