Por mi gran­dí­si­ma cul­pa

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Cultura - Isi­dro Ca­te­la

No es fre­cuen­te en­con­trar re­tra­tos au­dio­vi­sua­les de sa­cer­do­tes rea­li­za­dos con tra­zo fino. Aun­que so­lo fue­ra por eso, Bro­ken me­re­ce la pe­na. Se tra­ta de una mi­ni­se­rie bri­tá­ni­ca, de seis epi­so­dios, que po­de­mos dis­fru­tar (o su­frir) en Mo­vis­tar. Su­frir, por­que no es un re­la­to pa­ra to­dos los es­tó­ma­gos. Con el pa­dre Mi­chael Ke­rri­gan co­lo­ca­do en el cen­tro co­mo dis­cul­pa, la se­rie es en reali­dad un re­la­to du­rí­si­mo de la cri­sis que azo­ta to­da­vía en 2017 a una ciu­dad sin nom­bre (po­dría ser cual­quier lu­gar, lo que im­por­tan son los ros­tros y los nom­bres). Ahí, en me­dio de una co­mu­ni­dad ro­ta, de un pai­sa­je so­cial de­sola­do y de unas pa­re­des des­ven­ci­ja­das, don­de so­lo Cris­to col­ga­do en la cruz pa­re­ce apun­tar ha­cia al­gún atis­bo de luz, se su­ce­den un pu­ña­do de his­to­rias os­cu­ras que el pá­rro­co tra­ta de su­tu­rar co­mo pue­de. En es­te sen­ti­do, y aun­que a la se­rie le fal­ta bue­na par­te de esa ale­gría del Evan­ge­lio tan fran­cis­ca­na, re­fle­ja muy bien la Igle­sia tien­da de cam­pa­ña, que en el con­fe­sio­na­rio, en el juz­ga­do, o en me­dio del ba­rro, se con­vier­te en la úni­ca ta­bla de sal­va­ción a la que asir­se. Bro­ken es tam­bién una se­rie so­bre la cul­pa y su ex­pia­ción. El pa­dre Mi­chael Ke­rri­gan ne­ce­si­ta re­com­po­ner los pe­da­zos de su puz­le in­te­rior. Él tam­bién ex­pe­ri­men­ta la cruz, de ma­ne­ra dra­má­ti­ca con una suer­te de flash­backs que se tor­nan par­ti­cu­lar­men­te tor­men­to­sos en los mo­men­tos de la con­sa­gra­ción. Él tam­bién ne­ce­si­ta re­di­mir­se de un pa­sa­do que al tiem­po que le rompe, le ayu­da a su­tu­rar las he­ri­das de quie­nes acu­den a la Igle­sia.

Es­tre­na­da en la pa­sa­da pri­ma­ve­ra, ha si­do una de las se­ries del año en la BBC. Sean Bean ( Jue­go de Tro­nos, El Se­ñor de los Ani­llos), bri­lla en me­dio de la os­cu­ri­dad y la mi­se­ria. Hay al­gu­nas con­ce­sio­nes, pres­cin­di­bles pa­ra lo nuclear de la tra­ma, a lo po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to, tan­to ecle­sial co­mo so­cial­men­te ha­blan­do. No des­fi­gu­ran en de­ma­sía un re­tra­to co­ral que re­cuer­da, en sus for­mas, a las his­to­rias ci­ne­ma­to­grá­fi­cas del rea­lis­mo so­cial de Ken Loach y a los óleos cla­ros­cu­ros, de pin­cel y pu­ñal, de Ca­ra­vag­gio. La cruz es así. Y Bro­ken, con sus li­mi­ta­cio­nes, tie­ne el gran mé­ri­to de apro­xi­mar­se a ella con una ca­li­dad muy por en­ci­ma de la me­dia. Pue­de que, tras ver­la, ter­mi­nen ex­haus­tos. Es lo que tie­ne atre­ver­se a ser ci­re­neos en los tiem­pos que co­rren. Ma­drid.

Mo­vis­tar

Ima­gen de la se­rie Bro­ken

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.