Ur­ge la Es­pe­ran­za

▼ En el Ad­vien­to asu­mi­mos el com­pro­mi­so de pre­pa­rar­nos pa­ra lle­var a es­ta his­to­ria la no­ve­dad de Je­su­cris­to y así cons­truir una so­cie­dad más hu­ma­na

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Fe Y Vida -

Es­te do­min­go co­men­za­mos el Ad­vien­to, un tiem­po pa­ra vi­vir, acre­cen­tar y con­ta­giar es­pe­ran­za. Es­te­mos aten­tos a lo que nos pi­de el Se­ñor en la Pa­la­bra que la Igle­sia nos re­ga­la en es­ta épo­ca: asu­mi­mos el com­pro­mi­so de pre­pa­rar­nos pa­ra lle­var a es­ta his­to­ria la no­ve­dad de Je­su­cris­to y así cons­truir una so­cie­dad más hu­ma­na. Qué bien lo ex­pre­sa san Pa­blo: «El amor de Cris­to nos apre­mia» (2 Co 5,14); «¡Ay de mí si no anun­cia­ra el Evan­ge­lio» (2 Co 9, 16).

¿No sen­tís la ur­gen­cia de ge­ne­rar la Es­pe­ran­za en es­te tiem­po que vi­vi­mos? Y ha­blo de la Es­pe­ran­za por­que, aun­que otras es­pe­ran­zas son ne­ce­sa­rias, si fal­ta quien es por­ta­dor de ver­da­de­ra es­pe­ran­za, que no es otro más que Je­su­cris­to, ter­mi­na­re­mos siem­pre mi­rán­do­nos a no­so­tros mis­mos. ¡Qué bien lo en­ten­die­ron aque­llos pas­to­res que re­ci­bie­ron la no­ti­cia de la pre­sen­cia de Dios en la tie­rra!

No sea­mos me­ros es­pec­ta­do­res de un mun­do que se des­hu­ma­ni­za, sino va­lien­tes tra­ba­ja­do­res, lan­za­dos a dar a co­no­cer a quien va a ac­ti­var su pre­sen­cia re­no­va­do­ra dan­do la vi­da por to­dos los hom­bres. No con­sin­ta­mos que na­da ni na­die nos ro­be la ale­gría que bro­ta de la Re­su­rrec­ción.

Pa­ra pre­pa­rar­nos a re­ci­bir a Je­su­cris­to, la Igle­sia quie­re que vi­va­mos en el asom­bro de des­cu­brir que Él es el «Evan­ge­lio eterno» (Ap 14, 6), que su ri­que­za, su be­lle­za y el ho­ri­zon­te que nos da son inago­ta­bles. Pue­de re­no­var nues­tra vi­da con la es­pe­ran­za que nos ofre­ce, aun­que es­te­mos atra­ve­san­do os­cu­ri­da­des e in­clu­so vi­vien­do en múl­ti­ples de­bi­li­da­des. Os ofrez­co tres pro­pues­tas:

1. ¡Atré­ve­te a cen­trar­te en Cris­to! Sí, Él es la Es­pe­ran­za, cén­tra­te en su per­so­na (Lc 21, 25-28. 34-36). El triun­fo es de Dios. A pe­sar de las se­ña­les que pue­das ver que lle­nan de an­gus­tia, per­ple­ji­dad y te­rror a los hom­bres, el triun­fo es de Dios y la lle­ga­da de Je­su­cris­to, que vuel­ve en glo­ria y ma­jes­tad, ha de lle­nar nues­tra vi­da de ale­gría y de es­pe­ran­za, pues Él es quien trae la ver­da­de­ra li­be­ra­ción. En el os­cu­ro es­ce­na­rio que apa­re­ce en la vi­da del ser hu­mano, en el fon­do del mis­mo, re­sal­ta el res­plan­dor de Je­su­cris­to. Por mu­chas os­cu­ri­da­des y nu­bes que apa­rez­can, Je­su­cris­to nos ha­ce le­van­tar la ca­be­za; to­dos los ám­bi­tos de la vi­da se­rán li­be­ra­dos por Él: el pe­ca­do, cual­quier mal, la per­se­cu­ción que pue­dan su­frir los cre­yen­tes… Eso sí, he­mos de es­tar vi­gi­lan­tes y des­pier­tos: ni em­bo­tar­nos, ni ador­me­cer­nos y caer en la pe­sa­dez es­pi­ri­tual. Pa­ra cen­trar­te en Cris­to, que te man­tie­ne en la es­pe­ran­za, vi­ve des­pier­to pa­ra ver bien, siem­pre con la luz que te trae el Se­ñor, y vi­ve en ora­ción, es de­cir, en diá­lo­go cons­tan­te con Él.

2. No ca­mi­nes de cual­quier mo­do. Eres miem­bro del Pue­blo de Dios, to­dos los hom­bres son tus her­ma­nos. Los que creen co­mo tú, tam­bién sa­ben que tú eres su her­mano, pe­ro hay mu­chos otros que no lo sa­ben, pues ni co­no­cen a Dios, ni co­no­cen qué y quién es el hom­bre. Tú sa­bes bien que Dios es Pa­dre y, por ello, to­dos so­mos hi­jos de Dios y her­ma­nos los unos de los otros. No pue­des ca­mi­nar del cual­quier mo­do; san Lu­cas nos lo re­cuer­da a tra­vés de la fi­gu­ra de Juan Bau­tis­ta

(cf. Lc 3. 1-6 y Lc 3, 1018). Dios lla­ma a Juan a un mi­nis­te­rio pro­fé­ti­co: a ori­llas del Jor­dán, pro­cla­ma un bau­tis­mo de con­ver­sión.

Lo im­por­tan­te es la lla­ma­da que ha­ce a reorien­tar la vi­da de to­do ser hu­mano, a aban­do­nar to­do pe­ca­do y vol­ver a Dios:

«Y to­dos ve­rán la sal­va­ción de Dios» (Lc

3, 6). Hoy co­mo ayer, an­te la ne­ce­si­dad de no po­der ha­cer el ca­mino de cual­quier mo­do, la gen­te si­gue pre­gun­tán­do­se qué de­be ha­cer. No se tra­ta de rea­li­zar cam­bios re­vo­lu­cio­na­rios, sino que se nos in­vi­ta a com­par­tir con el que no tie­ne, a cum­plir con nues­tras res­pon­sa­bi­li­da­des, a ser ho­nes­tos, a no ser co­rrup­tos, a no ser exi­gen­tes con los de­más mien­tras nos con­sen­ti­mos to­do a no­so­tros mis­mos…

3. En­tre­ga a es­ta hu­ma­ni­dad dos re­ga­los: la fra­ter­ni­dad y la di­ver­si­dad. Es­ta­mos lla­ma­dos a es­tar en to­dos los es­ce­na­rios y ca­mi­nos por los que tran­si­tan los hom­bres,

CNS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.