Pe­ri­fe­rias, jui­cio, co­mu­nión

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Opinión - Ana Al­mar­za* *Re­li­gio­sa ado­ra­triz. Pro­yec­to Es­pe­ran­za

Sa­lía de la ofi­ci­na la psi­có­lo­ga ha­cia el jui­cio de una mujer a la que acom­pa­ña­mos des­de dis­tin­tos de­par­ta­men­tos, ner­vio­sa por­que los jui­cios siem­pre po­nen en ten­sión, con fir­me­za pa­ra de­fen­der a De­nis. Con va­len­tía pa­ra ex­po­ner los da­ños psi­co­ló­gi­cos que la tra­ta le ha de­ja­do. Tie­ne que en­fren­tar­se al in­te­rro­ga­to­rio de la de­fen­sa, pe­ro tam­bién de los acu­sa­dos. Le de­seo lo me­jor y le di­go que re­za­re­mos pa­ra que to­do va­ya muy bien… Si ella iba en ten­sión, imagino có­mo es­ta­rá De­nis. Días an­tes es­tu­vo pre­pa­rán­do­se con la psi­có­lo­ga y la abo­ga­da pa­ra afron­tar el mo­men­to. Mien­tras la des­pe­día lle­ga­ba un gru­po de her­ma­nas de dis­tin­tas con­gre­ga­cio­nes: Cot­to­len­go, Sa­gra­da Familia de Ur­gel, Re­pa­ra­do­ras, Lau­ri­tas, Her­ma­nas de Áfri­ca... Ha­bía­mos pro­gra­ma­do una jor­na­da de for­ma­ción y re­fle­xión pa­ra com­par­tir Es­tar en las pe­ri­fe­rias en co­mu­nión sien­do iglesia en sa­li­da.

An­tes de em­pe­zar re­za­mos la ora­ción que nos ha­ce fuer­tes en la prue­ba, le pe­di­mos al Dios Pa­dreMa­dre se­re­ni­dad. Re­cor­da­mos Lu­cas, 12, 12: «Cuan­do os lle­ven an­te los go­ber­nan­tes y las au­to­ri­da­des, no os preo­cu­péis có­mo o de qué ha­bla­réis en de­fen­sa... por­que el Es­pí­ri­tu en esa mis­ma ho­ra os en­se­ña­rá lo que de­béis de­cir». Guar­da­mos si­len­cio y co­men­za­mos la se­sión. Ha­ce­mos eco de los tex­tos en los que Fran­cis­co nos in­vi­ta a ser Iglesia en sa­li­da, en co­mu­nión, en las pe­ri­fe­rias; tex­tos de los Pa­pas so­bre tra­ta. Nos po­ne­mos en si­tua­ción a tra­vés de di­ná­mi­cas: qué ac­ti­tud te­ne­mos co­mo Iglesia, ser-vien­do. Y des­de ahí cuál es nues­tra mi­ra­da, qué es­tre­so­res múl­ti­ples su­fren las mu­je­res víc­ti­mas de la tra­ta… Qué es la tra­ta, có­mo im­pac­ta en las mu­je­res, qué pe­da­go­gía uti­li­za­mos las ado­ra­tri­ces des­de M.ª Mi­cae­la…

Al fi­na­li­zar me in­tere­so por có­mo ha ido el jui­cio. «Bien, muy du­ro, por­que las abo­ga­das eran muy agre­si­vas. Pe­ro he po­di­do de­fen­der mi in­for­me y dar a co­no­cer el im­pac­to en la sa­lud men­tal de la mujer. La mujer ha es­ta­do mag­ní­fi­ca. Con mu­cha fuer­za», cuen­ta nues­tra psi­có­lo­ga. «He­mos es­ta­do oran­do», le in­for­mo yo. «Gra­cias, se ha no­ta­do».

A la ma­ña­na si­guien­te, en la Eu­ca­ris­tía las her­ma­nas me pre­gun­tan. «To­do bien, gra­cias». La co­mu­nión nos ha­ce fuer­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.