Res­pues­tas a un tiem­po de cri­sis

▼ El es­cán­da­lo de los abu­sos, la peor cri­sis del pon­ti­fi­ca­do, mar­có la agen­da de la Igle­sia en el año que aho­ra ter­mi­na. Así lo cons­ta­tó el pro­pio Fran­cis­co en su cru­do dis­cur­so a la Cu­ria Ro­ma­na po­cas ho­ras an­tes de ce­le­brar la Na­vi­dad

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Portada - An­drés Bel­tra­mo Álvarez

La reac­ción del Pa­pa fren­te a los abu­sos se­xua­les ha mar­ca­do un año en el que se ce­le­bró en Ro­ma un Sí­no­do de­di­ca­do a los jó­ve­nes, an­ti­ci­po de esa Igle­sia más par­ti­ci­pa­ti­va y mi­sio­ne­ra que pro­mue­ven las re­for­mas de Fran­cis­co. Las mi­gra­cio­nes si­guie­ron pro­ta­go­ni­zan­do la agen­da in­ter­na­cio­nal, con la Igle­sia si­tua­da del la­do de los más vul­ne­ra­bles. En­tre las di­ver­sas cri­sis que tu­vie­ron que afron­tar los epis­co­pa­dos des­ta­có Ni­ca­ra­gua, don­de el nun­cio y los obis­pos de Ma­na­gua sa­ca­ron en ju­nio al San­tí­si­mo en pro­ce­sión pa­ra evi­tar una ma­tan­za en Ma­sa­ya.

Un año de aflic­cio­nes. Un año don­de la bar­ca de Pe­dro pa­re­cía sa­cu­di­da por las tor­men­tas. Un año que lle­va a de­cir «nun­ca más». Pe­ro tam­bién un año de ale­grías. Ale­grías ca­si im­per­cep­ti­bles, pe­ro que exis­tie­ron. Del Sí­no­do de­di­ca­do a los jó­ve­nes a las re­for­mas con­cre­ta­das en el Va­ti­cano, pa­san­do por el acuer­do con Chi­na. Es el ba­lan­ce del Pa­pa pa­ra es­te 2018. Lo pro­nun­ció Fran­cis­co en un cru­do dis­cur­so a la Cu­ria Ro­ma­na, po­cas ho­ras an­tes de ce­le­brar la Na­vi­dad. La mi­ra­da en re­tros­pec­ti­va a un año que tra­jo la peor cri­sis del ac­tual pon­ti­fi­ca­do, pe­ro que el pon­tí­fi­ce es­tá dis­pues­to a afron­tar de lleno, por el bien de la Igle­sia de la ni­ñez.

Co­mo es cos­tum­bre, el men­sa­je de Na­vi­dad a los prin­ci­pa­les co­la­bo­ra­do­res del Va­ti­cano ge­ne­ra gran­des ex­pec­ta­ti­vas. Des­de su lle­ga­da al pa­pa­do, es­ta ci­ta ha si­do ele­gi­da por Jor­ge Ma­rio Ber­go­glio pa­ra mar­car las gran­des lí­neas de su mi­nis­te­rio. Pe­ro tam­bién pa­ra ad­ver­tir so­bre las di­fi­cul­ta­des y an­ti­ci­par có­mo las desea afron­tar. Es­ta vez no fue la ex­cep­ción.

An­te car­de­na­les, obis­pos y sa­cer­do­tes en la Sa­la Cle­men­ti­na del Pa­la­cio Apos­tó­li­co, Fran­cis­co ofre­ció su di­ser­ta­ción más de­ta­lla­da y fir­me so­bre los abu­sos en la Igle­sia. No so­lo pa­só re­vis­ta a los es­cán­da­los de los úl­ti­mos me­ses, echó mano del pa­sa­do pa­ra in­di­car el fu­tu­ro. Y pro­nun­ció un «nun­ca más». Nun­ca más la je­rar­quía ecle­siás­ti­ca «in­ten­ta­rá en­cu­brir o sub­es­ti­mar nin­gún ca­so».

Pe­ro an­tes ha­bló de otras aflic­cio­nes de la hu­ma­ni­dad. Los in­mi­gran­tes que ha­llan la muer­te en sus via­jes o, si so­bre­vi­ven, en­cuen­tran las puer­tas ce­rra­das. Los mi­les que mue­ren ca­da día por la fal­ta de agua, ali­men­tos y me­di­ci­nas. La vio­len­cia con­tra los dé­bi­les y las mu­je­res, la po­bre­za y la mi­se­ria. Los es­ce­na­rios de gue­rras, las per­so­nas sis­te­má­ti­ca­men­te tor­tu­ra­das to­da­vía hoy en las co­mi­sa­rías de Po­li­cía, en las cár­ce­les y en los cam­pos de re­fu­gia­dos en di­fe­ren­tes lu­ga­res del mun­do.

Ha­bló de «una nue­va era de már­ti­res», pro­vo­ca­da por los «ne­ro­nes» que hoy opri­men a los cris­tia­nos por su fe, mien­tras gru­pos ex­tre­mis­tas se mul­ti­pli­can, to­man co­mo pun­to de mi­ra a las igle­sias, a los pas­to­res y a los fie­les. «Vie­jos y nue­vos círcu­los y con­ci­liá­bu­los vi­ven ali­men­tán­do­se del odio y la hos­ti­li­dad ha­cia Cris­to, la Igle­sia y los cre­yen­tes», cons­ta­tó. Co­mo si las aflic­cio­nes no lle­ga­sen so­las. Un re­su­men de las di­fi­cul­ta­des que des­de Ro­ma él ha te­ni­do que afron­tar a lo lar­go de es­tos úl­ti­mos do­ce me­ses.

En­tre esas aflic­cio­nes, de­di­có un tiem­po im­por­tan­te al «an­ti­tes­ti­mo­nio» pro­ta­go­ni­za­do por hi­jos y mi­nis­tros de la Igle­sia. Al abor­dar­lo, los com­pa­ró la his­to­ria de Da­vid, el rey de los ju­díos, quien co­me­tió abu­so de po­der, de con­cien­cia y se­xual. Él era un­gi­do, pe­ro se en­tre­gó a la co­rrup­ción.

«Hoy hay un­gi­dos del Se­ñor, hom­bres con­sa­gra­dos, que abu­san de los dé­bi­les, va­lién­do­se de su po­der mo­ral y de la per­sua­sión. Co­me­ten abo­mi­na­cio­nes y si­guen ejer­cien­do su mi­nis­te­rio co­mo si na­da hu­bie­ra su­ce­di­do; no te­men a Dios ni a su jui­cio, so­lo te­men ser des­cu­bier­tos y des­en­mas­ca­ra­dos», la­men­tó.

Y sos­tu­vo, con un de­je de ra­bia, que es­tos «sin pes­ta­ñear», en­tran en una red de co­rrup­ción, trai­cio­nan a Dios, sus man­da­mien­tos, su pro­pia vo­ca­ción, la Igle­sia, el pue­blo de Dios y la con­fian­za de los pe­que­ños y sus fa­mi­lia­res. De­nun­ció que, mu­chos de ellos, se es­con­den «de­trás de su gran ama­bi­li­dad, su la­bor im­pe­ca­ble y su ros­tro an­ge­li­cal». Los ca­li­fi­có de «lo­bos atro­ces» lis­tos pa­ra de­vo­rar a al­mas inocen­tes. Y la­men­tó que los pe­ca­dos y crí­me­nes de las per­so­nas con­sa­gra­das ad­quie­ren un tin­te to­da­vía más os­cu­ro de in­fi­de­li­dad, de ver­güen­za, y de­for­man el ros­tro de la Igle­sia so­ca­van­do su cre­di­bi­li­dad.

Acla­ró que an­te es­tas abo­mi­na­cio­nes, la Igle­sia «no se can­sa­rá de ha­cer to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra lle­var an­te la jus­ti­cia a cual­quie­ra que ha­ya co­me­ti­do ta­les crí­me­nes». Ca­si co­mo una ad­ver­ten­cia, pre­ci­só que la ins­ti­tu­ción ecle­siás­ti­ca nun­ca más in­ten­ta­rá en­cu­brir o sub­es­ti­mar nin­gún ca­so. No de­jó de re­co­no­cer que en el pa­sa­do, por li­ge­re­za, por in­cre­du­li­dad, por fal­ta de pre­pa­ra­ción, por inex­pe­rien­cia o por su­per­fi­cia­li­dad es­pi­ri­tual y hu­ma­na, al­gu­nos res­pon­sa­bles tra­ta­ron mu­chos ca­sos sin la de­bi­da se­rie­dad y ra­pi­dez. «Es­to nun­ca de­be vol­ver a su­ce­der. Es­ta es la elec­ción y la de­ci­sión de to­da la Igle­sia», pon­de­ró.

To­do es­to lo mo­ti­vó a con­vo­car a una cum­bre mundial de obis­pos so­bre el te­ma, que ten­drá lu­gar en fe­bre­ro pró­xi­mo. En esa opor­tu­ni­dad, ex­pli­có, se bus­ca­rá trans­for­mar los erro­res co­me­ti­dos en opor­tu­ni­da­des pa­ra erra­di­car es­te fla­ge­lo no so­lo del cuer­po de la Igle­sia sino tam­bién de la so­cie­dad.

Más ade­lan­te sor­pren­dió con una de­fen­sa a los pe­rio­dis­tas que sa­ca­ron a la luz los es­cán­da­los y fus­ti­gó a quie­nes, den­tro de la mis­ma Igle­sia, acu­san a los agen­tes de co­mu­ni­ca­ción de in­for­mar so­lo de los ca­sos ca­tó­li­cos y de ofre­cer una ima­gen dis­tor­sio­na­da. «En cam­bio, me gus­ta­ría agra­de­cer sin­ce­ra­men­te a los tra­ba­ja­do­res de los me­dios que han si­do ho­nes­tos y ob­je­ti­vos y que han tra­ta­do de des­en­mas­ca­rar a es­tos

lo­bos y de dar voz a las víc­ti­mas. In­clu­so si se tra­ta­se so­lo de un ca­so de abu­so –que ya es una mons­truo­si­dad por sí mis­mo– la Igle­sia pi­de que no se guar­de si­len­cio y sal­ga a la luz de for­ma ob­je­ti­va, por­que el ma­yor es­cán­da­lo en es­ta ma­te­ria es en­cu­brir la ver­dad», abun­dó.

Y, di­ri­gién­do­se es­pe­cí­fi­ca­men­te a los abu­sa­do­res, los con­mi­nó a con­ver­tir­se, a en­tre­gar­se a la jus­ti­cia hu­ma­na y a pre­pa­rar­se a la jus­ti­cia di­vi­na: «¡Ay del mun­do por los es­cán­da­los! Es inevi­ta­ble que su­ce­dan es­cán­da­los, ¡pe­ro ay del hom­bre por el que vie­ne el es­cán­da­lo!».

En­tre las aflic­cio­nes del 2018, el Pa­pa tam­bién re­cor­dó «la in­fi­de­li­dad de quie­nes trai­cio­nan su vo­ca­ción». Aun­que no lo men­cio­nó, to­dos com­pren­die­ron que se re­fe­ría al ex nun­cio apos­tó­li­co en los Es­ta­dos Uni­dos Car­lo Ma­ría Vi­ga­nò, quien lo acu­só de en­cu­brir abu­sos y exi­gió su re­nun­cia, abrien­do una grie­ta en la Igle­sia.

Es­tas per­so­nas, sos­tu­vo Fran­cis­co, se es­con­den de­trás de las bue­nas in­ten­cio­nes pa­ra «apu­ña­lar a sus her­ma­nos y sem­brar la dis­cor­dia, la di­vi­sión y el des­con­cier­to»; siem­pre en­cuen­tran jus­ti­fi­ca­cio­nes, in­clu­so ló­gi­cas y es­pi­ri­tua­les, pa­ra se­guir re­co­rrien­do sin obs­tácu­los el ca­mino de la per­di­ción. Pe­ro no son más que «sem­bra­do­res de ci­za­ña», que so­lo ac­túan por «las 30 mo­ne­das de pla­ta». Pe­ro ellos (los Ju­das), co­mo los abu­sa­do­res (los Da­vid), «siem­pre es­ta­rán pre­sen­tes en la Igle­sia», con­ti­nuó. Y re­cor­dó có­mo ter­mi­na­ron am­bos per­so­na­jes bí­bli­cos: Da­vid se arre­pin­tió, con­fian­do en la mi­se­ri­cor­dia de Dios, mien­tras que Ju­das se sui­ci­dó.

Jun­to con af lic­cio­nes, tam­bién apa­re­cie­ron las «ale­grías» del 2018. Des­de el re­sul­ta­do po­si­ti­vo en la asam­blea del Sí­no­do de los Obis­pos de­di­ca­do a los jó­ve­nes has­ta el avan­ce en la re­for­ma de la Cu­ria. «Mu­chos se pre­gun­tan: ¿Cuán­do ter­mi­na­rá? Ja­más ter­mi­na­rá, pe­ro los pa­sos son bue­nos», in­sis­tió el Pon­tí­fi­ce. In­di­có en­tre es­tos avan­ces po­si­ti­vos los tra­ba­jos de cla­ri­fi­ca­ción y trans­pa­ren­cia en la eco­no­mía.

A eso su­mó el «gran nú­me­ro» de per­so­nas, con­sa­gra­dos, obis­pos y sa­cer­do­tes, que vi­ven su vo­ca­ción en fi­de­li­dad, si­len­cio, san­ti­dad y ab­ne­ga­ción. «Son per­so­nas que ilu­mi­nan la os­cu­ri­dad de la hu­ma­ni­dad con su tes­ti­mo­nio de fe, amor y ca­ri­dad», pre­ci­só. Y abun­dó: «Pien­so es­pe­cial­men­te en los nu­me­ro­sos pá­rro­cos que ofre­cen un buen ejem­plo al pue­blo de Dios, sa­cer­do­tes cer­ca­nos a las fa­mi­lias, que co­no­cen los nom­bres de to­dos y vi­ven su vi­da con sen­ci­llez, fe, ce­lo, san­ti­dad y ca­ri­dad. Per­so­nas ol­vi­da­das por los me­dios de co­mu­ni­ca­ción pe­ro sin las cua­les rei­na­ría la os­cu­ri­dad».

Pa­ra el Pa­pa, el de­ber de to­dos es com­ba­tir cual­quier co­rrup­ción es­pi­ri­tual, un mal que pro­vo­ca ce­gue­ra có­mo­da y au­to­su­fi­cien­te que jus­ti­fi­ca to­do: el en­ga­ño, la ca­lum­nia, el egoís­mo y tan­tas for­mas su­ti­les de «au­to­rre­fe­ren­cia­li­dad». Por eso, sen­ten­ció: «La for­ta­le­za de cual­quier ins­ti­tu­ción no re­si­de en la per­fec­ción de los hom­bres que la for­man, sino en su vo­lun­tad de pu­ri­fi­car­se con­ti­nua­men­te; en su ha­bi­li­dad pa­ra re­co­no­cer hu­mil­de­men­te los erro­res y co­rre­gir­los; en su ca­pa­ci­dad pa­ra le­van­tar­se de las caí­das; en ver la luz de la Na­vi­dad que co­mien­za en el pe­se­bre de Be­lén, re­co­rre la his­to­ria y lle­ga a la Pa­ru­sía».

EFE/Ro­dri­go Su­ra

CNS

REUTERS/Alessandro Bianchi

REUTERS/Kim Kyung-Hoon

AFP/ Fi­lip­po Mon­te­for­te

El Pa­pa Fran­cis­co du­ran­te el dis­cur­so a la Cu­ria Ro­ma­na, el pa­sa­do 21 de di­ciem­bre

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.