In­dis­ci­pli­na­da­men­te li­bre

ABC - Alfa y Omega Madrid - - La foto - Eva Fer­nán­dez @evaen­la­ra­dio

Pa­re­cía que iba a ser una au­dien­cia ge­ne­ral nor­mal has­ta que lle­gó Wen­zel y lo cam­bió to­do. Sen­ta­do en las pri­me­ras fi­las, con sus pa­dres, de­ci­dió que la di­ver­sión es­ta­ba arri­ba, en el es­tra­do, jun­to al Pa­pa Fran­cis­co y un sol­da­do de la guar­dia sui­za ves­ti­do de co­lo­res. En un ins­tan­te subió las es­ca­le­ri­llas y co­men­zó a co­rre­tear ajeno a las son­ri­sas que es­ta­ba pro­vo­can­do en su en­torno. Fran­cis­co no le perdía de vis­ta. Su ma­dre, Li­dia, muy apu­ra­da, al ver que Wen­zel ju­gue­tea­ba con la mano en­guan­ta­da del im­per­té­rri­to guar­dia sui­zo, in­ten­tó atra­par­lo mien­tras ex­pli­ca­ba al Pa­pa que era au­tis­ta, no ha­bla­ba, y que la fa­mi­lia pro­ce­día de Ar­gen­ti­na, aun­que vi­vían en Ita­lia. In­me­dia­ta­men­te Fran­cis­co le di­jo: «Si quie­re ju­gar por acá, de­já­lo». Po­co des­pués, mien­tras con­ti­nua­ban las co­rre­rías de Wen­zel, Fran­cis­co, cóm­pli­ce, se acer­có al oí­do del je­fe de la Ca­sa Pon­ti­fi­cia, Geor­ge Gaens­wein pa­ra con­fe­sar­le: «Es un ar­gen­tino: in­dis­ci­pli­na­do…». Wal­ki­ria, la her­ma­na pe­que­ña, tam­po­co con­si­guió con­ven­cer­le pa­ra que re­gre­sa­ra a su si­tio.

A es­tas al­tu­ras, un ni­ño au­tis­ta de 6 años se ha­bía con­ver­ti­do en el pro­ta­go­nis­ta in­dis­cu­ti­ble de la au­dien­cia. Fran­cis­co fue el pri­me­ro en dar­se cuen­ta y con­mo­vió a los 7.000 participantes que le es­cu­cha­ban ex­pli­can­do que «es­te chi­qui­llo no pue­de ha­blar, es mu­do. Pe­ro sa­be ex­pre­sar­se, sa­be co­mu­ni­car. Y me hi­zo pen­sar si yo soy tam­bién li­bre de­lan­te de Dios». Los pe­re­gri­nos aplau­dían emo­cio­na­dos. An­tes de des­pe­dir­se aña­dió lo que to­dos pen­sa­ban: «Yo creo que es­te chi­co nos pre­di­có a to­dos. Pi­da­mos la gra­cia de que pue­da ha­blar».

Los pa­dres de Wen­zel lle­va­ban seis años afron­tan­do un lar­go ca­mino, con mu­chas pre­gun­tas y po­cas res­pues­tas. El Pa­pa aca­ba­ba de dar­les una: en su sin­gu­la­ri­dad, Wen­zel era el más li­bre. La sin­to­nía de Fran­cis­co con los di­fe­ren­tes re­sul­ta sor­pren­den­te. Ac­túa co­mo un pa­dre que quie­re de for­ma de­sigual a sus hi­jos de­sigua­les. En reali­dad, to­dos so­mos ra­ros .Ya­la­vez úni­cos. Es­ta es la ra­re­za que tan­to atrae a Dios. Fran­cis­co nos re­ga­ló aquel día dos pa­la­bras: in­dis­ci­pli­na­do y li­bre. Pa­re­ce que no en­ca­jan en el ma­nual de es­ti­lo de una sociedad en la que aún hoy exis­te tan­ta ig­no­ran­cia ha­cia es­te tras­torno hui­di­zo e in­ca­ta­lo­ga­ble. Pe­ro sí for­man par­te del dic­cio­na­rio del Pa­pa y de tan­tas per­so­nas que han descubierto la lec­ción de ter­nu­ra que pue­de im­par­tir un ni­ño dis­tin­to. Es­ta es la es­cue­la de Fran­cis­co, la que nos en­se­ña a dis­fru­tar de la li­ber­tad de los hi­jos de Dios.

REU­TERS/Max Ros­si

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.