¿Cuán­ta gen­te duer­me en la ca­lle en tu ciu­dad?

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Madrid - Juan Luis Váz­quez Díaz-Ma­yor­do­mo

El miér­co­les 12 de di­ciem­bre tie­ne lu­gar en Ma­drid el no­veno Re­cuen­to Noc­turno de Per­so­nas sin Ho­gar que rea­li­za el Ayuntamiento en co­la­bo­ra­ción con los prin­ci­pa­les ac­to­res so­cia­les de la ca­pi­tal. Du­ran­te esa no­che, cien­tos de per­so­nas re­co­rre­rán las ca­lles de los di­fe­ren­tes ba­rrios y pres­ta­rán es­pe­cial aten­ción a las es­ta­cio­nes de tren, el ae­ro­puer­to, in­te­rior del me­tro y otros lu­ga­res don­de per­noc­tan los sin ho­gar, y les pe­di­rán res­pon­der a una en­cues­ta con el fin de co­no­cer su si­tua­ción.

Es­te es­tu­dio «nos ayu­da a aqui­la­tar los re­cur­sos del Ayuntamiento pa­ra las per­so­nas sin ho­gar, y tam­bién nos per­mi­te des­ha­cer al­gu­nos tó­pi­cos. Una per­cep­ción inade­cua­da pue­de pro­vo­car re­cha­zo y te­mo­res in­fun­da­dos. Con los da­tos en la mano, es­tos te­mo­res se di­si­pan», ex­pli­ca a Al­fa y Ome­ga Luis No­gués, di­rec­tor de In­te­gra­ción Co­mu­ni­ta­ria y Emer­gen­cia So­cial del Ayuntamiento de Ma­drid.

En la ca­pi­tal, los ope­ra­rios de lim­pie­za ha­cen ca­da seis me­ses un re­cuen­to, que se su­ma al que ha­cen pe­rió­di­ca­men­te los equi­pos de ca­lle del Sa­mur, «y las ci­fras coin­ci­den», con­fir­ma No­gués, que va­lo­ra que es­te pro­ce­so de re­co­gi­da de in­for­ma­ción sea «par­ti­ci­pa­ti­vo», lo que ayu­da a «di­fun­dir una per­cep­ción del sin­ho­ga­ris­mo más pe­ga­da a la ciu­da­da­nía, que así se ha­ce más cons­cien­te de es­te pro­ble­ma».

El per­fil bá­si­co

En el úl­ti­mo re­cuen­to lle­va­do a ca­bo en la ca­pi­tal ha­ce dos años par­ti­ci­pa­ron ca­si 600 voluntarios, la gran ma­yo­ría ofre­ci­dos por aso­cia­cio­nes co­mo Cruz Ro­ja, RAIS, Cá­ri­tas, Reali­da­des, So­li­da­rios, De­sa­rro­llo y Asis­ten­cia, Ac­ción en Red, Bo­ka­tas, FACIAM y Voluntarios por Ma­drid. Ca­si la mi­tad ron­da­ban los 20 años, y una quin­ta par­te eran ma­yo­res de 50. La ma­yo­ría (70 %) eran mu­je­res.

Su tra­ba­jo re­fle­jó que el nú­me­ro de per­so­nas sin ho­gar en Ma­drid era de 2.059. De ellas, 1.121 dor­mían ese día en cen­tros mu­ni­ci­pa­les y en la red de FACIAM; 414 en pi­sos o pen­sio­nes; y 524 per­so­nas dor­mían di­rec­ta­men­te en la ca­lle. El es­tu­dio per­mi­tió tam­bién es­ta­ble­cer el per­fil bá­si­co de los sin ho­gar en Ma­drid: un va­rón ex­tran­je­ro, en la cua­ren­te­na y sol­te­ro, con al me­nos un año vi­vien­do en la ca­lle, aun­que al­gu­nos en­cues­ta­dos afir­ma­ron es­tar en esa si­tua­ción des­de ha­cía diez años o más.

En cuan­to a los mo­ti­vos de su es­ta­do, el 63 % ape­ló a la fal­ta de tra­ba­jo, el 26,1 % a la fal­ta de di­ne­ro y el 13,4 % a ca­re­cer de pa­pe­les en re­gla. Otras ra­zo­nes que adu­je­ron fue­ron una rup­tu­ra afec­ti­va, el alcohol, la en­fer­me­dad y, por úl­ti­mo, la dro­ga. El 6,7 % de­cla­ró ha­ber ele­gi­do el sin­ho­ga­ris­mo de ma­ne­ra vo­lun­ta­ria.

Fi­jos y ro­ta­to­rios

Des­de el año 2006, cuan­do se hi­zo el pri­mer re­cuen­to, se ob­ser­va en ca­da re­cuen­to que el nú­me­ro de per­so­nas sin ho­gar se man­tie­ne es­ta­ble, en torno a las 600 per­so­nas: en 2014 se con­ta­bi­li­za­ron 764, mien­tras que en 2016 se iden­ti­fi­ca­ron 524. ¿Qué ha­ce fal­ta en­ton­ces pa­ra que es­ta cifra dis­mi­nu­ya sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te, so­bre to­do cuan­do la Es­tra­te­gia Mu­ni­ci­pal pa­ra la Prevención del Sin­ho­ga­ris­mo tie­ne co­mo uno de sus ob­je­ti­vos di­se­ñar «ac­tua­cio­nes es­pe­cí­fi­cas» en los ser­vi­cios mu­ni­ci­pa­les?

No­gués res­pon­de que «lo ideal se­ría no ins­ti­tu­cio­na­li­zar a las per­so­nas sin ho­gar, pe­ro la ver­dad es que hay mu­chas de ellas muy deses­truc­tu­ra­das» y que cons­ti­tu­yen un nú­cleo más o me­nos fi­jo que vi­ve en la ca­lle «en ex­clu­sión re­si­den­cial ex­tre­ma, con múl­ti­ples pér­di­das so­bre­ve­ni­das». A ellos se su­man per­so­nas y fa­mi­lias que van ro­tan­do, es de­cir, que en­tran en el sin­ho­ga­ris­mo pe­ro que con el tiem­po ad­quie­ren au­to­no­mía y con­si­guen sa­lir, lo que al fi­nal da co­mo re­sul­ta­do un nú­me­ro fi­nal más o me­nos es­ta­ble de per­so­nas sin ho­gar.

A to­do eso se aña­de que «hay reali­da­des que es­tán me­tien­do a la gen­te en el sin­ho­ga­ris­mo –ex­pli­ca el di­rec­tor de In­te­gra­ción Co­mu­ni­ta­ria de Ma­drid–, co­mo son el in­cre­men­to de los so­li­ci­tan­tes de asi­lo, y la lle­ga­da de más per­so­nas des­de África, de­bi­do al cie­rre de las fron­te­ras de Ita­lia y Gre­cia, a lo que hay que su­mar el au­men­to de los pre­cios del al­qui­ler en Ma­drid y el con­se­cuen­te in­cre­men­to de los desahu­cios».

En cual­quier caso, No­gués anuncia que pa­ra el año 2019 se va a po­ner en mar­cha un pro­gra­ma lla­ma­do Hou­sing Led –vi­vien­das com­par­ti­das de for­ma tem­po­ral por per­so­nas sin ho­gar–, lo que su­pon­drá au­men­tar en 100 pla­zas los re­cur­sos del Ayuntamiento, y tam­bién avan­za se va a in­cre­men­tar el nú­me­ro de pla­zas en pen­sio­nes pa­ra per­so­nas sin ho­gar.

Ma­drid lle­va a ca­bo el IX Re­cuen­to Noc­turno de Per­so­nas sin Ho­gar, ini­cia­ti­va que ya se ha ex­ten­di­do a otras ciu­da­des y co­mu­ni­da­des de Es­pa­ña, con el fin de co­no­cer la si­tua­ción de las per­so­nas que vi­ven en la ca­lle pa­ra op­ti­mi­zar las es­tra­te­gias con­tra el sin­ho­ga­ris­mo

Ig­na­cio Gil

Una mu­jer ob­ser­va a otra, que duer­me en el sue­lo, en la Gran Via de Ma­drid

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.