Pe­re­gri­nos con­fia­dos de la Luz

Car­ta semanal del car­de­nal ar­zo­bis­po de Ma­drid ▼ Ma­drid aco­ge es­tos días el En­cuen­tro Eu­ro­peo de Jó­ve­nes or­ga­ni­za­do por la Co­mu­ni­dad de Tai­zé. Dios mis­mo ini­cia en Je­sús la cul­tu­ra del en­cuen­tro: Él eli­mi­nó dis­tan­cias y se hi­zo cer­cano a los hom­bres de to

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Fe Y Vida - +Car­los Card. Oso­ro Ar­zo­bis­po de Ma­drid

Hay una úni­ca Luz que eli­mi­na to­da som­bra. Y esa Luz tie­ne un nom­bre y tie­ne un ros­tro: Je­sús, el Hi­jo de Dios, en­gen­dra­do por obra del Es­pí­ri­tu San­to y na­ci­do de la Vir­gen Ma­ría en Be­lén de Ju­dá. No hay otra Luz que ilu­mi­ne más y me­jor. ¡Qué pa­sión por no­so­tros, los hom­bres, ma­ni­fies­ta Dios! Des­cien­de has­ta un es­ta­blo pa­ra que to­dos lo po­da­mos ver y to­car, en­con­trar­lo, abra­zar­lo, y que su amor, su bon­dad y su en­tre­ga nos al­can­cen, pa­ra que po­da­mos dar lo mis­mo que Él nos ha da­do.

Ma­drid aco­ge es­tos días el En­cuen­tro Eu­ro­peo de Jó­ve­nes or­ga­ni­za­do por la Co­mu­ni­dad de Tai­zé. A tra­vés de la ora­ción, el si­len­cio y di­ver­sos ta­lle­res, jó­ve­nes de to­da Eu­ro­pa van a rea­li­zar una pe­re­gri­na­ción de con­fian­za. Se­gu­ro que es­te en­cuen­tro nos per­mi­te pro­fun­di­zar más y más en la ne­ce­si­dad de con­tem­plar a Je­su­cris­to, el Hi­jo de Dios, Dios mis­mo, Dios de Dios, que se hi­zo Hom­bre. Mi­ra có­mo Dios se ha­ce pe­que­ño. Con­tem­pla có­mo pue­de ha­cer­se tan pe­que­ño, que pue­de ir y ve­nir a nues­tro en­cuen­tro, pues Él no ha que­ri­do es­tar en la dis­tan­cia, sino en la cer­ca­nía to­tal a los hom­bres, por y pa­ra eso se hi­zo Hom­bre. Y lo ha­ce co­mo un ni­ño pe­que­ño, de tal ma­ne­ra que po­da­mos amar­lo, co­ger­lo, abra­zar­lo.

En es­te mo­men­to de la his­to­ria, la hu­ma­ni­dad en­te­ra bus­ca luz. Aquí po­de­mos ins­cri­bir nues­tra pe­re­gri­na­ción de con­fian­za. Los des­en­cuen­tros sa­be­mos a dón­de nos lle­van. Dios mis­mo ini­cia en Je­sús la cul­tu­ra del en­cuen­tro: Él eli­mi­nó dis­tan­cias y se hi­zo cer­cano a los hom­bres de to­dos los tiem­pos. Ne­ce­si­ta­mos ser pro­ta­go­nis­tas uni­dos a Je­su­cris­to, que se fra­güe es­ta cul­tu­ra del en­cuen­tro y que no sea una pa­la­bra o una ex­pre­sión más de las mu­chas que de­ci­mos en nues­tra vi­da. La hu­ma­ni­dad sien­te la ne­ce­si­dad de eli­mi­nar de es­ta tie­rra los des­en­cuen­tros.

En es­ta Na­vi­dad, na­ce el de­seo de par­ti­ci­par y rea­li­zar la pe­re­gri­na­ción de con­fian­za pa­ra así sa­lir de no­so­tros mis­mos. Es­te En­cuen­tro Eu­ro­peo de Jó­ve­nes nos va a sa­car de la re­sig­na­ción, del aco­mo­da­mien­to del día a día que nos ha­ce su­frir y cen­trar­nos en no­so­tros mis­mos. En la ora­ción y el si­len­cio, en la con­ver­sa­ción abier­ta y sin­ce­ra, en la con­tem­pla­ción de reali­da­des muy di­fe­ren­tes, nos des­per­ta­re­mos, abri­re­mos la men­te y el co­ra­zón.

Abra­mos nues­tro tiem­po a Dios

En es­ta Na­vi­dad, os pro­pon­go en­trar en es­ta pe­re­gri­na­ción de con­fian­za:

1. Dos pre­mi­sas ne­ce­sa­rias: si­len­cio y es­cu­cha. Nos per­mi­ten en­trar en la ora­ción. Con el si­len­cio aca­lla­mos el ser, la ima­gi­na­ción, to­do aque­llo que pue­da es­tor­bar­nos. ¿Y sa­béis có­mo te­ne­mos que en­trar en la ora­ción? Co­mo nos en­se­ñó Je­sús: co­mo po­bres, nun­ca co­mo ri­cos. He­mos de re­co­no­cer que nues­tra má­xi­ma po­bre­za es­tá en que no sa­be­mos re­zar, pues nues­tros si­len­cios muy a me­nu­do no sa­ben es­cu­char y aco­ger y por ello no son si­len­cios vi­vi­fi­ca­do­res. Si he­mos ex­clui­do a Dios, que lle­na de sí to­do es­pa­cio, los hom­bres no po­de­mos so­por­tar el si­len­cio; en el si­len­cio sen­ti­mos el va­cío y por eso cual­quier rui­do, aun­que sea du­ro, nos pa­re­ce más agra­da­ble. Es­te hom­bre in­ca­paz de ha­cer si­len­cio, de en­trar en re­la­ción con Dios, con­vi­ve con ca­da uno de no­so­tros. Aquí ad­quie­re una im­por­tan­cia ca­pi­tal la ca­pa­ci­dad de es­cu­cha. La es­cu­cha es una pa­la­bra cla­ve en la Bi­blia. Qui­zá pa­ra po­der en­ten­der es­to ten­ga­mos que di­ri­gir nues­tra aten­ción a Ma­ría la de Be­ta­nia, a su ca­pa­ci­dad de es­cu­cha, que si­gue al Buen Sa­ma­ri­tano. No se tra­ta de una es­cu­cha pa­si­va, es es­cu­cha que ha­ce vi­brar, que in­vo­lu­cra, que me ata­ñe, que me des­cu­bre a mí tam­bién. Ten­ga­mos en cuen­ta que so­mos es­cu­cha y don y nos rea­li­za­mos en la gra­tui­dad.

2. Dos mo­men­tos im­por­tan­tes: re­co­gi­mien­to y do­lor-prue­ba. Pa­ra en­con­trar a Dios te­ne­mos que re­ti­rar nues­tras fuer­zas den­tro de no­so­tros mis­mos y con­cen­trar­nos, sus­traer­nos. Es­to es el re­co­gi­mien­to. Es ver­dad que el re­co­gi­mien­to es un se­cre­to que he­mos de al­can­zar y que hay que pe­dir. Pe­ro es ne­ce­sa­rio sus­traer­nos de tan­tas y tan va­ria­das co­sas que ha­ce­mos, y con­cen­trar­nos en lo que es esen­cial y mo­ti­va nues­tra exis­ten­cia. Y el se­gun­do mo­men­to es lo que lla­mo do­lor-prue­ba; an­te tan­tas y va­ria­das cir­cuns­tan­cias po­de­mos per­der la se­re­ni­dad y es ne­ce­sa­rio pre­gun­tar­se una y otra vez: «¿Quién eres tú, Se­ñor?». Y sa­ber es­cu­char la res­pues­ta: «Yo soy aquel que nun­ca te aban­do­na­rá. Yo te pro­te­ge­ré adon­de­quie­ra que va­yas».

3. Asu­ma­mos las ca­rac­te­rís­ti­cas de la ora­ción cris­tia­na des­cri­tas en el pa­dre­nues­tro. La lla­ma­mos cris­tia­na por­que par­te de Je­su­cris­to. En ella bus­ca­mos ver y cum­plir la vo­lun­tad de Dios. Re­za­mos pa­ra cum­plir su vo­lun­tad, pa­ra po­ner­nos y en­tre­gar­nos en sus ma­nos con con­fian­za y con su amor. Cuan­do pe­di­mos que ven­ga su Reino, ex­pre­sa­mos el an­he­lo por un reino de jus­ti­cia, de fra­ter­ni­dad, de de­rro­ta de la muer­te…. Es­cu­char a Dios sig­ni­fi­ca en con­cre­to es­cu­char su Pa­la­bra. Me per­mi­to ani­ma­ros a uti­li­zar el mé­to­do pa­trís­ti­co de la lec­tio di­vi­na, que tie­ne tres pel­da­ños: lec­tio, me­di­ta­tio (con la men­te y el co­ra­zón), ora­tio o con­tem­pla­tio (rea­li­za­da en es­pí­ri­tu y ver­dad, cu­yo cen­tro de re­fe­ren­cia es la per­so­na de Je­sús).

Des­de es­ta reali­dad, Dios con no­so­tros, la Na­vi­dad se con­vier­te en la fiesta de los re­ga­los pa­ra imi­tar a Dios que se ha da­do a sí mis­mo y que por no­so­tros asu­me el tiem­po. ¡De­je­mos que es­ta ver­dad ha­ga me­lla en nues­tro co­ra­zón, nues­tra al­ma y nues­tra men­te! Abra­mos sin nin­gún mie­do nues­tro tiem­po a Dios, pues es es­te con­te­ni­do el que ha de te­ner la pe­re­gri­na­ción de con­fian­za.

Da­vid Ash Pho­to­graphy

Una chi­ca, en ora­ción, du­ran­te el En­cuen­tro Eu­ro­peo de Jó­ve­nes de Tai­zé, en Bir­ming­ham

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.