El Ad­vien­to, la Vir­gen Ma­ría y el Pue­blo de Dios

Car­ta se­ma­nal del car­de­nal ar­zo­bis­po de Ma­drid

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Fe y vida -

1. Asu­mid la mís­ti­ca de sa­be­ros Pue­blo de Dios en ca­mino.

Co­mo nos re­cuer­da el Pa­pa Fran­cis­co, «la vi­da se acre­cien­ta dán­do­la y se de­bi­li­ta en el ais­la­mien­to y la co­mo­di­dad. De he­cho los que más dis­fru­tan de la vi­da son los que de­jan la se­gu­ri­dad de la ori­lla y se apa­sio­nan en la mi­sión de co­mu­ni­car la vi­da a los de­más» (EG 10). Y co­mo sub­ra­yó el Con­ci­lio Va­ti­cano II, «Dios qui­so san­ti­fi­car y sal­var a los hom­bres y ha­cer de ellos un pue­blo pa­ra que co­no­cie­ra de ver­dad y le sir­vie­ra con una vi­da san­ta». Sen­tir­se Pue­blo de Dios es sa­ber que te­ne­mos por Ca­be­za a Cris­to, que nues­tra iden­ti­dad es la dig­ni­dad y li­ber­tad de los hi­jos de Dios, que nos ha­bi­ta el Es­pí­ri­tu Santo y que he­mos de amar co­mo Cris­to mis­mo nos amó. Es cier­to que es­to no lo sa­ben ni ex­pe­ri­men­tan to­dos los hom­bres, pe­ro so­mos un ger­men de uni­dad, de es­pe­ran­za y de sal­va­ción pa­ra to­da la hu­ma­ni­dad. La ta­rea más gran­de, que da be­lle­za a es­ta hu­ma­ni­dad, es dar tes­ti­mo­nio de Cris­to en to­das par­tes, en los ca­mi­nos en los que los hom­bres se en­cuen­tren, ofre­cien­do siem­pre ra­zón de la es­pe­ran­za y de la vi­da eter­na. ¡Qué res­pon­sa­bi­li­dad sa­ber que, co­mo tes­ti­gos de Cris­to, es­ta­mos obli­ga­dos a con­fe­sar de­lan­te de los hom­bres la fe que he­mos re­ci­bi­do de Dios por me­dio de la Igle­sia y a ex­ten­der y de­fen­der la fe con pa­la­bras y obras!

2. Vi­vid en la mís­ti­ca del Ad­vien­to.

Dad es­pe­ran­za siem­pre, pe­ro más aún en un mo­men­to de la his­to­ria en el que en to­das las par­tes de la tie­rra hay dé­fi­cit de es­pe­ran­za. Ten­ga­mos la osa­día de ha­cer un anun­cio re­no­va­do de Dios, que nos ha ma­ni­fes­ta­do en Je­su­cris­to su in­men­so amor por to­dos los hom­bres has­ta dar la vi­da. El tiem­po de Ad­vien­to es una nueva opor­tu­ni­dad de gra­cia que el Se­ñor nos re­ga­la; nos re­ju­ve­ne­ce, nos da vi­gor, qui­ta la fa­ti­ga y el can­san­cio. Nos si­túa en el asom­bro de un Dios que vie­ne y se in­tere­sa por ca­da ser hu­mano, de un Dios que nos rom­pe los es­que­mas pre­con­ce­bi­dos, que nos lla­ma a la crea­ti­vi­dad, que nos re­cla­ma la vi­da pa­ra que en­tre­gue­mos su es­pe­ran­za a to­dos los hom­bres. Hay luz, hay me­tas y te­ne­mos una que es la más be­lla: dar la vi­da aman­do.

Prin­ci­pio de un Pue­blo en sa­li­da

Con­fe­ren­cia Epis­co­pal de Chi­le

Vir­gen del Ni­ño por na­cer, en Vi­lla­rri­ca (Chi­le)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.