¿Po­sa­da pa­ra el pe­re­grino?

«La Vir­gen Ma­ría se pu­so de par­to tam­bién en ma­las fe­chas», res­pon­de una vo­lun­ta­ria de Tai­zé cuan­do al­guien du­da a la ho­ra de abrir su ca­sa a al­guno de los par­ti­ci­pan­tes en el En­cuen­tro Eu­ro­peo de Jó­ve­nes que tie­ne lu­gar en Ma­drid del 28 de di­ciem­bre al 1

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Portada - Juan Luis Váz­quez Día­zMa­yor­do­mo

El En­cuen­tro Eu­ro­peo de Jó­ve­nes que Tai­zé or­ga­ni­za en Ma­drid a fi­na­les de di­ciem­bre ya es­tá ca­si en­ci­ma, pe­ro los ma­dri­le­ños no ofre­cen de mo­men­to su­fi­cien­tes ca­sas de aco­gi­da pa­ra los pe­re­gri­nos.

«No co­noz­co a na­die que ha­ya ido a Tai­zé y no es­té en­can­ta­do a la vuel­ta», di­ce Ele­na, una en­fer­me­ra va­len­cia­na que se en­cuen­tra es­tos días en Ma­drid co­la­bo­ran­do en la pre­pa­ra­ción del En­cuen­tro Eu­ro­peo de Jó­ve­nes que la co­mu­ni­dad ecu­mé­ni­ca de es­te pe­que­ño pue­blo fran­cés or­ga­ni­za en la ca­pi­tal de Es­pa­ña en­tre los úl­ti­mos días de di­ciem­bre y el 1 de enero.

Ele­na par­ti­ci­pó en el en­cuen­tro que tu­vo lu­gar en Ba­si­lea el año pa­sa­do, y allí fue aco­gi­da por una mujer de Ca­me­rún, pas­to­ra pro­tes­tan­te, ca­sa­da con un ale­mán, con ocho hi­jos en co­mún, en cu­ya ca­sa ate­rri­zó con otras cua­tro ami­gas pa­ra vi­vir «una ex­pe­rien­cia de en­cuen­tro muy bo­ni­ta». Dos años an­tes tu­vo la opor­tu­ni­dad de aco­ger en su familia a dos chi­cos de Ucra­nia, por lo que a día de hoy afir­ma que «aco­ger es al­go pre­cio­so, que te abre a los de­más».

En Ma­drid, ade­más de con­tac­tar con las pa­rro­quias, anun­ciar el en­cuen­tro a los ma­dri­le­ños y pe­dir vo­lun­ta­rios que ayuden a la or­ga­ni­za­ción des­de sus pa­rro­quias, tie­ne en­tre sus fun­cio­nes la ta­rea de lo­ca­li­zar a fa­mi­lias que abran su ca­sa a al­gún jo­ven du­ran­te los días del En­cuen­tro Eu­ro­peo de Jó­ve­nes. Ca­si na­da. Ele­na di­ce con hu­mor que «la res­pues­ta no es­tá sien­do ma­si­va», pe­ro se en­car­ga de ofre­cer a to­do el que la quie­ra es­cu­char su pro­pia ex­pe­rien­cia: «Aco­ger a al­guien es lo me­jor que pue­des ha­cer en Na­vi­dad. So­mos cons­cien­tes de que abrir tu ca­sa a un des­co­no­ci­do es un desafío muy gran­de, por­que su­po­ne ofre­cer a al­guien que no co­no­ces tu ám­bi­to más per­so­nal, pe­ro quien con­si­gue su­pe­rar esa ba­rre­ra y se abre a la con­fian­za se en­cuen­tra con un re­ga­lo muy gran­de, con una co­mu­nión que te po­ne de nue­vo en el ca­mino de la ale­gría, que te ha­ce ol­vi­dar el mie­do y te acer­ca a los de­más».

En­tre las ra­zo­nes que le da la gen­te pa­ra no abrir su ca­sa, «la más co­mún es la de que “son ma­las fe­chas”. Pe­ro no­so­tros les con­tes­ta­mos que la Vir­gen Ma­ría tam­bién se pu­so de par­to en muy ma­las fe­chas y na­die la aco­gió. No po­de­mos de­jar que ocu­rra lo mis­mo», di­ce Ele­na.

«No or­ga­ni­za­mos es­to co­mo si fué­ra­mos un ho­tel, no­so­tros tam­bién par­ti­ci­pa­mos, es al­go nues­tro», con­fir­ma Al­mu­de­na, una es­tu­dian­te de más­ter de In­ge­nie­ría In­dus­trial que tam­bién par­ti­ci­pa en la pre­pa­ra­ción des­de su pa­rro­quia, San­ta Án­ge­la de la Cruz, en Ma­drid. Al con­tra­rio que Ele­na, ella nun­ca ha ido a Tai­zé y tam­po­co ha par­ti­ci­pa­do en un En­cuen­tro Eu­ro­peo de Jó­ve­nes, pe­ro sí ha par­ti­ci­pa­do en mu­chas ora­cio­nes de ti­po Tai­zé que han te­ni­do lu­gar en Ma­drid, y eso es pre­ci­sa­men­te lo que le ha atra­pa­do: «son ora­cio­nes muy tran­qui­las, con mu­cho si­len­cio –al­go que no es ha­bi­tual en tu vi­da dia­ria–, y eso te ha­ce fre­nar tu rit­mo y vol­ver a co­nec­tar con Dios».

Otro ele­men­to que le atrae es que «a es­te en­cuen­tro vie­nen cris­tia­nos de to­dos los ti­pos y de to­dos los paí­ses, y sue­le ir gen­te muy jo­ven, gen­te co­mo tú. No es una JMJ en cuan­to al vo­lu­men sino al­go más pe­que­ño, con cris­tia­nos de dis­tin­tas ra­mas pe­ro al fin y al ca­bo con las mis­mas con­vic­cio­nes. En el fon­do to­dos cree­mos en el en­cuen­tro con Je­su­cris­to. Mu­chos jó­ve­nes in­clu­so no sa­be­mos que hay otros cris­tia­nos, y pue­de pa­re­cer que so­mos muy dis­tin­tos, cuan­do en reali­dad no lo so­mos tan­to».

Días de mu­cho tra­ba­jo

Ele­na y Al­mu­de­na se es­tán en­con­tran­do con que su prin­ci­pal pro­ble­ma es la aco­gi­da por par­te de los ma­dri­le­ños, tan­to lai­cos co­mo sa­cer­do­tes. «Hay sa­cer­do­tes que se im­pli­can y otros que se de­sen­tien­den», la­men­ta Ele­na. Por el con­tra­rio, la re­cep­ción más cá­li­da es la que ofre­cen per­so­nas que vi­vie­ron su ex­pe­rien­cia en Tai­zé en su ju­ven­tud. A es­tos «se les ilu­mi­nan los ojos», di­ce Ele­na. Pe­ro «tam­bién te­ne­mos va­rias mu­je­res ma­yo­res que se han apun­ta­do y ya es­tán desean­do que ven­gan chi­cos. No sé co­mo se van a en­ten­der con ellos, pe­ro es­tán muy ilu­sio­na­das», di­ce Al­mu­de­na en­tre ri­sas.

Aho­ra vie­nen días de mu­cho tra­ba­jo, de ha­cer mu­chos pla­nes y atar mu­chos ca­bos: «Or­ga­ni­zar to­do es­to es­tá sien­do muy bo­ni­to, es­tá cos­tan­do un po­co, pe­ro lue­go ver lle­gar a los pe­re­gri­nos va a me­re­cer mu­cho la pe­na», di­ce Ele­na, a lo que Al­mu­de­na aña­de que «te­ne­mos que te­ner mu­cha pa­cien­cia pe­ro no de­jar de pe­dir ayu­da, pa­ra que to­do sal­ga bien. E im­pli­car a los jó­ve­nes, pa­ra que vi­van es­te en­cuen­tro co­mo al­go su­yo y echen una mano en to­do lo que pue­dan».

Pa­ra apun­tar­se: www.tai­ze­ma­drid.es y 91 269 45 00.

Un gru­po de vo­lun­ta­rios in­ter­na­cio­na­les y es­pa­ño­les que pre­pa­ra el En­cuen­tro

Fo­tos: Ele­na Ta­tay

Ele­na (se­gun­da por la iz­quier­da), en su ca­sa de aco­gi­da en Ba­si­lea

Al­mu­de­na On­ru­bia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.