Que la Igle­sia re­naz­ca en no­so­tros

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Opinión - Jo­sé Luis Res­tán

En la pers­pec­ti­va de la lar­ga his­to­ria de la Igle­sia, un año es po­co más que un so­plo, pe­ro el que aho­ra cul­mi­na ha si­do real­men­te du­ro. Quie­nes siem­pre pre­ten­den de­mo­ler­la es­tán en­va­len­to­na­dos por la de­bi­li­dad que ol­fa­tean, mez­cla de vie­jos y nue­vos pe­ca­dos, de tor­pe­zas de sus je­fes, de mie­dos y di­vi­sio­nes vio­len­tas en su cuer­po. Pe­ro la ver­da­de­ra de­bi­li­dad no ra­di­ca so­bre to­do en los ata­ques ex­te­rio­res, ni si­quie­ra en el pe­ca­do (ho­rro­ro­so a ve­ces) que sur­ge en su seno, sino en la au­to­con­cien­cia con­ta­mi­na­da y re­du­ci­da de sus hi­jos, la que pre­ten­dió acla­rar y for­ta­le­cer el Va­ti­cano II ha­ce 50 años. Un re­fle­jo de es­to es la hos­ti­li­dad sui­ci­da que cul­ti­van no po­cos ca­tó­li­cos, su­pues­ta­men­te fie­les y co­ra­ju­dos, con­tra los su­ce­so­res de los após­to­les.

Me vie­nen a la me­mo­ria las pa­la­bras del bea­to J. H. New­man: «la Igle­sia ha te­ni­do que ser pi­lo­ta­da a tra­vés de di­fí­ci­les es­tre­chos, con ro­cas ocul­tas, sin bo­yas ni fa­ros… y aun­que gra­cias a su di­vino guía ha es­ca­pa­do en ca­da pe­li­gro… es na­tu­ral que los cons­truc­to­res de bar­cos ri­va­les man­ten­gan que ha ido a la de­ri­va». Lo ma­lo es que tam­bién lo pen­se­mos no­so­tros.

El pa­sa­do Vier­nes San­to, el Pa­pa Fran­cis­co qui­so di­ri­gir a Cris­to una mi­ra­da «lle­na de ver­güen­za, de arre­pen­ti­mien­to y de es­pe­ran­za». No es ma­la re­co­men­da­ción pa­ra afron­tar lo que vie­ne. La prin­ci­pal ver­güen­za es ha­ber aban­do­na­do el es­tu­por fren­te a Je­sús que vie­ne una y otra vez, y ha­ber­lo sus­ti­tui­do por ído­los di­ver­sos, por pro­gra­mas, es­que­mas y ma­nua­les de bue­nas prác­ti­cas. Por cier­to, en ple­na cri­sis de los abu­sos en Ir­lan­da, Be­ne­dic­to XVI di­jo que la raíz de ese mal es­ta­ba en ha­ber re­du­ci­do la fe a cos­tum­bre. Tras el vía cru­cis, Fran­cis­co pro­cla­mó que la Igle­sia, «san­ta pe­ro he­cha de pe­ca­do­res, con­ti­núa sien­do una luz que ilu­mi­na, alien­ta, le­van­ta y tes­ti­mo­nia el amor de Cris­to por la hu­ma­ni­dad».

No se me ocu­rre ta­rea más ur­gen­te que ad­he­rir­nos cor­dial­men­te a es­ta ver­dad, que no pue­de os­cu­re­cer ni la ma­la hier­ba que bro­ta en la pro­pia Igle­sia, ni el odio de quie­nes bus­can arras­trar­la por el fan­go. Fran­cis­co con­cluía el Sí­no­do so­bre los jó­ve­nes con un lla­ma­mien­to, ape­nas es­cu­cha­do, a de­fen­der a la Ma­dre Igle­sia, Ma­dre san­ta con hi­jos pe­ca­do­res. Y la prin­ci­pal de­fen­sa con­sis­te sen­ci­lla­men­te en vi­vir la fe en es­ta Ca­sa, fue­ra de la cual no sa­bría­mos ni res­pi­rar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.