Ora­ción sin dis­trac­cio­nes

ABC - Alfa y Omega Madrid - - En Portada - Jo­sé Ma­ría Ovie­do Va­len­cia,

Ha­ce años, des­cu­brí en una parroquia hu­mil­de de Va­lle­cas la ora­ción de Tai­zé. Des­de aquel mo­men­to no de­jé de acu­dir nin­gún vier­nes. ¿Por qué? Yo es­ta­ba acos­tum­bra­do a ora­cio­nes más in­te­lec­tua­les, pa­ra las que pa­sa­ba ho­ras bus­can­do tex­tos con los que di­ri­gir­las ha­cia es­te o aquel te­ma. De pron­to, des­cu­brí otra co­sa.

Al lle­gar, nos íba­mos co­no­cien­do mien­tras am­bien­tá­ba­mos el si­tio: una te­la, unos la­dri­llos, unos ico­nos, unas ve­las, una al­fom­bra… Des­pués, la gui­ta­rra de un cu­ra ami­go y las vo­ces de to­dos, can­tan­do de mo­do re­pe­ti­ti­vo, crea­ban un ambiente fá­cil de paz y con­fian­za. Ca­si no ha­bía tex­tos; so­lo un sal­mo y el Evan­ge­lio del do­min­go si­guien­te… Y ocu­rría el pri­mer mi­la­gro: el can­to em­pe­za­ba y ca­si in­me­dia­ta­men­te yo co­men­za­ba a re­zar.

A me­nu­do, al re­zar en­con­tra­mos una di­fi­cul­tad: la dis­trac­ción. Aquí no, por­que al no ha­ber un te­ma de re­fle­xión no ha­bía que cen­trar­se en na­da con­cre­to. Cuan­do tra­ta­mos de di­ri­gir la ora­ción ha­cia un te­ma, es­te va por un la­do y la vi­da por otro, y co­mo lo que nos im­por­ta es la vi­da… apa­re­ce la dis­trac­ción. Cuan­do de­ja­mos de di­ri­gir y de­ja­mos que la vi­da flu­ya y sea mo­ti­vo de ora­ción, am­bas se sin­cro­ni­zan y la ora­ción se con­vier­te en al­go in­me­dia­to.

Des­pués es­ta­ba la gen­te, de to­do ti­po, que acu­día a la ora­ción: per­so­nas de la parroquia, an­cia­nos, jó­ve­nes de otros lu­ga­res, y otro mi­la­gro aún ma­yor: los pobres del ba­rrio, al­gu­nos de otras con­fe­sio­nes, que des­cu­brían tam­bién un ambiente cá­li­do y agra­da­ble don­de des­can­sar su vi­da en las ma­nos de Dios, sin sen­tir­se di­ri­gi­dos ni juz­ga­dos. En aque­lla ora­ción ca­bía to­do el mun­do.

Más tar­de, aque­lla ex­pe­rien­cia me lle­vó a que­rer bus­car y descubrir las raí­ces de to­do aque­llo: Tai­zé. Un lu­gar don­de y des­de don­de he visto na­cer mu­chos sig­nos que no he visto jun­tos en otros lu­ga­res: la co­mu­nión, el ecu­me­nis­mo, la to­le­ran­cia, la con­fian­za, la ale­gría y la fe com­par­ti­da con quien no co­no­ces de na­da.

Y otro mi­la­gro: la ma­yo­ría de los jó­ve­nes y adul­tos que he lle­va­do han des­cu­bier­to lo mis­mo que yo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.