¿Puen­te de los sue­ños... o mu­ro?

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Opinión - Jo­sé Luis Ga­ra­yoa*

Los mi­gran­tes es­tán de mo­da. Lo sien­to así por­que va­rias per­so­nas me han pe­di­do, al vi­vir en la fron­te­ra, que cuen­te lo que veo por aquí. La tec­no­lo­gía nos acer­ca a la no­ti­cia con un gra­do de in­me­dia­tez que ca­si, ca­si, nos sen­ti­mos pro­ta­go­nis­tas del go­zo y las tra­ge­dias aje­nas. Pe­ro esa mis­ma avi­dez por es­tar in­for­ma­do ha­ce que ni la peor des­gra­cia aguan­te en la cres­ta de la ola más de un par de días. Ne­ce­si­ta­mos tra­ge­dias nue­vas en con­ti­nen­tes nue­vos pa­ra ali­men­tar nues­tro de­seo de ac­tua­li­dad.

Los mu­ros y las alam­bra­das de cual­quie­ra de las fron­te­ras con las que los hu­ma­nos de­ci­di­mos par­ce­lar el mun­do ne­ce­si­tan de unos ci­mien­tos. Y esos ci­mien­tos es­tán an­cla­dos en el co­ra­zón del hom­bre: el egoís­mo, el afán de po­der, la en­vi­dia, el abu­so del po­bre… En mi úl­ti­ma vi­si­ta al Pro­ces­sing De­por­ta­tion Cen­ter de El Pa­so, una de las de­te­ni­das, de Gua­te­ma­la, llo­ra­ba des­con­so­la­da­men­te por­que la ha­bían tras­la­da­do de la ba­rra­ca don­de con­vi­vía con ami­gas del mis­mo país, y en la que la ha­bían re­ubi­ca­do, don­de vi­vían mu­je­res de otro país cen­troa­me­ri­cano, no la acep­ta­ban y le es­ta­ban ha­cien­do la vi­da de cua­dri­tos. No sé si fui de­ma­sia­do cruel en la ho­mi­lía de ese vier­nes, pe­ro creí que ne­ce­si­ta­ban oír­lo. Les pre­gun­té con qué de­re­cho exi­gían que un país di­fe­ren­te al su­yo les abrie­se los bra­zos cuan­do ellas eran in­ca­pa­ces de abrír­se­lo a una com­pa­ñe­ra de la ba­rra­ca de al la­do. Tam­bién cen­troa­me­ri­ca­na co­mo ellas, pe­ro con los ras­gos in­dí­ge­nas más mar­ca­dos. Llo­ra­ron, pe­ro aña­dí que las lá­gri­mas no ser­vían de na­da si no iban acom­pa­ña­das de un abra­zo de aco­gi­da. Pa­re­ce ser que me en­ten­die­ron.

Na­die deja su país por gus­to. To­dos los mi­gran­tes aman su tie­rra, su cul­tu­ra… So­lo fal­ta que pue­dan vi­vir en ella una vi­da dig­na y sin mie­do. Con el co­ra­zón en la mano ten­dría­mos que re­co­no­cer que to­dos sin ex­cep­ción ahe­la­mos lo que cla­ma­ba Jor­ge De­bra­vo en uno de sus poe­mas: ter­nu­ra, si­len­cio, pan y ca­sa.

Me con­ta­ba Clau­dia el otro día al­go que le su­ce­dió en un res­tau­ran­te mien­tras to­ma­ba un ca­fé con su hi­jo Ale­jan­dro. Una ni­ña de unos 7 años le de­cía a su ma­má en la me­sa de al la­do: «Mom, the me­xi­cans are the worst» «Ma­má, los me­ji­ca­nos son lo peor». Clau­dia mi­ró a la ni­ña con es­tu­pe­fac­ción. La ma­má le hi­zo un ges­to de si­len­cio a la ni­ña, pe­ro ella in­sis­tió: «I mean it» «Lo di­go en se­rio». Sin que­rer en­trar en po­lé­mi­cas, Clau­dia y Ale­jan­dro se fue­ron del res­tau­ran­te. ¿Có­mo al­guien tan pe­que­ño, con ras­gos de ori­gen me­ji­cano, pue­de al­ber­gar ese re­cha­zo en su co­ra­zón? ¿Dón­de y cuán­do lo apren­dió? ¿Quién le ayu­dó a cons­truir ese mu­ro? *Agustino re­co­le­to. Mi­sio­ne­ro en Te­xas (EE. UU.)

CNS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.