Tai­zé y los jó­ve­nes: un amor por sor­pre­sa

▼ Im­pac­ta­do por el Con­ci­lio Vaticano II, el her­mano Ro­ger de Tai­zé em­pe­zó a con­vo­car a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes. En los con­vul­sos úl­ti­mos años 60 y pri­me­ros 70, la apues­ta de es­cu­cha y ora­ción pron­to los atra­jo por mi­les. Es­ta in­vi­ta­ción lle­ga a Ma­drid

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Portada - Ma­ría Mar­tí­nez Ló­pez

Ma­drid se pre­pa­ra pa­ra aco­ger a cer­ca de 13.000 jó­ve­nes cris­tia­nos de to­da Eu­ro­pa –in­dis­tin­ta­men­te ca­tó­li­cos, evan­gé­li­cos y or­to­do­xos– que acu­di­rán a ce­le­brar un año nue­vo di­fe­ren­te, en un am­bien­te de re­co­gi­mien­to y ora­ción. Es el úl­ti­mo epi­so­dio de una his­to­ria de amor que arran­có en 1966, cuan­do la co­mu­ni­dad ecu­mé­ni­ca de Tai­zé or­ga­ni­zó un pe­que­ño en­cuen­tro pa­ra ex­pli­car­les lo que ha­bía su­pues­to el Con­ci­lio Vaticano II. 50 años des­pués, la es­pi­ri­tua­li­dad de Tai­zé si­gue ejer­cien­do un mis­te­rio­so po­der de fas­ci­na­ción so­bre la ju­ven­tud cris­tia­na eu­ro­pea.

«¿Qué va­mos a ha­cer con tan­tos jó­ve­nes?». En­tre fi­na­les de los años 60 y co­mien­zos de los 70, es­ta pre­gun­ta in­quie­ta­ba a la Co­mu­ni­dad ecu­mé­ni­ca de Tai­zé, fun­da­da en la Bor­go­ña fran­ce­sa en 1944 por el sui­zo Ro­ger Schutz. A los her­ma­nos les re­sul­ta có­mi­co es­cu­char hoy a los más ma­yo­res re­cor­dar ese mo­men­to: con «tan­tos jó­ve­nes» se re­fe­rían a unos 200, y una úni­ca se­ma­na de ve­rano. Aho­ra, la mis­ma co­mu­ni­dad aco­ge a jó­ve­nes du­ran­te to­do el año, y en ve­rano va­rios mi­les por se­ma­na. Pa­ra el En­cuen­tro Eu­ro­peo de Jó­ve­nes que co­men­za­rá den­tro de una se­ma­na en Ma­drid se es­pe­ran 13.000.

La aco­gi­da, des­de a re­fu­gia­dos du­ran­te la II Gue­rra Mun­dial has­ta a lí­de­res re­li­gio­sos, ha­bía si­do una de las cons­tan­tes de es­ta co­mu­ni­dad des­de sus ini­cios, jun­to con la re­con­ci­lia­ción en­tre cris­tia­nos. Pe­ro re­ci­bir a jó­ve­nes no es­ta­ba en­tre sus pla­nes. Al me­nos, has­ta que san Juan XXIII in­vi­tó al her­mano Ro­ger al Con­ci­lio Vaticano II co­mo ob­ser­va­dor. Por aquel en­ton­ces, la co­mu­ni­dad es­ta­ba for­ma­da so­lo por her­ma­nos de di­ver­sas con­fe­sio­nes evan­gé­li­cas –los pri­me­ros ca­tó­li­cos se unie­ron a prin­ci­pios de los 70–. Pe­ro «el Con­ci­lio to­có mu­cho al her­mano Ro­ger, vio que era un mo­men­to muy im­por­tan­te», y no so­lo pa­ra la Igle­sia ca­tó­li­ca. Lo ex­pli­ca el her­mano John, es­ta­dou­ni­den­se, uno de los her­ma­nos que es­tán en Ma­drid pre­pa­ran­do el en­cuen­tro jun­to con un gru­po de vo­lun­ta­rios. Él co­no­ció la co­mu­ni­dad en 1972 y en­tró ella dos años des­pués.

Más ve­te­rano es el her­mano Pe­dro, es­pa­ñol, que par­ti­ci­pó en el se­gun­do en­cuen­tro de jó­ve­nes que se or­ga­ni­zó allí, en 1967. «El her­mano Ro­ger ha­bía coin­ci­di­do en el Con­ci­lio con mu­chos obis­pos la­ti­noa­me­ri­ca­nos, que lue­go vi­si­ta­ron Tai­zé. Es­cu­chán­do­los em­pe­zó a re­fle­xio­nar so­bre có­mo ha­cer lle­gar a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes» lo que esa gran ci­ta ecle­sial ha­bía su­pues­to. La res­pues­ta fue­ron esos pe­que­ños en­cuen­tros. Y pron­to pa­re­ció que a la co­mu­ni­dad, for­ma­da en­ton­ces por unos 60 her­ma­nos, se les es­ca­pa­ban de las ma­nos. Las ci­fras cre­cie­ron rá­pi­da­men­te, y de 200 se pa­só a 1.000, 2.000… To­do ello, en ple­na efer­ves­cen­cia post68.

«Los jó­ve­nes es­ta­ban en una bús­que­da pro­fun­da de com­pro­mi­so pa­ra trans­for­mar la so­cie­dad –re­cuer­da el her­mano Pe­dro–. La co­mu­ni­dad su­po ofre­cer es­te espacio de aco­gi­da, es­cu­cha y ora­ción, acom­pa­ñán­do­los pa­ra que no se que­da­ran so­la­men­te en esos de­seos, sino que la trans­for­ma­ción em­pe­za­ra en el in­te­rior de ca­da uno. Y la sor­pre­sa fue que res­pon­die­ron». En un mo­men­to de ten­sión in­ter­ge­ne­ra­cio­nal, en el que los jó­ve­nes em­pe­za­ban a de­ser­tar de la Igle­sia, «aquí eran es­cu­cha­dos por adul­tos y hom­bres de Igle­sia», aña­de John.

Re­zar en tiem­pos de con­tes­ta­ción

Los pri­me­ros en­cuen­tros no eran exac­ta­men­te igua­les a los de aho­ra, con for­ma­ción por la ma­ña­na y ta­lle­res por la tar­de. «En una épo­ca de tan­ta con­tes­ta­ción, los her­ma­nos te­nían un pa­pel más dis­cre­to. Eran uno más en­tre los jó­ve­nes, o ha­cían co­mo mu­cho de ani­ma­do­res», na­rra el re­li­gio­so es­pa­ñol. So­lo po­co a po­co fue­ron vien­do la ne­ce­si­dad de ayu­dar a los vi­si­tan­tes a des­cu­brir la Pa­la­bra, ofre­cién­do­les al­gu­nas pau­tas y re­fle­xio­nes so­bre la Bi­blia.

Tam­po­co era po­si­ble –aña­de John– «ha­blar­les mu­cho de sus pa­rro­quias». El her­mano Ro­ger nun­ca qui­so fun­dar un mo­vi­mien­to, sino en­viar a los jó­ve­nes de vuel­ta a sus co­mu­ni­da­des de ori­gen, pa­ra que se im­pli­ca­ran en ellas. Les ha­bla­ba de «vol­ver a ca­sa», pe­ro por aquel en­ton­ces le preo­cu­pa­ba que los chi­cos re­cha­za­ran la idea de im­pli­car­se en sus pa­rro­quias. «Eso sí, no tar­dó mu­cho en in­vi­tar­los a ello: a me­dia­dos de los 70 ofre­ció ese te­ma pa­ra re­fle­xio­nar a los jó­ve­nes. Fue una sor­pre­sa pa­ra to­dos». Y en 1980 es­cri­bió una car­ta a las co­mu­ni­da­des cris­tia­nas, con la es­pe­ran­za de que los jó­ve­nes que vol­vie­ran a ellas en­con­tra­ran un en­torno fa­vo­ra­ble.

Lo que nun­ca ha cam­bia­do ha si­do el pa­pel cen­tral de la ora­ción. «Y na­die pro­tes­ta­ba –ex­pli­ca el her­mano Pe­dro–. Cuan­do so­na­ban las cam­pa­nas tres ve­ces al día, to­dos los que es­ta­ban de­ba­tien­do, o has­ta dis­cu­tien­do aca­lo­ra­da­men­te, iban a re­zar jun­tos. Eso nos ani­ma­ba a se­guir». Fren­te a to­das las du­das, vie­ron que era lo que po­dían ofre­cer a los jó­ve­nes: «Re­zar con ellos, es­cu­char­los y acom­pa­ñar­los».

La co­mu­ni­dad fue adap­tán­do­se a es­ta nue­va vi­da. «Cuan­do yo en­tré ha­bía va­rios her­ma­nos que sa­lían a tra­ba­jar al ex­te­rior des­pués de la ora­ción de la ma­ña­na. Nos gus­ta­ba mu­cho, pe­ro tu­vi­mos que re­nun­ciar a ello po­co a po­co, y de­di­car­nos más a nues­tros pro­pios ta­lle­res» –de ce­rá­mi­ca, ve­las, im­pren­ta…–. De es­ta for­ma, po­dían or­ga­ni­zar­se me­jor los ho­ra­rios y te­ner más tiem­po pa­ra es­tar dis­po­ni­bles pa­ra los jó­ve­nes.

De un Con­ci­lio… a otro Con­ci­lio

En la Pas­cua de 1970, el her­mano Ro­ger lan­zó una pro­pues­ta a los jó­ve­nes: un Con­ci­lio pa­ra ellos, que se ce­le­bra­ría cua­tro años des­pués. Pe­dro lo vi­vió ya co­mo con­sa­gra­do; John, co­mo

jo­ven. Pa­ra pre­pa­rar­lo, la co­mu­ni­dad en­vió a jó­ve­nes con los que te­nía más con­tac­to, por pa­re­jas o de tres en tres, a vi­si­tar gru­pos de jó­ve­nes de di­ver­sos paí­ses. Los ani­ma­ban a re­fle­xio­nar so­bre los tex­tos que pre­pa­ra­ba el her­mano Ro­ger, y los in­vi­ta­ban a par­ti­ci­par en el en­cuen­tro. Cuan­do el Con­ci­lio se abrió en agos­to de 1974, la pren­sa ha­bló –qui­zá exa­ge­ran­do al­go– de que ha­bía 40.000 jó­ve­nes en la mis­ma co­li­na don­de ocho años an­tes ape­nas ha­bía 200.

Lo cu­rio­so del Con­ci­lio de los Jó­ve­nes es que se abrió… pe­ro nun­ca se clau­su­ró. Des­de su mis­ma aper­tu­ra, el her­mano Ro­ger in­tu­yó que exi­gía con­ti­nui­dad; y no so­lo en Eu­ro­pa. En enero del año si­guien­te se or­ga­ni­zó otro gran en­cuen­tro en Gua­da­la­ja­ra (Mé­xi­co), y así, po­co a po­co, co­men­zó la Pe­re­gri­na­ción de Con­fian­za a tra­vés de la Tie­rra, he­re­de­ra de esa pri­me­ra gran ci­ta. La pe­re­gri­na­ción in­clu­ye en­cuen­tros en to­dos los con­ti­nen­tes –Egip­to en 2017, Hong Kong es­te ve­rano, y Ciu­dad del Ca­bo en 2019–, pe­ro sus eta­pas más cé­le­bres son los en­cuen­tros eu­ro­peos anua­les, que en 2018 vuel­ven a Es­pa­ña tras ce­le­brar­se en Bar­ce­lo­na en 2000 y en 2015 en Va­len­cia.

La esen­cia es la mis­ma que en Tai­zé: jun­tar a per­so­nas de dis­tin­tos con­tex­tos con­fe­sio­na­les y cul­tu­ra­les pa­ra re­zar jun­tos. «La prin­ci­pal di­fe­ren­cia –ex­pli­ca el her­mano Jasper, por­ta­voz de la co­mu­ni­dad– es que en los en­cuen­tros eu­ro­peos el én­fa­sis es la hos­pi­ta­li­dad, la ex­pe­rien­cia de aco­ger y ser aco­gi­do», con la sor­pre­sa y la con­fian­za que ello im­pli­ca. «Otra di­fe­ren­cia es que al ce­le­brar­se en ciu­da­des, los en­cuen­tros eu­ro­peos son mu­cho más cer­ca­nos al día a día de los jó­ve­nes, y per­mi­ten con­tec­tar con la reali­dad de las co­mu­ni­da­des lo­ca­les. Nos en­se­ñan que Dios es­tá pre­sen­te en nues­tra vi­da dia­ria. No hay que pen­sar que lo que se vi­ve en Tai­zé so­lo es po­si­ble en Tai­zé».

Ma­ciej Biłas

Un­ter­wegs

Jó­ve­nes en Tai­zé

Jo­sep Mas­sip

En­cuen­tro Eu­ro­peo de Jó­ve­nes de Bar­ce­lo­na, en 2000

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.