«Si un miem­bro su­fre, to­dos su­fren con él»

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Balance Del Año 2018 - Miguel Cam­po Ibá­ñez, SJ*

pue­blo cru­ci­fi­ca­do, pe­ro el Cru­ci­fi­ca­do re­su­ci­tó y Ma­sa­ya re­su­ci­ta­rá».

Otra de las imá­ge­nes del año es la de esa ca­ra­va­na de per­so­nas que em­pren­dió un via­je des­de Hon­du­ras con el ob­je­ti­vo de lle­gar a Es­ta­dos Uni­dos pa­ra em­pe­zar una nue­va vi­da ale­ja­da de la po­bre­za, la vio­len­cia, las ame­na­zas de muer­te de las ma­ras o la dro­ga. Es­te fe­nó­meno no hi­zo sino vi­si­bi­li­zar una reali­dad que nun­ca ha de­ja­do de exis­tir, tal y co­mo re­co­no­ció en es­te se­ma­na­rio el obis­po de San Pe­dro Su­la y pre­si­den­te de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal, el mi­sio­ne­ro es­pa­ñol Ángel Ga­ra­cha­na. Ex­pli­ca­ba en es­tas pá­gi­nas que ca­da día sa­lían de su ciu­dad cer­ca de 300 per­so­nas rum­bo al norte y na­rra­ba có­mo atien­den en su dió­ce­sis a es­tas per­so­nas y a aque­llas que re­gre­san tras ver trun­ca­dos sus in­ten­tos de cru­zar a otro país. La Igle­sia, de nue­vo, se

Es­cri­bo es­tas pa­la­bras ba­jo el im­pac­to del do­lor por la pér­di­da de un muy que­ri­do ami­go, el sa­cer­do­te je­sui­ta Ig­na­cio Bo­né, psi­quia­tra, a quien en­te­rra­mos el pa­sa­do lu­nes con so­lo 51 años de edad. Quie­ro de­di­car­le es­ta re­fle­xión que me han pe­di­do so­bre al­go que ha es­ta­do en el co­ra­zón de to­dos los miem­bros de nues­tra co­mu­ni­dad ca­tó­li­ca en 2018, me re­fie­ro a la cues­tión de los abu­sos se­xua­les, de po­der y de con­cien­cia co­me­ti­dos por sa­cer­do­tes, y aun obis­pos, y con­sa­gra­dos. Al fi­nal de en­ten­de­rán por qué se lo quie­ro de­di­car.

Creo que mu­chos ca­tó­li­cos coin­ci­di­rán con­mi­go en que al tra­tar de po­ner nom­bre a lo vi­vi­do a lo lar­go del año, es­pe­cial­men­te des­de agos­to, cuan­do em­pe­za­ron a re­sur­gir con in­sis­ten­cia las no­ti­cias de abu­sos se­xua­les co­me­ti­dos por clé­ri­gos, y de lo mal que lo he­mos he­cho co­mo Igle­sia en un buen nú­me­ro de oca­sio­nes, nos sur­gen pa­la­bras co­mo es­tu­por, in­cre­du­li­dad, shock, y un sen­ti­mien­to de mu­cho do­lor.

No ha­blo de al­go nue­vo. Lle­vá­ba­mos mu­chos años oyen­do ha­blar de ello, pe­ro más co­mo al­go que su­ce­día en otras la­ti­tu­des, en paí­ses an­glo­sa­jo­nes, y qui­zás has­ta po­día­mos pen­sar que es al­go que nun­ca po­dría su­ce­der aquí, ¡no en­tre no­so­tros! Des­pués

en­cuen­tra con los más po­bres al ini­cio de su ca­mino, du­ran­te –mu­chos han en­con­tra­do co­bi­jo en México en pa­rro­quias– y en el des­tino, en cu­yas fron­te­ras siem­pre hay una mano ten­di­da.

Tam­po­co hay que per­der de vis­ta que en es­te 2018 mu­chos re­fu­gia­dos co­men­za­mos a oír que es­to em­pe­za­ba a co­no­cer­se tam­bién en paí­ses de nues­tro en­torno cul­tu­ral y geo­grá­fi­co, co­mo Ale­ma­nia, Ho­lan­da o Chi­le. Y nos em­pe­za­mos a preo­cu­par. El 20 de agos­to el Pa­pa nos es­cri­bió a to­dos una car­ta que, en mi opi­nión, mar­ca un an­tes y un des­pués en la for­ma de co­lo­car­nos an­te es­ta reali­dad. Nos re­cor­da­ba que las he­ri­das nun­ca pres­cri­ben, que las víc­ti­mas, los su­per­vi­vien­tes, si­guen ahí. Tam­bién que el da­ño no ha es­ta­do so­lo en las ac­cio­nes cri­mi­na­les, sino tam­bién en que en oca­sio­nes la res­pues­ta a es­tos crí­me­nes fue el si­len­cio o in­clu­so me­di­das que au­men­ta­ron el do­lor y su­fri­mien­to de las víc­ti­mas, o de los de­nun­cian­tes o que po­si­bi­li­ta­ron que más per­so­nas vi­vie­ran la tra­ge­dia del abu­so.

El Pa­pa nos de­cía tam­bién que co­mo co­mu­ni­dad no he­mos sa­bi­do es­tar don­de de­bía­mos es­tar, que «he­mos des­cui­da­do y aban­do­na­do a los pe­que­ños», y nos lla­ma a to­dos, co­mo co­mu­ni­dad, a in­vo­lu­crar­nos «en la trans­for­ma­ción ecle­sial y so­cial que tan­to ne­ce­si­ta­mos», nos lla­ma a la con­ver­sión.

An­te no­so­tros se abre un ca­mino de con­ver­sión por el que se nos in­vi­ta a tran­si­tar. Un ca­mino que nos lle­ve a re­co­no­cer el da­ño que se ha cau­sa­do,

si­guen blo­quea­dos a las puer­tas de Eu­ro­pa, que mu­chos de los que vi­ven en Lí­bano han vuel­to a Si­ria, de don­de se aca­ba de re­ti­rar Es­ta­dos Uni­dos, a pe­sar de la in­cer­ti­dum­bre, y que el Me­di­te­rrá­neo si­gue sien­do un gran ce­men­ta­rio. O que la gran guerra ol­vi­da­da de nues­tro mun­do es la de Ye­men, don­de han si­do gol­pea­dos con es­pe­cial vi­ru­len­cia los ni­ños, y que en Ve­ne­zue­la si­gue el éxo­do ma­si­vo de po­bla­ción, so­bre to­do ha­cia Co­lom­bia, es­ca­pan­do del ham­bre y de la fal­ta de me­di­ca­men­tos…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.