Cli­ma ge­ne­ra­li­za­do de des­con­fian­za

El Pon­tí­fi­ce cons­ta­ta que ac­tual­men­te se vi­ve un que echa sus raí­ces en el mie­do al otro

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Mundo -

Sin ex­pli­ci­tar­lo, Fran­cis­co ad­vier­te con­tra una cier­ta po­lí­ti­ca de ti­po sec­ta­rio, que nie­ga la dig­ni­dad a de­ter­mi­na­dos sec­to­res so­cia­les y uti­li­za el mie­do co­mo he­rra­mien­ta de ac­ción co­ti­dia­na. Un fe­nó­meno que no afec­ta so­lo al equi­li­brio de las co­mu­ni­da­des, tam­bién po­ne en se­rio ries­go la paz por­que pro­pa­ga la des­con­fian­za co­mo vehícu­lo pa­ra co­se­char con­sen­sos.

De ahí que el Pon­tí­fi­ce cons­ta­te, en su mensaje, que ac­tual­men­te se vi­ve un cli­ma ge­ne­ra­li­za­do de des­con­fian­za que echa sus raí­ces en el mie­do al otro o al ex­tra­ño, en la an­sie­dad por per­der be­ne­fi­cios per­so­na­les y, «la­men­ta­ble­men­te», se ma­ni­fies­ta tam­bién a ni­vel po­lí­ti­co, a tra­vés de ac­ti­tu­des de ce­rra­zón o na­cio­na­lis­mos que po­nen en du­da la fra­ter­ni­dad que tan­to ne­ce­si­ta el mun­do glo­ba­li­za­do. «Hoy más que nun­ca, nues­tras so­cie­da­des ne­ce­si­tan “ar­te­sa­nos de la paz” que pue­dan ser au­tén­ti­cos men­sa­je­ros y tes­ti­gos de Dios pa­dre que quie­re el bien y la fe­li­ci­dad de la fa­mi­lia hu­ma­na», in­sis­te.

Ar­te­sa­nos que de­ben ser po­lí­ti­cos con cua­li­da­des muy es­pe­cí­fi­cas. Pa­ra in­di­car­las, el Pa­pa echa mano de las pe­cu­lia­res bie­na­ven­tu­ran­zas que el car­de­nal viet­na­mi­ta Fran­co­is-Xa­vier Ngu­yen Van Thuan les de­di­có: bie­na­ven­tu­ra­do el po­lí­ti­co que tie­ne una al­ta con­si­de­ra­ción y una pro­fun­da con­cien­cia de su pa­pel, aquel «cu­ya per­so­na re­fle­ja cre­di­bi­li­dad», el que «tra­ba­ja por el bien co­mún y no por su pro­pio in­te­rés», quien «per­ma­ne­ce fiel­men­te cohe­ren­te», el que «es­tá com­pro­me­ti­do en lle­var a ca­bo un cam­bio ra­di­cal», el que «sa­be es­cu­char» y «no tie­ne mie­do».

El mie­do no es el ca­mino

Más ade­lan­te, el Obis­po de Ro­ma re­cha­za la ame­na­za y el mie­do co­mo ele­men­tos ca­pa­ces de ga­ran­ti­zar la paz. Por eso ca­li­fi­ca al in­cre­men­to de la in­ti­mi­da­ción y la pro­li­fe­ra­ción in­con­tro­la­da de las ar­mas co­mo «con­tra­rios

a la mo­ral» y a la bús­que­da de una ver­da­de­ra con­cor­dia.

«El te­rror ejer­ci­do so­bre las per­so­nas más vul­ne­ra­bles con­tri­bu­ye al exi­lio de po­bla­cio­nes en­te­ras en bus­ca de una tie­rra de paz. No son acep­ta­bles los dis­cur­sos po­lí­ti­cos que tien­den a cul­pa­bi­li­zar a los mi­gran­tes de to­dos los ma­les y a pri­var a los po­bres de la es­pe­ran­za. En cam­bio, ca­be sub­ra­yar que la paz se ba­sa en el res­pe­to de ca­da per­so­na, in­de­pen­dien­te­men­te

de su his­to­ria, en el res­pe­to del de­re­cho y del bien co­mún, de la crea­ción que nos ha si­do con­fia­da y de la ri­que­za mo­ral trans­mi­ti­da por las ge­ne­ra­cio­nes pa­sa­das», pre­ci­sa.

La paz –sos­tie­ne– es, en reali­dad, «fru­to de un gran pro­yec­to po­lí­ti­co» que se ba­sa en la res­pon­sa­bi­li­dad re­cí­pro­ca y la in­ter­de­pen­den­cia de los se­res hu­ma­nos, un desafío dia­rio que exi­ge «una con­ver­sión del co­ra­zón y del alma».

Un pro­ce­so de ca­rac­te­rís­ti­cas pun­tua­les. Que re­quie­re, de to­dos, al­can­zar la paz con uno mis­mo, re­cha­zan­do la in­tran­si­gen­cia, la ira y la im­pa­cien­cia. «La paz con el otro»: el fa­mi­liar, el ami­go, el ex­tran­je­ro, el po­bre y el que su­fre; atre­vién­do­se al en­cuen­tro y es­cu­chan­do el mensaje que lle­va con­si­go. Así co­mo «la paz con la crea­ción», una res­pon­sa­bi­li­dad que co­rres­pon­de a ca­da uno de los ha­bi­tan­tes del mun­do, ciu­da­da­nos y ar­tí­fi­ces del futuro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.