Cartas del rey

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Madrid - Cris­ti­na Ta­rre­ro

El Pa­la­cio Real aco­ge has­ta el 3 de mar­zo una ex­po­si­ción que lle­va por tí­tu­lo Cartas al Rey. La me­dia­ción hu­ma­ni­ta­ria de Al­fon­so XIII en la Gran Gue­rra. Du­ran­te si­glos la co­rres­pon­den­cia ha si­do de­ter­mi­nan­te pa­ra la his­to­ria. La lle­ga­da de una no­ti­cia a tiem­po in­fluía en de­ci­sio­nes pos­te­rio­res. Re­cor­de­mos la ha­za­ña de Fi­lí­pi­des, que tras­mi­tió la vic­to­ria de Ate­nas so­bre Per­sia en un tiem­po ré­cord re­co­rrien­do una dis­tan­cia de 42 ki­ló­me­tros y 195 me­tros des­de Ma­ra­tón has­ta Ate­nas; ya los ro­ma­nos ha­bían de­sa­rro­lla­do un sis­te­ma de en­tre­ga de co­rres­pon­den­cia que di­fe­ren­cia­ba la ur­gen­te, que ha­bi­tual­men­te pro­ce­día del go­bierno, de la or­di­na­ria. Gra­cias a las cartas he­mos des­cu­bier­to fa­ce­tas des­co­no­ci­das y ca­ri­ño­sas del rey Fe­li­pe II, o as­pec­tos ín­ti­mos de san­ta Te­re­sa de Je­sús mos­tran­do en ellas su hu­ma­ni­dad y as­pec­tos prác­ti­cos de sus fun­da­cio­nes. Las cartas com­ple­men­tan al per­so­na­je. La pér­di­da de es­ta cos­tum­bre re­per­cu­ti­rá en los es­tu­dios so­bre per­so­na­li­da­des re­le­van­tes, pues los co­rreos elec­tró­ni­cos no tie­nen ese ca­rác­ter per­so­nal que las cartas te­nían.

En Ma­drid exis­tía la fi­gu­ra del car­te­ro ma­yor que te­nía su se­de en la ca­lle Pos­tas y con­fec­cio­na­ba una lis­ta de ve­ci­nos que ha­bían re­ci­bi­do car­ta y que de­bían acu­dir a re­co­ger­las. Más tar­de, a fi­na­les del siglo XVIII, Fer­nan­do VI creó la fi­gu­ra del car­te­ro crean­do un cuer­po de do­ce ve­ci­nos que dis­tri­bui­dos por el ba­rrio re­par­tían la co­rres­pon­den­cia. Des­de pun­to de vis­ta his­tó­ri­co las cartas apor­tan sin du­da una nue­va vi­sión, es­te es el ca­so de la ex­po­si­ción de Pa­tri­mo­nio Na­cio­nal. Gra­cias a una la­bor de in­ves­ti­ga­ción y ar­chi­vo se da a co­no­cer la preo­cu­pa­ción rey Al­fon­so XIII por la si­tua­ción que se vi­vía en Eu­ro­pa du­ran­te la pri­me­ra gue­rra mun­dial. Así, creó la lla­ma­da Ofi­ci­na de Gue­rra ProCau­ti­vos en 1914 que se en­car­gó de con­se­guir el in­dul­to a más de 102 con­de­na­dos, re­pa­trió a mi­lla­res de he­ri­dos y con­si­guió más de 25.000 in­for­mes de fa­mi­lias in­co­mu­ni­ca­das. To­da es­ta la­bor la ges­tio­nó a tra­vés de su se­cre­ta­rio par­ti­cu­lar y lo su­fra­gó con di­ne­ro per­so­nal. Su po­si­ción co­mo rey de país neu­tral le fa­vo­re­ció en la me­dia­ción aun­que le aca­rreó pro­ble­mas di­plo­má­ti­cos tan­to en Es­pa­ña co­mo en el ex­tran­je­ro. Mu­chas fa­mi­lias eu­ro­peas se be­ne­fi­cia­ron de su ayu­da y su la­bor fue re­co­no­ci­da in­ter­na­cio­nal­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.