2018, un año de lu­cha con­tra los abu­sos

▼ Si­guen avan­zan­do las re­for­mas del Pa­pa, pe­ro más im­por­tan­te que las es­truc­tu­ras va­ti­ca­nas es pa­ra él con­so­li­dar un cam­bio de men­ta­li­dad

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Editoriales -

Al ha­cer ba­lan­ce de 2018 en la Igle­sia, la cri­sis de los abu­sos se­xua­les es el te­ma es­tre­lla. El de­to­nan­te fue el error de cálcu­lo ini­cial del Pa­pa en Chi­le, que en­som­bre­ció su vi­si­ta de enero. A su re­gre­so a Ro­ma Fran­cis­co or­de­nó una nue­va in­ves­ti­ga­ción, di­ri­gi­da por uno de sus hom­bres de má­xi­ma con­fian­za en la ma­te­ria, el ar­zo­bis­po mal­tés Char­les J. Sci­clu­na, quien le re­ve­ló que la in­for­ma­ción que le ha­bía lle­ga­do has­ta en­ton­ces era fal­sa, lo que sig­ni­fi­ca­ba que se­guían ope­ran­do al má­xi­mo ni­vel los me­ca­nis­mos de en­cu­bri­mien­to de es­tos crí­me­nes. Cuan­do la enér­gi­ca reac­ción del Pon­tí­fi­ce (to­do el epis­co­pa­do chi­leno di­mi­tió en blo­que) pa­re­cía ha­ber de­vuel­to las aguas a su cau­ce, es­ta­lló en ve­rano el ca­so McCa­rrick: el ar­zo­bis­po emé­ri­to de Was­hing­ton se con­vir­tió en el pri­mer pur­pu­ra­do des­de 1927 for­za­do a re­nun­ciar a su bi­rre­te car­de­na­li­cio. Y a las po­cas se­ma­nas se pu­bli­có el de­mo­le­dor in­for­me del Gran Ju­ra­do de Pen­sil­va­nia. El do­cu­men­to ape­nas apor­ta­ba no­ve­da­des, pe­ro po­nía ros­tro a los abu­sos y con­fir­ma­ba que las me­di­das or­de­na­das por Juan Pa­blo II y Be­ne­dic­to XVI no ha­bían si­do apli­ca­das por la Igle­sia es­ta­dou­ni­den­se con to­da la di­li­gen­cia re­que­ri­da. A na­die sor­pren­dió que los abu­sos aca­pa­ra­ran el pro­ta­go­nis­mo en el En­cuen­tro Mundial de las Fa­mi­lias (EMF) de agos­to en Ir­lan­da, un país es­pe­cial­men­te sa­cu­di­do en el pa­sa­do por es­ta la­cra. Con el agra­van­te de que la vo­ci­fe­ran­te mi­no­ría crí­ti­ca for­ja­da en la opo­si­ción a la Amo­ris lae­ti­tia apro­ve­chó es­te es­cán­da­lo pa­ra boi­co­tear el EMF y re­agru­par­se con­tra Fran­cis­co, usan­do co­mo arie­te las acu­sa­cio­nes del ex­nun­cio Car­lo Ma­ria Vi­ga­nò, tan lle­nas de con­tra­dic­cio­nes co­mo in­ca­pa­ces de re­sis­tir a la evi­den­cia del vi­gor con el que el Obis­po de Ro­ma ha co­gi­do es­te to­ro por los cuer­nos. La cri­sis aún no es­tá ce­rra­da, Fran­cis­co ha con­vo­ca­do en fe­bre­ro a los pre­si­den­tes de to­dos los epis­co­pa­dos del mun­do. Y mien­tras, si­gue avan­zan­do su pro­gra­ma de re­for­mas. Ya es­tá ca­si a pun­to la nue­va es­truc­tu­ra de la Cu­ria ro­ma­na. Aun­que mu­cho más im­por­tan­te pa­ra él es con­so­li­dar un cam­bio de men­ta­li­dad pa­ra lo­grar una Igle­sia más abier­ta, par­ti­ci­pa­ti­va y mi­sio­ne­ra; una Igle­sia li­bre de cle­ri­ca­lis­mo, un mal al que, en­tre otras co­sas, se­ña­la co­mo cau­sa de los abu­sos y de su en­cu­bri­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.