«El cur­si­llo de no­vios nos cam­bió»

▼ No­vios y ma­tri­mo­nios se dan ci­ta es­te do­min­go en la ca­te­dral de la Al­mu­de­na pa­ra la fiesta de la Sa­gra­da Fa­mi­lia

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Madrid - Juan Luis Váz­quez Díaz-Ma­yor­do­mo

Al­ber­to y Ta­ma­ra se ca­san el 29 de ju­nio, y es­te do­min­go par­ti­ci­pan en la ben­di­ción es­pe­cial a los no­vios que va a te­ner lu­gar du­ran­te la fiesta de la Sa­gra­da Fa­mi­lia que aco­ge la ca­te­dral de la Al­mu­de­na. Pa­ra ellos va a ser una ce­le­bra­ción es­pe­cial por­que tie­nen muy re­cien­te el cur­si­llo pre­ma­tri­mo­nial, que ha da­do a su re­la­ción una di­rec­ción nue­va.

«Hi­ci­mos un cur­si­llo de una se­ma­na lar­ga, en la mis­ma pa­rro­quia don­de fui bau­ti­za­do», di­ce Al­ber­to. Pa­ra ellos, el cur­si­llo aca­bó sien­do al­go más que un trá­mi­te pa­ra con­se­guir el cer­ti­fi­ca­do: «Fue una sor­pre­sa, nos di­je­ron co­sas que ya sa­be­mos, y con­se­jos que nos ayu­dan por ejem­plo a re­sol­ver nues­tros en­fa­dos».

El do­min­go en la ca­te­dral po­drán re­ci­bir la ben­di­ción del ar­zo­bis­po y así po­ner­se de nue­vo a ti­ro del Se­ñor: «No­so­tros ve­nía­mos de una edu­ca­ción cris­tia­na des­de pe­que­ños, aun­que en la ado­les­cen­cia nos ale­ja­mos un po­co. Pe­ro es al­go que que­re­mos re­to­mar aho­ra con nues­tro ma­tri­mo­nio», re­co­no­cen.

Ese gi­ro a su vi­da lo es­tán vi­vien­do des­pués de sus úl­ti­mos días de for­ma­ción: «La ver­dad es que vol­vi­mos del cur­si­llo muy sor­pren­di­dos, por­que nos ha cam­bia­do mu­cho la ima­gen que te­nía­mos de la Igle­sia. En­tra­mos pen­san­do que era muy ce­rra­da, muy de nor­ma­ti­va, pe­ro sa­li­mos con una idea muy dis­tin­ta, y que­re­mos re­cu­pe­rar la re­la­ción con la Igle­sia y con Dios».

Por es­te mo­ti­vo, «nos ha­ce mu­cha ilusión en nues­tro ca­mino re­ci­bir la ben­di­ción del car­de­nal en la Al­mu­de­na», por­que am­bos tie­nen cla­ro aho­ra que quie­ren me­ter a Dios en su vi­da en co­mún y que el día de su ma­tri­mo­nio «no nos ca­sa­re­mos dos, nos ca­sa­re­mos tres». Ade­más, su in­ten­ción es «for­mar una fa­mi­lia», y cuan­do lle­guen los ni­ños «les que­re­mos trans­mi­tir la edu­ca­ción cris­tia­na que he­mos re­ci­bi­do, en la tra­di­ción en la que he­mos si­do edu­ca­dos».

Una gran opor­tu­ni­dad

La fiesta de la Sa­gra­da Fa­mi­lia se desa­rro­lla­rá des­de es­te sá­ba­do 29 de di­ciem­bre, con una ado­ra­ción al San­tí­si­mo Sa­cra­men­to rea­li­za­da por las fa­mi­lias en la crip­ta de la ca­te­dral, de las 17:00 a las 22:00 ho­ras. El do­min­go, des­de las 8:30 has­ta el co­mien­zo de la San­ta Mi­sa, que ten­drá lu­gar a las 12:00 ho­ras, el car­de­nal Oso­ro ben­de­ci­rá a las fa­mi­lias que se acer­quen a la ca­te­dral, pa­ra lue­go con­ti­nuar des­de las 15:00 has­ta las 18:30 ho­ras. La ben­di­ción de no­vios ten­drá lu­gar tras la ce­le­bra­ción de la Eu­ca­ris­tía.

En los tur­nos de ado­ra­ción par­ti­ci­pa­rán Adria­na y Ma­rio, un ma­tri­mo­nio con 18 años de ca­sa­dos y tres hi­jos, que han vi­vi­do es­ta fiesta con an­te­rio­ri­dad en va­rias oca­sio­nes. «Pa­ra no­so­tros ha si­do una ben­di­ción ir con nues­tros hi­jos des­de que son pe­que­ños. Siem­pre he­mos ido en fa­mi­lia. Nos sen­ti­mos a gus­to y nos gus­ta ir allí a re­zar to­dos jun­tos», di­cen.

Pa­ra ellos, el ra­to de ado­ra­ción an­te el Se­ñor es «una opor­tu­ni­dad pa­ra pe­dir por nues­tra fa­mi­lia, pa­ra que es­te­mos uni­dos, pa­ra que ten­ga­mos paz en nues­tro ho­gar… Tam­bién apro­ve­cha­mos pa­ra po­ner­nos en ma­nos de Dios, con­fiar­le nues­tras in­quie­tu­des, y dar­le gra­cias por es­tar con no­so­tros».

Pa­ra Adria­na y Ma­rio, «ir a re­zar en fa­mi­lia no tie­ne pre­cio, y gra­cias a en­cuen­tros co­mo es­te he­mos ido vien­do có­mo nues­tros hi­jos han ido ma­du­ran­do y apren­dien­do a con­fiar en Dios. Es al­go na­tu­ral que ha­ce­mos en ca­sa: le pe­di­mos a Dios orien­ta­ción pa­ra sa­ber qué de­be­mos ha­cer, le pre­gun­ta­mos qué quie­re pa­ra no­so­tros…», una ex­pe­rien­cia que com­par­ten con otras fa­mi­lias con las que han re­co­rri­do es­te ca­mino de fe, del Mo­vi­mien­to Fa­mi­liar Cris­tiano, las Fa­mi­lias In­ven­ci­bles o del Pro­yec­to Amor Con­yu­gal: «Nos une el Se­ñor, la ora­ción, la Eu­ca­ris­tía, la ado­ra­ción. Pe­ro si te apar­tas de es­te en­torno de Igle­sia, es tris­te por­que hay mu­chas se­pa­ra­cio­nes, mu­cho do­lor, mu­chos chi­cos des­orien­ta­dos, que se que­dan so­los… Nues­tros hi­jos lo co­men­tan en ca­sa, ven en el co­le que no to­das las fa­mi­lias es­tán tan bien. El mun­do ti­ra muy fuer­te. A no­so­tros nos to­ca ani­mar e in­ten­tar ser tes­ti­mo­nio de que sí es po­si­ble que una fa­mi­lia y un ma­tri­mo­nio fun­cio­nen, que se pue­den su­pe­rar los pro­ble­mas de cual­quier ín­do­le. Nos to­ca con­ta­giar a otras fa­mi­lias lo que vi­vi­mos, que con Dios po­de­mos to­do, que en la fa­mi­lia pue­des dis­fru­tar, que te pue­des en­tre­gar por en­te­ro a las per­so­nas que tie­nes al­re­de­dor».

Ar­chi­ma­drid / Jo­sé Luis Bo­na­ño

El car­de­nal Oso­ro con Adria­na, Ma­rio y sus hi­jos, du­ran­te la fiesta de la Sa­gra­da Fa­mi­lia del año pa­sa­do

Al­ber­to Cas­ti­lla Sanz

Al­ber­to y Mar­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.