Un nue­vo año pa­ra sor­pren­der

Car­ta se­ma­nal del car­de­nal ar­zo­bis­po de Madrid ▼ Sor­pren­di­dos es­ta­mos por Je­sús: se acer­ca a no­so­tros pa­ra ben­de­cir­nos, ilu­mi­nar­nos y dar­nos a co­no­cer sus ca­mi­nos, esos que nos lle­van a no­so­tros y a to­dos los hombres a la vi­da, a la ver­dad.

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Fe y vida -

Al co­men­zar 2019, sin­ta­mos el go­zo de una Igle­sia que si­gue sor­pren­dien­do por­que vi­ve de la fuer­za del Es­pí­ri­tu San­to, se sien­te acom­pa­ña­da por San­ta Ma­ría Ma­dre de Dios y quie­re se­guir di­cien­do a los hombres el men­sa­je de de Je­sús en su na­ci­mien­to: «Paz a los hombres que Dios quie­re». Vol­va­mos a con­tem­plar los pri­me­ros mo­men­tos de la Igle­sia, cuan­do los após­to­les es­ta­ban reuni­dos en el Ce­nácu­lo y ex­pe­ri­men­ta­ron aquel acon­te­ci­mien­to de Pen­te­cos­tés que se reali­zó de un mo­do sor­pren­den­te. Vien­to fuer­te, lla­mas de fue­go, mie­do que des­apa­re­ce y de­ja hue­co y es­pa­cio a la va­len­tía, len­guas en las que to­dos com­pren­den el anun­cio… ¿Qué pa­sa? Sen­ci­lla­men­te que allí don­de lle­ga el Es­pí­ri­tu to­do es nue­vo, re­na­ce y se trans­fi­gu­ra. Ya des­de el ini­cio, el Es­pí­ri­tu San­to pro­du­ce sor­pre­sa y tur­ba­ción. La Igle­sia tie­ne que ha­cer­se pre­sen­te en me­dio de los hombres, en me­dio de es­ta his­to­ria y de los ca­mi­nos por los que van los hombres, sor­pren­dien­do y tur­ban­do.

La Igle­sia que na­ce en Pen­te­cos­tés, la Igle­sia fun­da­da por Je­sús, con­me­mo­ra en es­tos días el na­ci­mien­to de Je­sús en Be­lén. Y hoy el Se­ñor, en el año 2019 que aca­ba­mos de co­men­zar, si­gue sus­ci­tan­do sor­pre­sa y tur­ba­ción. Así he­mos vi­vi­do el En­cuen­tro Eu­ro­peo de Tai­zé en Madrid. Jó­ve­nes pro­ve­nien­tes de to­da Eu­ro­pa, reuni­dos pa­ra es­cu­char al Se­ñor, pa­ra rea­li­zar en­cuen­tro y es­cu­cha; pa­ra hacer si­len­cio y ora­ción; pa­ra cu­rar nues­tras di­vi­sio­nes in­ter­nas; pa­ra vi­vir la ex­pe­rien­cia de la hos­pi­ta­li­dad de los pri­me­ros cris­tia­nos; pa­ra descubrir jun­to a Dios el fu­tu­ro que Él nos da y las de­ci­sio­nes que he­mos de to­mar en nues­tra vi­da.

Pa­ra en­ten­der me­jor el año nue­vo, en­tre­mos en la hon­du­ra y pro­fun­di­dad que nos ofre­ce Je­su­cris­to: sor­pren­di­dos y tur­ba­dos co­mo los pas­to­res de Be­lén. La sor­pre­sa es la que re­ci­ben los pas­to­res y la tur­ba­ción es lo que ellos pro­vo­can en los de­más. La sor­pre­sa es ca­rac­te­rís­ti­ca de una Igle­sia que vi­ve y da vi­da, pues si la Igle­sia no sor­pren­de es sín­to­ma de en­fer­me­dad, de de­bi­li­dad. Si fue­ra así te­ne­mos que po­ner remedios. Y el re­me­dio más in­me­dia­to es po­ner­nos de­lan­te de Cris­to abier­ta­men­te. La tur­ba­ción es lo que pro­vo­can en quie­nes los ven vi­vir y ac­tuar. Qui­zá mu­chos hu­bie­sen pre­fe­ri­do que los dis­cí­pu­los de Je­sús vi­vie­sen blo­quea­dos por el mie­do o en­ce­rra­dos en sí mis­mos. Pe­ro la Igle­sia no quie­re ser un ele­men­to de­co­ra­ti­vo, no du­da en sa­lir, no du­da en en­con­trar­se con to­dos en los di­ver­sos ca­mi­nos y en las di­ver­sas si­tua­cio­nes exis­ten­cia­les.

Sor­pren­di­dos es­ta­mos por Je­sús. ¿Có­mo no can­tar a es­te Dios que en su cer­ca­nía nos ale­gra, nos da su Luz y su con­fian­za? ¿Có­mo no ale­grar­nos cuan­do Él nos da su pre­sen­cia que en­ri­que­ce nues­tras re­la­cio­nes con los de­más? ¿Có­mo no ale­grar­nos cuan­do Dios se ha acer­ca­do a no­so­tros, he­mos visto su ros­tro y nos ofre­ce su vi­da pa­ra que sor­pren­da­mos en es­te mun­do a to­dos los hombres y los ani­me­mos a vi­vir dan­do de su Luz? Ini­cie­mos el ca­mino de 2019 sor­pren­dien­do con es­tos con­te­ni­dos:

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.