Un Pa­pa que tie­ne pri­sa por co­mu­ni­car a Dios

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Cultura - Juan Luis Váz­quez Día­zMa­yor­do­mo

Do­mi­ni­que Wol­ton, un in­te­le­cu­tal fran­cés ag­nós­ti­co, mar­có un hi­to ha­ce 30 años al pu­bli­car un li­bro-en­tre­vis­ta con el en­ton­ces car­de­nal ar­zo­bis­po de Pa­rís, Jean-Ma­rie Lus­ti­ger. En 2018 se pu­bli­có en es­pa­ñol Po­lí­ti­ca y so­cie­dad,

un li­bro de en­tre­vis­tas con el Pa­pa Fran­cis­co, cen­tra­do en cues­tio­nes po­lí­ti­cas y so­cia­les, y tam­bién en el –a su jui­cio– «des­con­cer­tan­te» mo­do de co­mu­ni­car del Pon­tí­fi­ce. Es­te es pre­ci­sa­men­te uno de los as­pec­tos que ana­li­za el fi­ló­so­fo ita­liano Mas­si­mo Borg­he­si, ami­go del Pa­pa Be­ne­dic­to, que ha­ce unas se­ma­nas vi­si­ta­ba Es­pa­ña pa­ra pre­sen­tar Jor­ge Ma­rio Ber­go­glio. Una bio­gra­fía in­te­lec­tual.

Am­bos li­bros han si­do pu­bli­ca­dos en Edi­cio­nes En­cuen­tro

Es fá­cil co­no­cer el pen­sa­mien­to del Pa­pa Fran­cis­co por­que ha­bla con mu­cha cla­ri­dad en la Mi­sa de San­ta Mar­ta, con­ce­de mu­chas en­tre­vis­tas, gra­ba mu­chos ví­deos… ¿Es­to jue­ga a fa­vor o en con­tra su­ya? ¿Le ha­ce más com­pren­si­ble o por el con­tra­rio más pro­cli­ve a ser ma­lin­ter­pre­ta­do?

En las ho­mi­lías de San ta Mar­ta sus crí­ti­cos no le es­cu­chan nun­ca. Si lo hi­cie­ran, se­gu­ra­men­te se­rían me­nos crí­ti­cos. Hay gen­te que cree que un Pa­pa que ha­bla con es­ta sim­pli­ci­dad es un Pa­pa po­co pro­fun­do, in­te­lec­tual­men­te po­co for­ma­do. Es­tá­ba­mos ha­bi­tua­dos al len­gua­je de Be­ne­dic­to XVI, que cuan­do ha­bla­ba tam­bién po­día ser muy sen­ci­llo. Los crí­ti­cos les com­pa­ran y di­cen que Be­ne­dic­to es un Pa­pa cul­to e in­te­lec­tual, y Fran­cis­co sim­ple­men­te un pá­rro­co.

«El Pa­pa pro­po­ne un cris­tia­nis­mo nor­mal.

Quie­re lle­var el cris­tia­nis­mo a una con­di­ción de nor­ma­li­dad»

Yo de­mues­tro que, den­tro del len­gua­je sen­ci­llo de Fran­cis­co, hay una for­ma­ción só­li­da y pro­fun­da, in­te­lec­tual­men­te vi­go­ro­sa y ri­ca. El he­cho de que el Pa­pa ha­ble con sen­ci­llez no quie­re de­cir que su pen­sa­mien­to sea sim­ple; al con­tra­rio, es un pen­sa­mien­to com­ple­jo. Pe­ro su elec­ción de ser sen­ci­llo es una elec­ción evan­gé­li­ca.

¿En­ton­ces por qué le acu­san de ser po­co pro­fun­do?

Hay un pre­jui­cio. Y Ber­go­glio tam­po­co ha des­ve­la­do cuá­les son sus maes­tros in­te­lec­tua­les. Él no quie­re dar una ima­gen in­te­lec­tual de sí mis­mo, pre­fie­re dar la ima­gen de un cris­tiano nor­mal. Las crí­ti­cas que se le ha­cen al Pa­pa mues­tran una fal­ta de in­ves­ti­ga­ción so­bre su for­ma­ción. Hay gen­te que pien­sa que lo que no es eu­ro­peo es po­co pro­fun­do e in­tere­san­te, y es­to no es ver­dad. El Pa­pa es je­sui­ta, y los je­sui­tas tie­nen una for­ma­ción in­ter­na­cio­nal. Los maes­tros de Ber­go­glio no son so­lo in­te­lec­tua­les de Amé­ri­ca La­ti­na, son so­bre to­do je­sui­tas eu­ro­peos y au­to­res co­mo Hen­ri de Lu­bac, en pri­mer lu­gar, y des­pués Gas­ton Fes­sard o Mi­chel de Cer­teau. Son au­to­res que han con­for­ma­do la es­pi­ri­tua­li­dad y el pen­sa­mien­to de Ber­go­glio.

Ve­nía­mos de dos pon­ti­fi­ca­dos en los que cual­quier de­cla­ra­ción del Pa­pa se am­pli­fi­ca­ba, se dis­tor­sio­na­ba y se pres­ta­ba a con­tro­ver­sia. ¿Es­to ha des­apa­re­ci­do con Fran­cis­co? ¿Es un Pa­pa más asi­mi­la­do por el sis­te­ma me­diá­ti­co?

Es­ta era la acu­sa­ción que se le ha­cía a Juan Pa­blo II, una acu­sa­ción a una per­so­na con un gran ca­ris­ma. To­do lo que tie­ne ca­ris­ma es me­diá­ti­co. Pe­ro es evi­den­te que Fran­cis­co no es­tá sien­do asi­mi­la­do por los me­dios, sino que sus ges­tos in­te­rro­gan a los me­dios. Por ejem­plo, en la jor­na­da de­di­ca­da a los di­fun­tos, fue al ce­men­te­rio de Tri­go­ria, don­de hay una par­te de­di­ca­da a los ni­ños no na­ci­dos. El Pa­pa no di­jo na­da, no ha­bló con­tra el abor­to, pe­ro lle­vó flo­res a las tum­bas de es­tos ni­ños, y per­ma­ne­ció en un si­len­cio ab­so­lu­to. Des­de el pun­to de vis­ta me­diá­ti­co, era un efec­to úni­co. Sus ges­tos, siem­pre ori­gi­na­les, ha­cen que los me­dios o se sien­tan alu­di­dos o de­ci­dan ig­no­rar­los. El te­le­dia­rio en Ita­lia cen­su­ró es­tas imá­ge­nes del Pa­pa en el ce­men­te­rio.

El Pa­pa tie­ne ca­pa­ci­dad me­diá­ti­ca, pe­ro no es un hom­bre de es­pec­tácu­lo, por­que él pro­po­ne un cris­tia­nis­mo nor­mal. Él quie­re lle­var el cris­tia­nis­mo a una con­di­ción de nor­ma­li­dad. Por eso cri­ti­ca tan­to el cle­ri­ca­lis­mo, por­que es­te fe­nó­meno co­lo­ca a sa­cer­do­tes y obis­pos en un plano de su­pe­rio­ri­dad res­pec­to a los lai­cos. Es­to no es cris­tiano. Y por eso el Pa­pa quie­re dar una ima­gen del pa­pa­do co­mo al­go nor­mal.

¿Qué au­to­res han in­flui­do en el Pa­pa Fran­cis­co?

So­bre to­do los fran­ce­ses que he men­cio­na­do an­te­rior­men­te. Ve la Igle­sia co­mo coin­ci­den­cia de los opues­tos. El Pa­pa tie­ne una vi­sión di­ná­mi­ca y en ten­sión de la vi­da cris­tia­na. Por­que la vi­da cris­tia­na es una po­la­ri­dad en­tre la gra­cia y la li­ber­tad, en­tre Dios y el hom­bre, en­tre lo in­fi­ni­ta­men­te gran­de y lo in­fi­ni­ta­men­te pe­que­ño, en­tre lo uni­ver­sal y lo par­ti­cu­lar… La vi­da es una po­la­ri­dad. Él tie­ne un pen­sa­mien­to que tien­de a unir aque­llos po­los que es­tán opues­tos. Es­to ge­ne­ra una pers­pec­ti­va de paz pa­ra la Igle­sia y pa­ra la his­to­ria, por­que la vi­da cris­tia­na no es uni­for­mi­dad.

¿Cuál es su re­la­ción con los lla­ma­dos au­to­res del di­sen­so?

Ellos no tie­nen in­fluen­cia so­bre su pen­sa­mien­to. Es­to es una le­yen­da. Él no ha si­do for­ma­do en la teo­lo­gía del di­sen­so. Se ha for­ma­do con los au­to­res del Con­ci­lio Va­ti­cano II. In­clu­so la teo­lo­gía del pue­blo pre­sen­te en Ar­gen­ti­na aban­do­nó la teo­lo­gía de la li­be­ra­ción pre­sen­te en Amé­ri­ca La­ti­na. El Pa­pa re­fu­ta el mar­xis­mo y re­fu­ta la vio­len­cia, pa­ra ha­cer una elec­ción pre­fe­ren­cial por los po­bres, y la li­ga a la idea del pue­blo cre­yen­te y fiel, co­mo lu­gar teo­ló­gi­co de la jus­ti­cia. El que acu­sa a Ber­go­glio de mar­xis­ta no ha­ce más que re­fle­jar su mio­pía y su ig­no­ran­cia, y cues­tio­na la mis­ma doc­tri­na so­cial de la Igle­sia.

Ha da­do mues­tras de sa­ber su­pe­rar di­fe­ren­cias pa­ra po­der en­con­trar­nos en lo per­so­nal…

Ber­go­glio es muy abier­to en el diá­lo­go per­so­nal y en las re­la­cio­nes, y es cons­cien­te de que en otras per­so­nas hay tam­bién in­tui­cio­nes de ver­dad. El tiem­po ha­ce emer­ger la ver­dad y el error.

¿Qué es­fuer­zo de pen­sa­mien­to y de co­ra­zón nos obli­ga a ha­cer el Pa­pa en al­gu­nos de su pro­nun­cia­mien­tos? Pien­so por ejem­plo en al­gu­nas par­tes de Amo­ris lae­ti­tia. ¿Ha­cia dón­de nos quie­re lle­var el Pa­pa?

El es­fuer­zo que pi­de de no­so­tros es co­lo­car­nos en un óp­ti­ca de mi­sión. No se en­tien­de al Pa­pa sin es­ta vi­sión de acer­car­se a los pa­ga­nos de nues­tro tiem­po. En el mun­do hay mu­chos que no co­no­cen na­da de nues­tra fe. Cuan­do la Igle­sia se vuel­ve ha­cia ellos lo ha­ce con el len­gua­je del tes­ti­mo­nio y de la mi­se­ri­cor­dia. Es­te es el len­gua­je que me­jor en­tien­de el hom­bre con­tem­po­rá­neo. Es­ta es la pro­vo­ca­ción de Fran­cis­co, que pre­fie­re una Igle­sia hos­pi­tal de cam­pa­ña an­tes que una Igle­sia de pu­ros y per­fec­tos. A ve­ces se ha pre­sen­ta­do a la Igle­sia co­mo pu­ra y per­fec­ta fren­te a un mun­do im­pu­ro e im­per­fec­to, y re­sul­ta que aho­ra más que nun­ca la ve­mos co­mo im­pu­ra e im­per­fec­ta. Una Igle­sia que se en­cie­rra en sí mis­ma se ha­ce im­pu­ra. Y so­lo se ha­ce pu­ra cuan­do se do­na al mun­do, cuan­do se ha­ce mi­sio­ne­ra.

A.Saiz/AVAN

Mas­si­mo Borg­he­si, en la Fa­cul­tad de Teo­lo­gía San Vicente Ferrer de Va­len­cia el 22 de no­viem­bre

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.