«El Dios en quien cree­mos no se ha es­con­di­do»

▼ La dió­ce­sis ce­le­bra la Na­vi­dad y se pre­pa­ra pa­ra la fiesta de la Sa­gra­da Fa­mi­lia

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Madrid - J. L. V. D-M.

«Es­ta his­to­ria que ce­le­bra­mos es­ta no­che en es­ta Mi­sa de Ga­llo, de la no­che de Na­vi­dad, es al­go que su­ce­dió ha­ce 21 si­glos en un lu­gar muy re­mo­to, pe­ro es un acon­te­ci­mien­to que se ha ex­ten­di­do y anun­cia­do a to­dos los rin­co­nes de la tie­rra. En to­dos los pue­blos ha lle­ga­do la no­ti­cia de que Je­sús es el sal­va­dor», di­jo el car­de­nal Car­los Oso­ro en la ca­te­dral de la Al­mu­de­na du­ran­te la ce­le­bra­ción de la No­che­bue­na.

«Cuan­do pen­sa­mos en Dios –con­ti­nuó el car­de­nal–, pen­sa­mos en al­guien enor­me que lo abar­ca to­do, pe­ro Dios se ha­ce pe­que­ño, y to­do su amor pal­pi­ta en el co­ra­zón de un Ni­ño» que vino al mun­do «en un pue­ble­ci­to in­sig­ni­fi­can­te, don­de na­die dio apo­sen­to a Ma­ría y Jo­sé».

El car­de­nal pro­pu­so tam­bién dar­nos cuen­ta de que «Dios nos ha ele­gi­do pa­ra anun­ciar es­ta re­vo­lu­ción a to­dos los hom­bres», y ha­cer­lo «de­jan­do a Je­sús que ocu­pe to­da nues­tra vi­da, to­do nues­tro co­ra­zón». Y pre­gun­tó: ¿De­ja­mos si­tio a Dios en nues­tra exis­ten­cia? ¿Nues­tra vi­da es po­sa­da pa­ra Dios?».

Por eso, «Na­vi­dad es un cán­ti­co de fra­ter­ni­dad, un can­to de ocu­pa­ción por los de­más. Ha­ga­mos es­te cán­ti­co nue­vo pa­ra to­da la tie­rra». Es­to sig­ni­fi­ca que «la Igle­sia de­be ser tam­bién Na­vi­dad. Te­ne­mos el man­da­to de ser Na­vi­dad, Bue­na No­ti­cia, da­do­res de un ros­tro nue­vo a es­te mun­do. Los cris­tia­nos te­ne­mos una res­pon­sa­bi­li­dad que nos ha da­do el Se­ñor, una per­te­nen­cia a la Igle­sia que he­mos de lle­var a los otros con ale­gría y amor sin­ce­ro».

Es­ta di­men­sión mi­sio­ne­ra su­po­ne que «Dios quie­re sa­lir a tra­vés de no­so­tros y en­trar en el co­ra­zón de tan­tos y tan­tos hom­bres. A Dios hay que de­jar­le en­trar, pe­ro tam­bién de­jar­le sa­lir pa­ra ha­cer la re­vo­lu­ción de la ter­nu­ra, rom­per di­vi­sio­nes y di­luir to­do mal. ¡Es­te mun­do se pue­de cam­biar, se pue­de ha­cer di­fe­ren­te! Je­sús vie­ne a de­cir­nos: “Sa­lid, cam­biad es­te mun­do, de­jad­me en­trar en vues­tra vi­da y de­jad­me sa­lir a cam­biar el mun­do”».

Al día si­guien­te, en la Mi­sa de Na­vi­dad, el car­de­nal Oso­ro se cen­tró en tres pa­la­bras: co­no­cer, ado­rar y vi­vir sa­bien­do quién es Dios», por­que «el Dios en quien cree­mos no se ha es­con­di­do. El océano de amor que nos ro­dea por to­das par­tes se nos ha ma­ni­fes­ta­do en Je­su­cris­to, que alum­ba el mun­do con la luz de su amor», pe­ro «po­de­mos re­cha­zar el amor. A ve­ces Dios no pue­de en­con­trar ca­sa en no­so­tros», y mu­chos hom­bres «su­fren el ham­bre, el odio y la guerra, y no hay si­tio pa­ra los an­cia­nos, pa­ra los ni­ños, pa­ra los in­mi­gran­tes, pa­ra los ne­ce­si­ta­dos». Por eso, «cuan­do Dios te di­ce: “Yo te amo”, en­ton­ces haz tú lo mis­mo, en tu fa­mi­lia, en tu lu­gar de tra­ba­jo, en lu­ga­res don­de veas que no hay amor».

Con los más vul­ne­ra­bles

Du­ran­te es­tos días, el ar­zo­bis­po ha par­ti­ci­pa­do en di­fe­ren­tes even­tos na­vi­de­ños, co­mo la fiesta de Na­vi­dad de la Fun­da­ción Ma­dri­na, en la que cen­te­na­res de ni­ños y sus ma­dres se acer­ca­ron al mis­te­rio de la Na­vi­dad de la mano de los Re­yes Ma­gos, que fue­ron has­ta la ca­te­dral pa­ra ve­ne­rar al Ni­ño Je­sús en el al­tar y des­pués ofre­cie­ron sus re­ga­los a los más pe­que­ños.

Asi­mis­mo, co­mo vie­ne sien­do ha­bi­tual en los úl­ti­mos años, el car­de­nal Oso­ro ha com­par­ti­do es­tos días con los más vul­ne­ra­bles: con los en­fer­mos del Hos­pi­tal Cen­tral de la Cruz Ro­ja, con los po­bres del co­me­dor de las Mi­sio­ne­ras de la Ca­ri­dad o con los in­ter­nos de la pri­sión de Soto del Real.

Ar­chi­ma­drid / Jo­sé Luis Bo­na­ño

El car­de­nal Oso­ro con un gru­po de ni­ños, du­ran­te la fiesta de la Na­vi­dad de la Fun­da­ción Ma­dri­na, en la ca­te­dral

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.