Ofen­si­va de la Igle­sia con­tra los desahu­cios

▼ El sui­ci­dio de Ali­cia, que se arro­jó por la ven­ta­na cuan­do iba a ser desahu­cia­da, ha sus­ci­ta­do la reac­ción uná­ni­me de la Igle­sia de Ma­drid, que ha de­ci­di­do mos­trar su tra­ba­jo en el cam­po de la vi­vien­da pa­ra orien­tar la in­ter­ven­ción de la Ad­mi­nis­tra­ción

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Madrid - Jo­sé Cal­de­re­ro de Al­de­coa @jcal­de­re­ro

Ma­men Agua­yo y su ma­ri­do per­die­ron sus em­pleos con tan so­lo tres me­ses de di­fe­ren­cia. Te­nían en­ton­ces cua­tro hi­jas y no en­con­tra­ron otra for­ma de so­bre­vi­vir que ti­rar del pa­ro y del sub­si­dio por des­em­pleo. Aguan­ta­ron cua­tro años gra­cias a al­gún tra­ba­jo es­po­rá­di­co, a su­pri­mir to­do el ocio fa­mi­liar que im­pli­ca­se gas­to de di­ne­ro y a la ven­ta de al­gu­nas de sus per­te­nen­cias.

«Pe­ro lle­gó un mo­men­to en el que no po­día­mos gas­tar tan­to en el al­qui­ler del pi­so. Te­nía­mos una ayu­da de 860 eu­ros y la ca­sa nos cos­ta­ba 620. Así que ha­bla­mos con la ca­se­ra –una per­so­na ma­yor–, le ex­pli­ca­mos la si­tua­ción y acor­da­mos ba­jar el al­qui­ler a 300 eu­ros has­ta que en­con­trá­ra­mos un tra­ba­jo», cuen­ta es­ta ma­dri­le­ña de 41 años a Al­fa y Ome­ga. El tra­to, sin em­bar­go, no con­ven­ció al hi­jo de la due­ña, que ma­nio­bró de in­me­dia­to pa­ra con­ver­tir­lo en pa­pel mo­ja­do. «Si ha­go es­to con vo­so­tros, lo ten­dré que ha­cer con el res­to de mis in­qui­li­nos», ar­gu­men­tó. Su ne­ga­ti­va se con­vir­tió po­co des­pués en el ini­cio de una deu­da a la que Ma­men y su ma­ri­do no po­dían ha­cer fren­te y que desem­bo­có en la de­nun­cia de los ca­se­ros y en el desahu­cio de la fa­mi­lia. «La car­ta de avi­so del lan­za­mien­to me lle­gó una se­ma­na an­tes de que se pro­du­je­ra y jus­to cuan­do sa­lía del hos­pi­tal des­pués de ha­ber es­ta­do un mes y me­dio in­gre­sa­da por una en­fer­me­dad sis­té­mi­ca au­to­in­mu­ne».

El ca­so de Ma­men fue di­rec­to a en­gro­sar la abul­ta­da lis­ta de desahu­cios en Es­pa­ña –cer­ca de 60.000 en 2017–, y en la que ha­ce dos se­ma­nas se hu­bo de apun­tar tam­bién uno de sus ca­sos más dra­má­ti­cos. El 29 de no­viem­bre Ali­cia, de 65 años, se arro­jó por la ven­ta­na cuan­do iba a ser desahu­cia­da.

Res­pues­ta de la Igle­sia

El sui­ci­dio de es­ta ve­ci­na de Cham­be­rí ha sus­ci­ta­do la reac­ción uná­ni­me de la Igle­sia de Ma­drid, que en un pri­mer mo­men­to es­cri­bió una car­ta a las di­fe­ren­tes ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas so­li­ci­tan­do la pro­mo­ción de «una ini­cia­ti­va le­gis­la­ti­va po­pu­lar que im­pi­da el desahu­cio de per­so­nas vul­ne­ra­bles sin que pre­via­men­te se cuen­te con un in­for­me so­cial de los ser­vi­cios mu­ni­ci­pa­les co­rres­pon­dien­tes en el que se pro­vea de una al­ter­na­ti­va re­si­den­cial»; la cons­truc­ción de al me­nos 20.000 vi­vien­das so­cia­les e «in­cen­ti­var el al­qui­ler so­cial» pa­ra la po­bla­ción vul­ne­ra­ble. «No nos po­de­mos per­mi­tir, y me­nos en Navidad, en­con­trar­nos con una se­ño­ra que se sui­ci­da, o con un an­ciano de 90 años desahu­cia­do, o con fa­mi­lias con al­gún dis­ca­pa­ci­ta­do o con me­no­res a su car­go abo­ca­dos a la ca­lle», ase­gu­ra Jo­sé Co­bo, obis­po au­xi­liar de Ma­drid.

Un se­gun­do pa­so den­tro de es­ta res­pues­ta con­jun­ta –coor­di­na­da por la Vi­ca­ría de Pas­to­ral So­cial e In­no­va­ción del Ar­zo­bis­pa­do de Ma­drid– es la jor­na­da de puer­tas abier­tas que el Ser­vi­cio de Vi­vien­da de Cá­ri­tas Ma­drid ce­le­bró es­te miér­co­les con el fin de «dar a co­no­cer es­ta pro­ble­má­ti­ca so­cial y la res­pues­ta de Cá­ri­tas Ma­drid ante es­tas si­tua­cio­nes».

Lí­neas de tra­ba­jo de Cá­ri­tas

Si la fa­mi­lia Agua­yo no aca­bó en la ca­lle fue gra­cias a la so­li­da­ri­dad, pri­me­ro, de su pro­pia fa­mi­lia y, po­co des­pués, de Cá­ri­tas Ma­drid, que aco­gió a Ma­men, a su ma­ri­do y sus cua­tro hi­jas en el cen­tro re­si­den­cial Sí­no­do 2005, que cuen­ta con 60 vi­vien­das uni­fa­mi­lia­res. «Te­ne­mos cua­tro cen­tros de es­te ti­po re­par­ti­dos por Ma­drid. Se tra­ta de un re­cur­so ha­bi­ta­cio­nal de ur­gen­cia, en el que ca­da fa­mi­lia pue­de es­tar a cor­to o me­dio pla­zo pa­ra reha­cer su vi­da y que pue­dan sa­lir de la ex­clu­sión so­cial», ex­pli­ca Rosalía Por­te­la, sub­di­rec­to­ra del Ser­vi­cio de Vi­vien­da de Cá­ri­tas Ma­drid.

La en­ti­dad ca­ri­ta­ti­va de la Igle­sia cuen­ta con otros 500 alo­ja­mien­tos – pro­pios o bien ce­di­dos por la Ad­mi­nis­tra­ción pe­ro ges­tio­na­dos por Cá­ri­tas– que po­ne a dis­po­si­ción de los más vul­ne­ra­bles.

Una se­gun­da lí­nea de tra­ba­jo del Ser­vi­cio de Vi­vien­da es el sos­tén eco­nó­mi­co pe­rió­di­co. «Se tra­ta de ayu­dar a las fa­mi­lias con el pa­go, por ejem­plo, del al­qui­ler pa­ra evi­tar que sean desahu­cia­dos y que pue­dan se­guir en sus ca­sas», ex­pli­ca Por­te­la. Des­de 2017,

hay 76 fa­mi­lias –en su ma­yo­ría so­li­ci­tan­tes de vi­vien­da pú­bli­ca– que se han po­di­do be­ne­fi­ciar de es­te apo­yo. Por otro la­do, otras tan­tas fa­mi­lias han re­ci­bi­do des­de 2017 una ayu­da eco­nó­mi­ca pun­tual –que se­ría la ter­ce­ra pa­ta del Ser­vi­cio de Vi­vien­da– y que es­tá di­ri­gi­da en prin­ci­pio «pa­ra fa­mi­lias que les han con­ce­di­do una vi­vien­da de al­qui­ler so­cial o han con­se­gui­do al­qui­lar una vi­vien­da nor­ma­li­za­da. Se les ayu­da con el pa­go de la fian­za, dan­do de al­ta al­gu­nos su­mi­nis­tros o con la com­pra de elec­tro­do­més­ti­cos».

Cá­ri­tas Ma­drid tam­bién po­ne a dis­po­si­ción de los más vul­ne­ra­bles la Red de Ser­vi­cios de Orien­ta­ción e In­for­ma­ción So­bre Vi­vien­da (SOIVI), que en el úl­ti­mo año orien­tó y ofre­ceió ase­so­ra­mien­to le­gal en el ám­bi­to de la vi­vien­da a 604 fa­mi­lias. «Ade­más, to­das las per­so­nas que ac­ce­den a cual­quie­ra de los re­cur­sos del ser­vi­cio de vi­vien­da se pue­den be­ne­fi­ciar de to­dos los otros ser­vi­cios con los que cuen­ta Cá­ri­tas Dio­ce­sa­na de Ma­drid, co­mo pue­de ser el ser­vi­cio de em­pleo o el de sa­lud», con­clu­ye Por­te­la.

La vi­vien­da es un de­re­cho

Pa­ra Jo­sé Co­bo, ade­más de ofre­cer una ayu­da a las fa­mi­lias más vul­ne­ra­bles, to­do es­te tra­ba­jo de Cá­ri­tas Dio­ce­sa­na de Ma­drid «sir­ve pa­ra in­ter­pe­lar a la so­cie­dad y a que la ciu­da­da­nía per­ci­ba los desahu­cios, o los pro­ble­mas de vi­vien­da en ge­ne­ral, no co­mo el pro­ble­ma de una fa­mi­lia en con­cre­to si no de to­da la so­cie­dad».

El obis­po au­xi­liar de Ma­drid tam­bién cree ne­ce­sa­rio «que la vi­vien­da se de­je de ver ex­clu­si­va­men­te co­mo un ac­ti­vo in­mo­bi­lia­rio» y que ca­le la vi­sión de la «vi­vien­da co­mo un de­re­cho», que ade­más «hoy no es­tá ga­ran­ti­za­do pa­ra las per­so­nas más vul­ne­ra­bles».

Jo­sé Cal­de­re­ro de Al­de­coa

Ma­men Agua­yo en la en­tra­da de su vi­vien­da en el Cen­tro Re­si­den­cial de Sí­no­do 2005

Ro­dri­go Mo­reno Qui­cios

Vi­via­na ofre­cien­do su tes­ti­mo­nio en un ac­to de la PAH

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.