Man­te­ner la ilu­sión in­fan­til

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Cultura -

Es­ta edi­ción com­ple­ta de las obras de Ali­cia (Ali­cia en el País de las Ma­ra­vi­llas, Ali­cia a tra­vés del es­pe­jo y La ca­za del snark) se en­mar­ca en la co­lec­ción de Ed­ha­sa Los li­bros del te­so­ro, lo que im­pli­ca al­go ver­da­de­ra­men­te de­li­cio­so: que las jo­yas li­te­ra­rias reuni­das ven la luz en ta­pa du­ra con las más su­ge­ren­tes ilus­tra­cio­nes, las ori­gi­na­les.

Del com­pen­dio, nos que­da­mos con la pri­me­ra (1865) y más po­pu­lar Ali­cia en el País de las Ma­ra­vi­llas, y sus ilus­tra­cio­nes de John Ten­niel, co­lo­rea­das por Fritz Kre­del. Se tra­ta de la fa­vo­ri­ta de los ni­ños, y, por el con­tra­rio, de to­das es la me­nos apre­cia­da por el lec­tor adul­to de­bi­do a que tie­ne que es­for­zar­se pa­ra em­plear ade­cua­da­men­te más la in­tui­ción que el intelecto. «¿De qué sir­ve un li­bro si no tie­ne ilus­tra­cio­nes ni diá­lo­gos?», se pre­gun­ta la ni­ña Ali­cia, sen­ta­da en el cam­po al ai­re li­bre, mien­tras ob­ser­va leer a su her­ma­na. Es el co­mien­zo de la his­to­ria, que ya en el ter­cer pá­rra­fo se abre a lo ex­tra­or­di­na­rio, cuan­do la pro­ta­go­nis­ta es­cu­cha la­men­tar­se al co­ne­ji­to blan­co de ojos ro­sa­dos que pa­sa ve­loz a su la­do: «¡Dios mío, Dios mío! ¡Qué tar­de voy a lle­gar!», y sin pen­sar­lo dos ve­ces de­ci­de co­lar­se tras él por una gran ma­dri­gue­ra ba­jo un se­to. Ese um­bral al mun­do de lo ma­ra­vi­llo­so en­tron­ca con la más ex­cel­sa tra­di­ción eu­ro­pea que en­cum­bra a Le­wis Ca­rroll en­tre sus ico­nos fun­da­cio­na­les, den­tro de una lí­nea en la que to­ma­mos a Geor­ge Ma­cDo­nald co­mo pa­dre de la fan­ta­sía mo­der­na pa­ra se­guir tan­to con la fi­gu­ra ca­rro­llia­na co­mo con las de C. S. Le­wis y J. R. R. Tol­kien.

Se­gún la más vi­va co­rrien­te in­gle­sa del non­sen­se, Le­wis Ca­rroll en­cum­bra un gran dis­cur­so de sá­ti­ra ex­tra­va­gan­te, pi­rue­tas gra­ma­ti­ca­les y se­mán­ti­cas, líos de pa­la­bras e irre­ve­ren­cias contra la rí­gi­da edu­ca­ción bur­gue­sa. In­clu­so aso­ma la ca­be­za a su pro­pio texto to­man­do la lo­ca for­ma de ese inol­vi­da­ble ga­to de Ches­hi­re (en­can­ta­do­ra teo­ría desa­rro­lla­da por el ex­per­to Jai­me Oje­da). Pe­ro el ver­da­de­ro va­lor con­tes­ta­ta­rio de es­ta obra, epi­fa­nía del su­rrea­lis­mo, ra­di­ca en su apues­ta por reivin­di­car la ilu­sión y el jue­go in­fan­til. Na­die lo di­ce me­jor que An­dré Bre­ton: «Es­ta adap­ta­ción al ab­sur­do vuel­ve a ad­mi­tir a los adul­tos en el mis­te­rio­so reino ha­bi­ta­do por los ni­ños». A su vez, y es el ma­tiz de­fi­ni­ti­vo, Ca­rroll rompe el es­que­ma vic­to­riano de la in­fan­cia in­ge­nua pa­ra pre­sen­tar a la in­ter­lo­cu­to­ra co­mo una ni­ña real, con cier­ta ca­pa­ci­dad de comprensión y jui­cio.

Men­ción es­pe­cial pa­ra el apén­di­ce, don­de ha­lla­mos la Fe­li­ci­ta­ción de Pas­cua pa­ra to­do ni­ño al que le gus­te Ali­cia, fir­ma­da por Ca­rroll en la Pas­cua de 1876: «No creo que Dios quie­ra que di­vi­da­mos la vi­da en dos mi­ta­des: po­ner un ros­tro gra­ve los do­min­gos y pen­sar que ni si­quie­ra es­tá bien men­cio­nar­le en­tre se­ma­na. ¿Crees que a Él le gus­ta ver úni­ca­men­te fi­gu­ras arro­di­lla­das y es­cu­char so­lo ple­ga­rias, y no ver brin­car tam­bién a las ove­jas a la luz del sol y es­cu­char las ale­gres vo­ces de los ni­ños mien­tras se re­vuel­can por el heno? Se­gu­ra­men­te la ri­sa inocen­te es tan dulce a Sus oí­dos co­mo la más ex­cel­sa an­tí­fo­na sur­gi­da de la me­dia luz re­li­gio­sa de al­gu­na so­lem­ne ca­te­dral».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.