Gil Ta­ma­yo ya es obis­po de Ávila

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Opinión -

Jo­sé Ma­ría Gil Ta­ma­yo, has­ta ha­ce unas se­ma­nas se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal, lle­ga a Ávila no pa­ra ser ser­vi­do, sino pa­ra ser­vir. Así re­za su le­ma epis­co­pal y así lo ma­ni­fes­tó en sus pri­me­ras pa­la­bras tras ser or­de­na­do obis­pos en la catedral abu­len­se. Su pri­mer ser­vi­cio –di­jo– de­be ser ani­mar la mi­sión evan­ge­li­za­do­ra. Y se fi­jó co­mo ho­ja de ru­ta la Evan­ge­lii gau­dium del Pa­pa Fran­cis­co, al tiem­po que re­co­no­ció el va­lor y la im­por­tan­cia de los sa­cer­do­tes, en tiem­pos don­de su po­pu­la­ri­dad no es ex­ce­si­va­men­te bue­na, pa­ra lle­var aca­bo la mi­sión. «Es tiem­po de ca­mi­nar, de sa­lir al en­cuen­tro de los hom­bres y mu­je­res pa­ra anun­ciar­les a Je­sús con nues­tro ejem­plo y nues­tra pa­la­bra», di­jo el nue­vo obis­po, quien vio en­tur­bia­da la ale­gría por la cá­li­da aco­gi­da en Ávila, con el sú­bi­to fa­lle­ci­mien­to de un fa­mi­liar que asis­tía a su or­de­na­ción epis­co­pal.

EFE/Raúl San­chi­drián

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.