«El Evan­ge­lio no se ven­de, no es un pro­duc­to pa­ra anun­ciar»

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Mundo - An­drés Bel­tra­mo Ál­va­rez Ciu­dad del Va­ti­cano

▼ ¿Pre­di­car a Je­su­cris­to pa­ra ha­cer pro­se­li­tis­mo? Eso no es evan­ge­li­zar. «Ese es un tra­ba­jo de te­le­pre­di­ca­dor, re­gi­do por la ló­gi­ca del mer­ca­deo». Pe­ro el men­sa­je cris­tiano no es un pro­duc­to que se pue­da ven­der, se­gún los cri­te­rios de la pu­bli­ci­dad. Esas pa­la­bras, pro­nun­cia­das por Fran­cis­co al­gu­nos días atrás en su Mi­sa co­ti­dia­na, re­su­men to­do un ho­ri­zon­te pa­ra la Igle­sia. La mi­sión. El Pa­pa quie­re sa­cu­dir­la. Re­vi­ta­li­zar­la. Por eso convocó un Mes Mi­sio­ne­ro Ex­tra­or­di­na­rio. Uno de sus or­ga­ni­za­do­res, Gio­van­ni Pie­tro dal To­so, cuen­ta a Al­fa y Ome­ga los de­ta­lles de es­ta ini­cia­ti­va re­cién pre­sen­ta­da

Se lla­ma Gio­van­ni Pie­tro dal To­so y es se­cre­ta­rio ad­jun­to de la Con­gre­ga­ción pa­ra la Evan­ge­li­za­ción de los Pueblos. Des­de sus ofi­ci­nas, en el cen­tro de Ro­ma, mo­ni­to­ri­za la ex­pan­sión o el de­cli­ve de la pre­sen­cia ca­tó­li­ca en los lu­ga­res más re­cón­di­tos del mun­do. Es el tra­ba­jo de Pro­pa­gan­da Fide, co­mo se le lla­ma­ba his­tó­ri­ca­men­te a esa benemérita ins­ti­tu­ción de la Cu­ria ro­ma­na, que aún tie­ne ju­ris­dic­ción so­bre to­dos los te­rri­to­rios de mi­sión: África,

Asia, Ocea­nía y al­gu­nas re­gio­nes muy pun­tua­les de Amé­ri­ca La­ti­na.

Con unos días de dis­tan­cia, re­pi­te ca­si exac­ta­men­te las pa­la­bras del Pa­pa: «El Evan­ge­lio no es un pro­duc­to pa­ra ven­der». E in­sis­te: «No es al­go que yo te pue­da ofre­cer mer­can­ti­lis­ta­men­te, no es un ob­je­to». Esa ana­lo­gía, con­fie­sa, le gus­ta por­que es cla­ra. Por eso, pre­ci­sa: «El Evan­ge­lio es un men­sa­je, y cuan­do yo se lo trans­mi­to a al­guien, en­tre ese se­ñor o se­ño­ra y yo es­tá su li­ber­tad de acep­tar o no lo que ten­go pa­ra de­cir­le».

En ello iden­ti­fi­ca la cla­ve fun­da­men­tal de dis­tin­ción en­tre el pro­se­li­tis­mo y la evan­ge­li­za­ción: la li­ber­tad. Co­mo con­cep­to re­sul­ta sen­ci­llo, co­mo fe­nó­meno hu­mano di­fí­cil. Por­que im­pli­ca que el mi­sio­ne­ro es­té dis­pues­to a dar to­do por na­da. Sin lo­grar nin­gu­na con­ver­sión, in­clu­so. Al­go que con­tra­di­ce las as­pi­ra­cio­nes hu­ma­nas.

Al res­pec­to, Dal To­so sos­tie­ne que la res­pues­ta a es­ta dis­yun­ti­va la ha da­do el mis­mo Pa­pa, quien des­de el prin­ci­pio de su pon­ti­fi­ca­do acla­ró que su in­ten­ción es «ini­ciar pro­ce­sos». Eso quie­re de­cir, con­ti­nuó, co­lo­car una se­mi­lla que re­quie­re su tiem­po pa­ra desa­rro­llar­se y dar fru­to.

«Me pa­re­ce que el Pa­pa ha vis­to que el mun­do es­tá cam­bian­do y, así co­mo él, lo ven mu­chos obis­pos, mu­chos pá­rro­cos y nues­tros fe­li­gre­ses. Por eso hay que cam­biar la for­ma en que la Igle­sia se po­ne de­lan­te de es­te mun­do, có­mo lo ve­mos. La Igle­sia nun­ca es­tá con­tra el mun­do, por­que Je­su­cris­to vino a ser­vir a es­te mun­do y pa­ra que el mun­do pue­da co­no­cer a Dios. Es­to es siem­pre una de las ta­reas de la Igle­sia: acer­car­se al mun­do pa­ra lle­var­le el co­no­ci­mien­to de Dios», ex­pli­ca.

En mi­sión en el mun­do

Con el le­ma Bau­ti­za­dos y en­via­dos: la Igle­sia de Cris­to en mi­sión en

el mun­do, el Mes Mi­sio­ne­ro Ex­tra­or­di­na­rio es­tá pre­vis­to pa­ra oc­tu­bre de 2019. Con­cen­tra­rá ac­ti­vi­da­des en Ro­ma y en di­ver­sas la­ti­tu­des. No por ca­sua­li­dad coin­ci­di­rá con el Sí­no­do de los obis­pos de­di­ca­do a la Ama­zo­nía, uno de los más vas­tos te­rri­to­rios de mi­sión del mun­do.

Con­vo­ca­do por Jor­ge Ma­rio Ber­go­glio el 22 de oc­tu­bre de 2017, re­cor­da­rá el cen­te­na­rio de la pu­bli­ca­ción de la car­ta apos­tó­li­ca Ma­xi­mum Illud ,de Be­ne­dic­to XV, el 30 de no­viem­bre de 1919. Un tex­to em­ble­má­ti­co, que bus­có po­ner fin a cier­tos vi­cios que, pa­ra en­ton­ces, ya car­ga­ban pe­sa­da­men­te la ac­ción mi­sio­ne­ra de la Igle­sia.

«El Pa­pa ha di­cho muy cla­ra­men­te que la obra de evan­ge­li­za­ción de la Igle­sia no tie­ne na­da que ver con la obra co­lo­ni­za­do­ra de los po­de­res po­lí­ti­cos. Son co­sas dis­tin­tas», pre­ci­sa Dal To­so. Y agre­ga: «Más que pro­se­li­tis­mo, yo veo que du­ran­te la his­to­ria se dio un acom­pa­ña­mien­to de la co­lo­ni­za­ción con la mi­sión; pe­ro, al mis­mo tiem­po, los Pa­pas qui­sie­ron ha­cer una dis­tin­ción, por­que no son

lo mis­mo. ¿Por qué? Por­que la Igle­sia no se iden­ti­fi­ca con una cul­tu­ra, o un po­der po­lí­ti­co, es otra co­sa».

Aún así, el res­pon­sa­ble va­ti­cano ha­ce una sal­ve­dad. Se re­fie­re a mu­chos por­tu­gue­ses y es­pa­ño­les que en los si­glos XV y XVI par­tie­ron ha­cia el Nue­vo Mun­do. «Ellos lo hi­cie­ron por una ra­zón re­li­gio­sa», in­sis­te. Y vin­cu­la el des­cu­bri­mien­to de los nue­vos con­ti­nen­tes no so­lo a una ges­ta geo­grá­fi­ca o cien­tí­fi­ca, sino tam­bién es­pi­ri­tual. Aun­que, re­co­no­ce, no to­dos los in­vo­lu­cra­dos tu­vie­ron la mis­ma ac­ti­tud.

Aque­lla car­ta fue re­to­ma­da por el Pa­pa en otra mi­si­va, del mis­mo 22 de oc­tu­bre de 2017 y di­ri­gi­da al car­de­nal Fer­nan­do Fi­lo­ni, pre­fec­to de Pro­pa­gan­da Fide. En ella, Fran­cis­co re­cuer­da que Be­ne­dic­to XV qui­so te­ner a la ac­ción mi­sio­ne­ra «le­jos de aque­llas mi­ras na­cio­na­lis­tas y ex­pan­sio­nis­tas que tan­tos de­sas­tres ha­bían causado». Y pre­ci­sa: «La Igle­sia de Dios

es universal, pa­ra na­da ex­tran­je­ra a nin­gún pue­blo».

Fue así co­mo el Pa­pa, un si­glo atrás, des­per­tó el ar­dor mi­sio­ne­ro, evo­có Ber­go­glio. Co­mo si, con sus pa­la­bras, ma­ni­fes­ta­se una de­ci­sión per­so­nal de emu­lar­lo.

«El Pa­pa Fran­cis­co ha im­pul­sa­do el Mes Mi­sio­ne­ro por­que quie­re que

la mi­sión se con­vier­ta aún más, pa­ra la Igle­sia, en un te­ma cen­tral; que no ol­vi­de­mos es­to que es la na­tu­ra­le­za de la Igle­sia. La Igle­sia no exis­te pa­ra sí mis­ma, exis­te pa­ra lle­var el Evan­ge­lio, y el Pa­pa ha que­ri­do ese Mes Mi­sio­ne­ro pa­ra que pue­da re­des­cu­brir su na­tu­ra­le­za mi­sio­ne­ra», des­cri­be Dal To­so.

To­do es­to se re­su­me en ape­nas tres pa­la­bras: «Igle­sia en sa­li­da». Una in­vi­ta­ción lan­za­da por el Pon­tí­fi­ce ar­gen­tino des­de el ini­cio de su mi­nis­te­rio y que ya ha ca­la­do en dió­ce­sis y pa­rro­quias, co­mo cons­ta­ta el tam­bién pre­si­den­te de las Obras Mi­sio­na­les Pon­ti­fi­cias.

«La mi­sión no es al­go so­lo del pa­sa­do sino tam­bién de hoy, y va a ser aún más im­por­tan­te en el fu­tu­ro. Por eso el Pa­pa ha­bla siem­pre de Igle­sia en sa­li­da, que sig­ni­fi­ca una Igle­sia mi­sio­ne­ra. La mi­sión se da no so­lo en los te­rri­to­rios de fron­te­ra, don­de no se co­no­ce a Dios, tam­bién tie­ne lu­gar allí don­de las ma­yo­rías se de­cla­ran ca­tó­li­cas, pe­ro re­quie­ren pro­fun­di­zar en su fe, ir más a la raíz y ver que exis­ten pe­li­gros pa­ra nues­tra fe en la cul­tu­ra do­mi­nan­te, en mu­chas par­tes don­de exis­te una cul­tu­ra se­cu­la­ri­za­da. De­be­mos pen­sar có­mo en­fren­ta­mos, en nues­tros paí­ses, es­tas cir­cuns­tan­cias», pro­si­gue el se­cre­ta­rio.

El mi­sio­ne­ro que vie­ne del sur

Si bien el es­pí­ri­tu de la car­ta de Be­ne­dic­to XV man­tie­ne in­tac­ta su

«La mi­sión no es al­go so­lo del pa­sa­do sino tam­bién de hoy, y va a ser aún más im­por­tan­te en el fu­tu­ro .Y no so­lo en los te­rri­to­rios de fron­te­ra»

«La dis­tin­ción en­tre pro­se­li­tis­mo y evan­ge­li­za­ción es la li­ber­tad. Es­to im­pli­ca que el mi­sio­ne­ro es­té dis­pues­to a dar to­do por na­da»

vi­gen­cia, mu­chas co­sas han cam­bia­do en los úl­ti­mos 100 años. No so­lo fue­ra, tam­bién den­tro de la Igle­sia. En­tre otras co­sas, se ha ve­ri­fi­ca­do un des­pla­za­mien­to en los cen­tros que ofre­cen mi­sio­ne­ros al mun­do. En aque­llos tiem­pos Es­pa­ña, Fran­cia, Ita­lia y otros paí­ses eu­ro­peos cons­ti­tuían la fuen­te prin­ci­pal de sa­cer­do­tes mi­sio­ne­ros.

Hoy el pa­no­ra­ma es com­ple­ta­men­te dis­tin­to. Mien­tras las na­cio­nes eu­ro­peas su­fren los em­ba­tes del se­cu­la­ris­mo y la ca­ren­cia ex­tre­ma de nue­vas vo­ca­cio­nes, otros paí­ses se han con­ver­ti­do en emer­gen­tes. De Amé­ri­ca La­ti­na, Asia y África. De ahí la pre­mu­ra por re­cu­pe­rar te­rreno. «Que ca­da cris­tiano, en cuan­to bau­ti­za­do, se­pa que es un tes­ti­go de su fe. En es­te sen­ti­do la mi­sión no es una co­sa pa­ra los de­más, pa­ra los le­ja­nos, sino tam­bién pa­ra ca­da cre­yen­te que, en su pe­que­ño mun­do, en su fa­mi­lia o en su tra­ba­jo, pue­de ser un tes­ti­go del Evan­ge­lio», cons­ta­ta Dal To­so.

CNS

La mi­sio­ne­ra sor Da­ti­va Mu­ke­bi­ta ha­bla con Je­ni Ibrahim en el pro­yec­to Vi­lla de los Án­ge­les en Nga­ra (Tan­za­nia)

An­dré­sBel­tra­mo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.