Si­gue el tra­ba­jo in­vi­si­ble con los pa­sa­je­ros del Aqua­rius

ABC - Alfa y Omega Madrid - - España -

Pron­to se cum­pli­rán seis me­ses des­de que el Aqua­rius atra­có en el puer­to de Va­len­cia con 630 mi­gran­tes a bor­do. A la explosión de solidaridad ciu­da­da­na ha se­gui­do un tra­ba­jo a me­nu­do in­vi­si­ble pa­ra fa­ci­li­tar la in­te­gra­ción de es­tas per­so­nas. «Pa­sa­da to­da la aglo­me­ra­ción de pe­rio­dis­tas, ha habido mu­cho tra­ba­jo de ofi­ci­na y diá­lo­go de­jan­do al mar­gen quién era quién y tra­ba­jan­do jun­tos por acom­pa­ñar y aco­ger», di­ce Jo­sé Ma­ría Se­gu­ra, res­pon­sa­ble del Ser­vi­cio Je­sui­ta a Mi­gran­tes (SJM) en Va­len­cia, quien des­ta­ca el tra­ba­jo de co­la­bo­ra­ción du­ran­te es­te tiem­po en­tre en­ti­da­des ecle­sia­les y la Ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca.

La Ge­ne­ra­li­tat Va­len­cia­na ha uni­do es­fuer­zos con Cá­ri­tas, el Ser­vi­cio Je­sui­ta a Mi­gran­tes y la De­le­ga­ción Dio­ce­sa­na de Mi­gra­cio­nes pa­ra que los nue­vos ve­ci­nos re­ci­bie­ran un tra­to digno mien­tras se adap­ta­ban a un en­torno des­co­no­ci­do. Ca­da ins­ti­tu­ción se ha de­di­ca­do a su es­pe­cia­li­dad: Cá­ri­tas les ha ofre­ci­do so­lu­cio­nes ha­bi­ta­cio­na­les, los me­no­res han si­do re­ubi­ca­dos en cen­tros de aco­gi­da de la Ge­ne­ra­li­tat y el Ser­vi­cio Je­sui­ta a Mi­gran­tes «les ha ase­gu­ra­do una pla­za en nues­tras cla­ses de cas­te­llano», co­men­ta Se­gu­ra. To­do un despliegue que co­men­zó ya «al día si­guien­te de lle­gar el bar­co, con voluntarios lim­pian­do mo­nas­te­rios ce­rra­dos por si aca­so ha­bía que abrir­los».

Es­te tra­ba­jo con­jun­to ha si­do po­si­ble, se­ña­la el res­pon­sa­ble del SJM, gra­cias al de­seo de aco­ger que Igle­sia lo­cal y las ad­mi­nis­tra­cio­nes com­par­ten. «Nues­tro ob­je­ti­vo no es su­plan­tar nun­ca al Es­ta­do sino lle­gar adon­de no pue­den», co­men­ta, des­ta­can­do que la De­le­ga­ción Dio­ce­sa­na de Mi­gra­cio­nes y Cá­ri­tas «han da­do el do de pe­cho».

Tam­bién en Ma­drid, el Ar­zo­bis­pa­do reunió en ju­nio en el ac­to Pac­tos que sal­van vi­das a los re­pre­sen­tan­tes de las tres ad­mi­nis­tra­cio­nes, pa­ra unir fuer­zas en la de­fen­sa de los de­re­chos de las per­so­nas mi­gran­tes. Ru­fino Gar­cía, de­le­ga­do dio­ce­sano de Mi­gra­cio­nes, sub­ra­ya ade­más la im­por­tan­cia de la la­bor de sen­si­bi­li­za­ción que la Igle­sia ha­ce en pa­rro­quias y co­mu­ni­da­des. «Un cris­tiano no pue­de ser ra­cis­ta», di­ce. «Si nos pre­gun­tan, nun­ca di­re­mos que lo so­mos, pe­ro la reali­dad es que en la la prác­ti­ca po­ne­mos va­llas in­te­rio­res en nues­tra re­la­ción con los de­más», ase­gu­ra. En es­ta lí­nea, pi­de a los cre­yen­tes no cri­mi­na­li­zar «a unas per­so­nas que el úni­co de­li­to que han co­me­ti­do es el de no te­ner do­cu­men­ta­ción». E in­di­ca que la for­ma en que se ayu­da a los mi­gran­tes de­be huir de «la sim­ple con­mi­se­ra­ción be­né­vo­la» y guiar­se por cri­te­rios de em­pa­tía, solidaridad y ho­ri­zon­ta­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.