Pe­li­gros

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Madrid - Con­cha D’Ol­ha­be­rria­gue

Cual­quie­ra que en es­tos días va­ya a pie des­de Al­ca­lá a la ca­lle de los Pe­li­gros, co­mo la lla­ma­mos de for­ma abre­via­da los ma­dri­le­ños, pen­sa­rá que el nom­bre de la vía es su­ma­men­te des­crip­ti­vo. Obras de dis­tin­ta ín­do­le, que coin­ci­den en esa zo­na del Madrid cen­tral, muy pró­xi­ma a la Puer­ta del Sol, con­fi­gu­ran un la­be­rin­to de ba­rre­ras y obs­tácu­los pa­ra in­co­mo­di­dad del pa­cien­te pea­tón. No obs­tan­te, el nom­bre ca­bal de la ca­lle, es­cri­to en el azu­le­jo fir­ma­do por Ruiz de Lu­na que lle­va una ima­gen ma­ria­na, es el de Vir­gen de los Pe­li­gros, una ad­vo­ca­ción que no ha pa­sa­do, que yo se­pa, a la ono­más­ti­ca.

An­ti­gua­men­te era una ca­lle di­vi­di­da en dos tra­mos con sen­das de­no­mi­na­cio­nes: An­gos­ta y An­cha de los Pe­li­gros, pe­ro hoy so­lo queda la que re­ci­bía el ca­li­fi­ca­ti­vo de An­gos­ta, pues la otra fue re­nom­bra­da co­mo Se­vi­lla. De nue­vo, co­mo ocu­rre con Sa­cra­men­to o San­ta Ana, el to­pó­ni­mo re­me­mo­ra una ins­ti­tu­ción que ya no es­tá. En es­te ca­so se tra­ta del con­ven­to de Nues­tra Se­ño­ra de la Pie­dad de las re­li­gio­sas ber­nar­das, asen­ta­do an­ta­ño en el tra­mo que va des­de el Ca­sino a la ac­tual Pe­li­gros. Fun­da­do en Va­lle­cas en el si­glo XV por un no­ble, Al­var Gar­ci Díez de Ri­ba­de­nei­ra, con el fin de de­jar a las mujeres de su fa­mi­lia allí mien­tras él es­tu­vie­ra en la gue­rra, en el XVI lo tras­la­dan a la ubi­ca­ción an­te­di­cha, en el lí­mi­te del Madrid me­die­val, y las mon­jas son co­no­ci­das po­pu­lar­men­te co­mo las de Va­lle­cas.

En el con­ven­to de Madrid se ve­ne­ra­ba una Vir­gen re­ga­la­da por un cau­ti­vo que vol­vió de Áfri­ca a me­dia­dos del si­glo XVI. Cuen­ta la le­yen­da que a una ma­dre se le ca­yó su hi­ja al po­zo y, de­ses­pe­ra­da, im­plo­ró a la Vir­gen que la sal­va­ra de los pe­li­gros que la ace­cha­ban. La ni­ña sa­lió in­dem­ne del tran­ce y, des­de en­ton­ces, la Vir­gen fue lla­ma­da de los Pe­li­gros, nom­bre que per­du­ra en el ca­lle­je­ro, en tan­to que el con­ven­to fue des­amor­ti­za­do por Men­di­zá­bal en 1836 y de­mo­li­do pos­te­rior­men­te con el pro­pó­si­to de en­san­char la ca­lle.

En el es­pa­cio abier­to se le­van­tó un edi­fi­cio que aco­gía en su pi­so ba­jo el fa­mo­so ca­fé li­te­ra­rio y bohe­mio de For­nos, re­cor­da­do igual­men­te hoy por una pla­ca, pues tam­bién fue de­rri­ba­do.

En los años 30 del si­glo pa­sa­do se erigió la mo­nu­men­tal se­de del Ban­co Vi­ta­li­cio, con tra­za de Lluís Bo­net, en con­so­nan­cia con otras mu­chas en­ti­da­des que ins­ta­la­ron su ofi­ci­na cen­tral en lu­jo­sas cons­truc­cio­nes, en un en­torno de tea­tros y ca­fés.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.