Fi­de­li­dad y fe­li­ci­dad

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Cultura - Ma­nuel Ca­sa­do Ve­lar­de ICS, Uni­ver­si­dad de Na­va­rra

En los úl­ti­mos me­ses han ce­le­bra­do aniver­sa­rios re­don­dos de bo­da va­rios ma­tri­mo­nios ami­gos: bo­das de oro, de dia­man­te... Son aniver­sa­rios go­zo­sos en unos tiem­pos co­mo los que co­rren, en los que lo que se ce­le­bra es jus­to lo con­tra­rio: lo cam­bian­te, lo pro­vi­sio­nal… No hay hoy va­lor peor mal­tra­ta­do que la fi­de­li­dad.

La fi­de­li­dad se aso­cia con mo­no­to­nía, con iner­cia, con re­pe­ti­ción. Evo­ca al­go au­to­má­ti­co, ma­qui­nal. Pe­ro la fi­de­li­dad, pa­ra que me­rez­ca ese nom­bre, no es fru­to de la apa­tía o la in­do­len­cia, sino de al­go pro­fun­do: del res­pe­to a uno mis­mo y a los de­más, del va­lor de la pa­la­bra da­da. Man­te­ner­se fiel a un com­pro­mi­so sig­ni­fi­ca ac­tua­li­zar ca­da día lo que nos lle­vó a com­pro­me­ter­nos. En el ca­so de los ma­tri­mo­nios, vol­ver, por así de­cir, a ser no­vios ca­da día. «El amor ni can­sa ni se can­sa» (san Juan de la Cruz).

Es cier­to que la so­cie­dad de hoy es­tá mar­ca­da por la in­cer­ti­dum­bre y la ines­ta­bi­li­dad. El em­pleo de por vi­da ya no exis­te; la eco­no­mía glo­bal nos tie­ne ha­bi­tua­dos a pre­sen­ciar gran­des con­mo­cio­nes en los mer­ca­dos... To­do ello ha­ce más di­fí­cil cons­truir un re­la­to vi­tal cohe­ren­te y más o me­nos pre­de­ci­ble. Hay de­ci­sio­nes vi­ta­les, co­mo el com­pro­mi­so ma­tri­mo­nial, que se re­tra­san por mie­do a un fu­tu­ro in­cier­to. La me­dia de edad en que se ca­sa la gen­te ha subido ha­ce tiem­po de los 30 y se apro­xi­ma en los va­ro­nes a los 40. To­do pa­re­ce cons­pi­rar con­tra la es­ta­bi­li­dad, la per­ma­nen­cia, la fi­de­li­dad.

Por otra par­te, vi­vi­mos in­mer­sos en la cul­tu­ra de la sos­pe­cha. Se sos­pe­cha por sis­te­ma de las gran­des pa­la­bras: amor, fa­mi­lia, en­tre­ga... Se pien­sa que se tra­ta, co­mo mí­ni­mo, de ma­len­ten­di­dos.

Fal­tan, pues, apo­yos cul­tu­ra­les que sir­van de ro­dri­go­nes de com­pro­mi­sos es­ta­bles, de pla­nes de por vi­da, de fi­de­li­dad in­con­di­cio­na­da. Ne­ce­si­ta­mos re­cu­pe­rar el sen­ti­do glo­bal de la vi­da: sa­ber que una vi­da ple­na, lo­gra­da, es al­go dis­tin­to de una vi­da me­ra­men­te de­co­ra­da de éxi­tos o de pla­ce­res mi­núscu­los y pa­sa­je­ros. «El se­cre­to de la exis­ten­cia hu­ma­na con­sis­te en sa­ber pa­ra qué se vi­ve» (Dos­toievs­ki). Es de­cir, te­ner cla­ra con­cien­cia del sen­ti­do de la pro­pia vi­da, de lo que la ha­ce dig­na de ser vi­vi­da con ilusión ca­da día.

La pro­xi­mi­dad en­tre fi­de­li­dad y fe­li­ci­dad no se queda en la me­ra se­me­jan­za for­mal. Hay al­go en el con­te­ni­do de es­tas dos pa­la­bras que las em­pa­ren­ta, y que qui­zá sea más fá­cil ex­pe­ri­men­tar­lo (la fe­li­ci­dad de ser fiel) que de­fi­nir­lo o ex­pre­sar­lo. Di­cho con pa­la­bras del Pa­pa Fran­cis­co: la fi­de­li­dad «nos pro­te­ge de la au­to­des­truc­ción».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.