Evan­ge­lio

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Fe y vida - Ma­teo 2, 1-12

Ha­bien­do na­ci­do Je­sús en Be­lén de Ju­dea en tiem­pos del rey He­ro­des, unos Ma­gos de Orien­te se pre­sen­ta­ron en Je­ru­sa­lén pre­gun­tan­do: «¿Dón­de es­tá el Rey de los ju­díos que ha na­ci­do? Por­que he­mos visto sa­lir su es­tre­lla y ve­ni­mos a ado­rar­lo». Al en­te­rar­se el rey He­ro­des, se so­bre­sal­tó y to­do Je­ru­sa­lén con él; con­vo­có a los su­mos sa­cer­do­tes y a los es­cri­bas del país, y les pre­gun­tó dón­de te­nía que na­cer el Me­sías. Ellos le con­tes­ta­ron: «En Be­lén de Ju­dea, por­que así lo ha es­cri­to el pro­fe­ta: “Y tú, Be­lén, tie­rra de Ju­dá, no eres ni mu­cho me­nos la úl­ti­ma de las po­bla­cio­nes de Ju­dá, pues de ti sal­drá un je­fe que pas­to­rea­rá a mi pue­blo Is­rael”». En­ton­ces He­ro­des lla­mó en se­cre­to a los Ma­gos pa­ra que le pre­ci­sa­ran el tiem­po en que ha­bía apa­re­ci­do la es­tre­lla, y los man­dó a Be­lén, di­cién­do­les: «ld y ave­ri­guad cui­da­do­sa­men­te qué hay del ni­ño y, cuan­do lo en­con­tréis, avi­sad­me, pa­ra ir yo tam­bién a ado­rar­lo». Ellos, des­pués de oír al rey, se pu­sie­ron en ca­mino y, de pron­to, la es­tre­lla que ha­bían visto sa­lir co­men­zó a guiar­los has­ta que vino a pa­rar­se en­ci­ma de don­de es­ta­ba el ni­ño. Al ver la es­tre­lla, se lle­na­ron de in­men­sa ale­gría. En­tra­ron en la ca­sa, vie­ron al ni­ño con Ma­ría, su ma­dre, y ca­yen­do de ro­di­llas lo ado­ra­ron; des­pués, abrien­do sus co­fres, le ofre­cie­ron re­ga­los: oro, in­cien­so y mi­rra. Y ha­bien­do re­ci­bi­do en sue­ños un orácu­lo, pa­ra que no vol­vie­ran a He­ro­des, se mar­cha­ron a su tie­rra por otro ca­mino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.