«Fran­cis­co es Evan­ge­lio en­car­na­do en el en­cuen­tro»

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Cultura - Jo­sé Ma­ría Ba­lles­ter Es­qui­vias

«La idea del li­bro fue mía, el Pa­pa no pi­dió na­da». Wol­ton, cu­yos tra­ba­jos en co­mu­ni­ca­ción con­tem­po­rá­nea son un re­fe­ren­te a ni­vel mundial, lle­va­ba tiem­po in­tere­sa­do en la for­ma es­pon­tá­nea y di­rec­ta que tie­ne Fran­cis­co de trans­mi­tir su men­sa­je. «Pre­pa­ran­do un tra­ba­jo, con­ce­bí el plan del li­bro, que en­vié al Va­ti­cano, jun­to a mi cu­rrí­cu­lum y una car­ta de mo­ti­va­ción». En Ro­ma no co­no­cía a na­die. Mes y me­dio des­pués, re­ci­bió un correo elec­tró­ni­co de la Ca­sa Pon­ti­fi­cia: «El Pa­pa le re­ci­be tal día a tal ho­ra». Fe­liz a la par que preo­cu­pa­do, acu­dió a Ro­ma, cre­yen­do que Fran­cis­co so­lo que­ría man­te­ner una char­la con él.

Has­ta que el tra­duc­tor le su­gi­rió em­pe­zar la tan­da de en­tre­vis­tas.

No te­nía gra­ba­do­ra ni ha­bía es­bo­za­do las pre­gun­tas. So­lo sa­bía que una au­dien­cia du­ra­ba vein­te mi­nu­tos. Es­tu­ve ho­ra y me­dia. To­do trans­cu­rrió muy bien. Pe­ro no me pre­ci­só el nú­me­ro de en­tre­vis­tas que íba­mos a ce­le­brar ni los te­mas que íba­mos a abor­dar. Por fin, du­ran­te la cuar­ta o quin­ta en­tre­vis­ta, le pre­gun­té si es­ta­ba de acuer­do con el prin­ci­pio del li­bro.

¿Qué con­tes­tó?

Que por su­pues­to. Le pre­gun­té si ha­cía fal­ta que le en­via­ra las pre­gun­tas pre­via­men­te. Res­pues­ta: «Há­ga­lo si quie­re, pe­ro no las pien­so leer». Una con­fian­za ex­cep­cio­nal pa­ra un ag­nós­ti­co co­mo yo.

¿Por qué el Pa­pa acep­tó con­ver­sar con un in­te­lec­tual lai­co y fran­cés?

Por­que creo que el Pa­pa es­tá al­go as­fi­xia­do por los ca­na­les ofi­cia­les de la Igle­sia. Un car­de­nal me di­jo que yo ha­bía ga­na­do –las pe­ti­cio­nes de en­tre­vis­ta con el Pa­pa abun­dan– por­que mi li­bro es­ta­ba cen­tra­do

en la po­lí­ti­ca. Ha­ce 30 años, cuan­do es­cri­bí el li­bro con el car­de­nal Lus­ti­ger, tu­ve que ha­cer un es­tu­dio ex­haus­ti­vo de los Evan­ge­lios, de la doc­tri­na y de la his­to­ria de la Igle­sia. Es­ta vez so­lo me cen­tré en lo que me in­tere­sa: la co­mu­ni­ca­ción po­lí­ti­ca mundial.

¿Có­mo lo­gró in­tere­sar al Pa­pa?

Es­toy se­gu­ro de que le fas­ci­nan los in­te­lec­tua­les fran­ce­ses: son unos pel­ma­zos, pe­ro ha­blan bien. Por otra par­te, mi tra­ba­jo ve­nía bien ama­rra­do, mi tra­yec­to­ria me ava­la. Es­to úl­ti­mo fue una de las dos con­di­cio­nes.

¿Cuál fue la otra?

Igual fue mi sen­ti­do del hu­mor. Le ad­mi­ro, pe­ro no siem­pre soy res­pe­tuo­so. Asi­mis­mo, me gus­ta la gen­te que sa­be dis­tan­ciar­se de su car­go. La sen­ci­llez de es­te hom­bre me im­pac­tó.

¿No afec­ta tan­ta sen­ci­llez a las exi­gen­cias de la re­pre­sen­ta­ción sim­bó­li­ca?

El Pa­pa tie­ne un de­fec­to: es­tá tan in­mer­so en la co­mu­ni­ca­ción que no se da cuen­ta

que es­tá sien­do des­pe­da­za­do por edi­to­res y pe­rio­dis­tas. Le di­je que la co­mu­ni­ca­ción le es­ta­ba con­fun­dien­do y que de­bía guar­dar al­go más de dis­tan­cia sim­bó­li­ca, so­bre to­do sien­do tan po­pu­lar. Si­go cre­yen­do que es un error.

Al­gu­nos le re­pro­chan que ha­bla de­ma­sia­do.

Pro­ba­ble­men­te. Pe­ro se en­tien­de: tie­ne 81 años y tie­ne pri­sa. El Pa­pa ha si­do muy dis­ci­pli­na­do du­ran­te seis dé­ca­das. Es­toy se­gu­ro de que se di­ce a sí mis­mo: o ha­blo aho­ra o ya no ha­bla­ré nun­ca. No lo sé con se­gu­ri­dad, pe­ro creo que es me­nos con­for­mis­ta aho­ra que ha­ce 30 años. Es­tá más vi­vo e in­dig­na­do. Des­de su ata­la­ya, ob­ser­va to­das las in­jus­ti­cas y de­sigual­da­des, lo que po­ten­cia su in­dig­na­ción. Es­tá más po­li­ti­za­do aho­ra que an­tes. No le gus­tan los po­de­ro­sos.

¿En qué sen­ti­do?

No tie­ne na­da con­tra ellos, pe­ro no le gus­ta que no asu­man sus res­pon­sa­bi­li­da­des.

¿Qué par­te de mis­te­rio y de dis­tan­cia ha de con­ser­var

su men­sa­je –con su car­ga de au­to­ri­dad mo­ral y po­lí­ti­ca– en un mun­do en el que la in­for­ma­ción cir­cu­la a una ve­lo­ci­dad ver­ti­gi­no­sa?

No lo sé, pe­ro sí exis­te el ries­go de que al ca­bo del tiem­po, sus enemi­gos apro­ve­cha­ran un ex­ce­so de pa­la­bra. Me per­mi­tí de­cir­le que era tan sen­ci­llo y com­pren­si­ble, que una cier­ta do­sis de mis­te­rio es ne­ce­sa­ria. El po­der, ya sea el re­li­gio­so, el eco­nó­mi­co, el po­lí­ti­co o el mi­li­tar, pre­ci­sa de al­go de mis­te­rio.

Del mis­te­rio a la fe: ¿có­mo de­fi­ni­ría la fe del Pa­pa?

Es muy ra­zo­na­da, es una fe dia­ria, el Pa­pa es muy fran­cis­cano en su com­por­ta­mien­to. No ne­ce­si­ta sím­bo­los; es el Evan­ge­lio en­car­na­do en el en­cuen­tro: siem­pre va ha­cia el otro. Es una fe de con­tac­to.

«Es­toy se­gu­ro de que el Pa­pa se di­ce a sí mis­mo: o ha­blo aho­ra, o no ha­blo nun­ca»

ABC

El Pa­pa jun­to Do­mi­ni­que Wol­ton, du­ran­te un en­cuen­tro en el Va­ti­cano, el 25 de fe­bre­ro de 2017

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.