Un regalo ines­pe­ra­do

▼ El En­cuen­tro Eu­ro­peo de Jó­ve­nes de Tai­zé ce­le­bra­do en Madrid ha si­do una ex­pe­rien­cia inol­vi­da­ble pa­ra más de 15.000 jó­ve­nes de to­do el mun­do. Y no so­lo ellos, las fa­mi­lias que los han aco­gi­do han po­di­do vi­vir de ma­ne­ra prác­ti­ca y con­cre­ta el don de la h

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Portada - Juan Luis Váz­quez Díaz-Ma­yor­do­mo

Los cer­ca de 15.000 jó­ve­nes eu­ro­peos par­ti­ci­pan­tes en el En­cuen­tro Eu­ro­peo de Jó­ve­nes de Madrid de­jan en Es­pa­ña un regalo ines­pe­ra­do: una ex­pe­rien­cia úni­ca de hos­pi­ta­li­dad y aco­gi­da. En par­ti­cu­lar pa­ra la propia Igle­sia, a la que han per­mi­ti­do mos­trar­se co­mo «un lu­gar de amis­tad y no so­lo co­mo una ins­ti­tu­ción mo­ral», en pa­la­bras del her­mano Alois, su­pe­rior de la Co­mu­ni­dad de Tai­zé. Queda aho­ra el re­to pa­ra la pas­to­ral or­di­na­ria de las dió­ce­sis de ofre­cer un es­pa­cio a to­dos esos jó­ve­nes se­dien­tos de es­pi­ri­tua­li­dad y fra­ter­ni­dad que en oca­sio­nes no han ter­mi­na­do de en­con­trar su si­tio en las pa­rro­quias pe­ro res­pon­den sin du­dar­lo a la lla­ma­da de Tai­zé.

Po­la­cos, ucra­nia­nos, croa­tas, fran­ce­ses, ita­lia­nos, ale­ma­nes, por­tu­gue­ses, li­tua­nos, ru­sos… Y así has­ta 15.000 jó­ve­nes de to­da Eu­ro­pa y de otros lu­ga­res del mun­do, ade­más na­tu­ral­men­te de nu­me­ro­sos es­pa­ño­les, han de­ja­do en Madrid una ale­gría dis­tin­ta de la fe­li­ci­dad pre­fa­bri­ca­da que sue­le em­bo­tar es­tas fies­tas. Lle­ga­ron en au­to­bu­ses, avio­nes y tre­nes, y du­ran­te cin­co días han da­do a las calles de Madrid la luz y el co­lor que le fal­ta­ba a es­ta Na­vi­dad. Han par­ti­ci­pa­do en el En­cuen­tro Eu­ro­peo de Jó­ve­nes que or­ga­ni­za ca­da año la Co­mu­ni­dad ecu­mé­ni­ca de Tai­zé y han de­ja­do en Madrid lo que vi­nie­ron a bus­car: la fe, la con­fian­za y la hos­pi­ta­li­dad.

Al­gu­nos de ellos han pa­sa­do tres días de via­je en­la­zan­do un au­to­bús tras otro, y du­ran­te es­tos días han su­fri­do no po­cas in­co­mo­di­da­des y unos ho­ra­rios de­vas­ta­do­res, pe­ro to­dos han po­di­do ex­pe­ri­men­tar las pa­la­bras que les di­ri­gió el her­mano Alois, el prior de Tai­zé, el pri­mer día del en­cuen­tro: «La hos­pi­ta­li­dad nos acer­ca, más allá de las di­vi­sio­nes. La hos­pi­ta­li­dad no bo­rra es­tas di­vi­sio­nes, pe­ro nos ha­ce ver­las ba­jo otra luz: nos ha­ce ca­pa­ces de es­cu­cha y de diá­lo­go».

De he­cho, el ele­men­to que ha mar­ca­do las reflexiones so­bre las que han tra­ba­ja­do es­tos días mi­les de jó­ve­nes ha si­do pre­ci­sa­men­te la hos­pi­ta­li­dad, una aportación par­ti­cu­lar de la Co­mu­ni­dad de Tai­zé al mun­do, pa­ra cons­truir «un fu­tu­ro mar­ca­do por la coope­ra­ción y no por la com­pe­ti­ción», en pa­la­bras de Alois.

El in­vi­ta­do por ex­ce­len­cia

Los pe­re­gri­nos es­ta­ban alo­ja­dos en fa­mi­lias de la ciu­dad, y co­men­za­ban ca­da ma­ña­na con una ora­ción con can­tos al es­ti­lo de Tai­zé, a la que se­guía una re­fle­xión en gru­po so­bre las pro­pues­tas de Alois.

Vi­cent BELLEC/Com­mu­nau­té de Tai­zé

Ma­ya Ba­lan­ya

Un mo­men­to de la ora­ción de la tar­de del En­cuen­tro de Tai­zé en Madrid

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.