Ti­rón de ore­jas del Pa­pa a los obis­pos de EE. UU.

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Portada - Andrés Bel­tra­mo Ál­va­rez

Pa­ra re­cu­pe­rar la cre­di­bi­li­dad he­cha Ji­ro­nes por el en­cu­bri­mien­to de abu­sos se­xua­les no bas­ta con po­ner en mar­cha los me­jo­res pro­to­co­los de ac­tua­ción, ad­vier­te el Pa­pa a los obis­pos de EE. UU., re­clui­dos en Chica­go en ejer­ci­cios es­pi­ri­tua­les. Mien­tras con­ti­núen las di­vi­sio­nes y las lu­chas de po­der –les di­ce–, cual­quier res­pues­ta es­tá con­de­na­da a caer «en sa­co ro­to».

El fu­tu­ro de la Igle­sia se jue­ga hoy. Pa­sa por re­cu­pe­rar la cre­di­bi­li­dad per­di­da. En Es­ta­dos Uni­dos y en otros paí­ses del mun­do, don­de ni la li­ber­tad re­li­gio­sa ni las per­se­cu­cio­nes son un pro­ble­ma. Na­cio­nes de gran tra­di­ción cris­tia­na, pe­ro que afron­tan cri­sis ecle­sia­les de mag­ni­tu­des su­per­la­ti­vas. Cri­sis des­nu­da­das por los es­cán­da­los, es­pe­cial­men­te aque­llos li­ga­dos a los abu­sos. El Pa­pa es­tá dis­pues­to a con­du­cir más allá de esa tem­pes­tad. Y ha in­di­ca­do un ca­mino in­elu­di­ble: tran­si­tar una ver­da­de­ra con­ver­sión. No es­tra­té­gi­ca ni de mar­ke­ting. De­jar atrás, de una vez por to­das, la di­vi­sión, el vic­ti­mis­mo y la mur­mu­ra­ción. So­bre to­do en­tre los obis­pos

Las in­di­ca­cio­nes que­da­ron plas­ma­das en una lar­ga y de­ta­lla­da car­ta que Fran­cis­co aca­ba de di­ri­gir a los obis­pos es­ta­dou­ni­den­ses. Al mis­mo tiem­po, una re­fle­xión des­car­na­da y una lla­ma­da a la es­pe­ran­za, des­de el más pu­ro rea­lis­mo. Pen­sa­mien­tos que par­ten de la cri­sis por los abu­sos se­xua­les, pe­ro van más allá y bus­can re­ge­ne­rar a la Igle­sia. Un ejer­ci­cio si­mi­lar al li­de­ra­do por el Pon­tí­fi­ce con los obis­pos de Chi­le, en ma­yo pa­sa­do, cuan­do fue­ron con­vo­ca­dos al Va­ti­cano pa­ra ana­li­zar la cri­sis ecle­sial en ese país sud­ame­ri­cano.

Con di­fe­ren­tes ma­ti­ces, el diag­nós­ti­co es el mis­mo. Pa­ra Jorge Ma­rio Ber­go­glio, la «cul­tu­ra de los abu­sos» for­ja­da en el seno de co­mu­ni­da­des ca­tó­li­cas en va­rias na­cio­nes tie­ne un mis­mo ori­gen: una ecle­sio­lo­gía en­fer­ma y el in­ten­to por res­ta­ble­cer el or­den des­de el vo­lun­ta­ris­mo y no des­de la ver­da­de­ra fe.

Por eso, no re­sul­ta ca­sual que el mis­mo Pon­tí­fi­ce ha­ya re­co­men­da­do a los obis­pos de Es­ta­dos Uni­dos que, al fi­nal de un año de re­ve­la­cio­nes es­ca­lo­frian­tes y es­car­nio pú­bli­co, en­tra­sen en un re­ti­ro es­pi­ri­tual. Un al­to en el ca­mino pa­ra orar y pu­ri­fi­car­se. Él mis­mo te­nía in­ten­ción de via­jar a Chica­go en la pri­me­ra se­ma­na de enero y asis­tir per­so­nal­men­te a los ejer­ci­cios. Un ges­to sin pre­ce­den­tes, que re­sul­tó im­po­si­ble por «pro­ble­mas lo­gís­ti­cos».

Car­tas, el mé­to­do pre­fe­ri­do

En cam­bio, el Pa­pa de­ci­dió re­cu­rrir al vie­jo sis­te­ma de las epís­to­las. Co­mo en tiem­pos de los pri­me­ros cris­tia­nos. Pa­re­ce el mé­to­do pre­fe­ri­do de Fran­cis­co a la ho­ra de afron­tar asun­tos de­li­ca­dos. De las sie­te pá­gi­nas de ex­ten­sión que es­cri­bió sur­gen re­fle­xio­nes ur­gen­tes pa­ra to­da la Igle­sia, vá­li­das tan­to en Amé­ri­ca co­mo en Eu­ro­pa, y, por qué no, tam­bién en Es­pa­ña.

Par­tien­do de la cri­sis de los abu­sos, des­nu­dó la reali­dad ocul­ta de un epis­co­pa­do di­vi­di­do, en­fren­ta­do, don­de la ló­gi­ca de la des­ca­li­fi­ca­ción mu­tua se en­cuen­tra arrai­ga­da y en lu­gar de la unión des­de la li­ber­tad evan­gé­li­ca, se bus­ca el triun­fo de un gru­po so­bre otro, ape­lan­do a mé­to­dos «de­mo­crá­ti­cos».

«La cre­di­bi­li­dad de la Igle­sia se ha vis­to fuer­te­men­te cuestionada y de­bi­li­ta­da por es­tos pe­ca­dos y crí­me­nes, pe­ro es­pe­cial­men­te por la vo­lun­tad de que­rer di­si­mu­lar­los y es­con­der­los, lo cual ge­ne­ró una ma­yor sen­sa­ción de in­se­gu­ri­dad, des­con­fian­za y des­pro­tec­ción en los fie­les. La ac­ti­tud de en­cu­bri­mien­to, co­mo sa­be­mos, le­jos de ayu­dar a re­sol­ver los con­flic­tos,

per­mi­tió que los mis­mos se per­pe­tua­sen e hi­rie­ran más pro­fun­da­men­te el en­tra­ma­do de re­la­cio­nes que hoy es­ta­mos lla­ma­dos a cu­rar y re­com­po­ner», pre­ci­só.

Fran­cis­co la­men­tó la «he­ri­da hon­da» que «los crí­me­nes co­me­ti­dos» de­ja­ron en los fie­les, quie­nes que­da­ron su­mi­dos en «la per­ple­ji­dad, el des­con­cier­to y la con­fu­sión». Un do­lor que en lu­gar de ha­ber pro­pi­cia­do un sano y ne­ce­sa­rio de­ba­te en­tre los obis­pos, in­clu­so con las na­tu­ra­les ten­sio­nes del ca­so, pro­vo­có «la di­vi­sión y la dis­per­sión».

Ver­da­de­ros pas­to­res

De ahí que Fran­cis­co ha­ya que­ri­do ex­hor­tar a los pas­to­res a em­pren­der el rum­bo de una «re­no­va­da y de­ci­di­da ac­ti­tud pa­ra re­sol­ver el con­flic­to», no a tra­vés de «de­cre­tos vo­lun­ta­ris­tas», «es­ta­ble­cien­do sim­ple­men­te nuevas co­mi­sio­nes» o «me­jo­ran­do los or­ga­ni­gra­mas de tra­ba­jo co­mo si fué­se­mos je­fes de una agen­cia de re­cur­sos hu­ma­nos». Ac­tuar así –ad­vir­tió– re­du­ce la vi­sión del pas­tor, im­pi­de abor­dar los pro­ble­mas en su com­ple­ji­dad y co­rre el ries­go de cen­trar to­do en cues­tio­nes or­ga­ni­za­ti­vas.

Los ver­da­de­ros pas­to­res –in­sis­tió– de­ben con­du­cir un pro­yec­to de Igle­sia «co­mún, am­plio, hu­mil­de, se­gu­ro, so­brio y trans­pa­ren­te», po­si­ble úni­ca­men­te a tra­vés de una ver­da­de­ra con­ver­sión del co­ra­zón. Un pro­yec­to ale­ja­do de los sim­ples equi­li­brios hu­ma­nos o de «una vo­ta­ción de­mo­crá­ti­ca que ha­ga ven­cer a unos so­bre otros».

«Sin es­te cla­ro y de­ci­di­do en­fo­que to­do lo que se ha­ga co­rre­rá el ries­go de es­tar te­ñi­do de au­to­rre­fe­ren­cia­li­dad, au­to­pre­ser­va­ción y au­to­de­fen­sa y, por tan­to, con­de­na­do a caer en sa­co ro­to. Se­rá qui­zás un cuer­po bien es­truc­tu­ra­do y or­ga­ni­za­do, pe­ro sin fuer­za evan­gé­li­ca, ya que no ayu­da­rá a ser una Igle­sia más creí­ble», abun­dó.

«El círcu­lo vi­cio­so del re­pro­che»

Así, el Pa­pa de­jó cla­ro que nun­ca la efi­cien­cia an­glo­sa­jo­na se­rá del to­do su­fi­cien­te. Por­que re­cu­pe­rar la cre­di­bi­li­dad no de­pen­de­rá ja­más de «cier­tos dis­cur­sos o mé­ri­tos», ni de la hon­ra per­so­nal, sino de la ca­pa­ci­dad del «cuer­po uni­do» de re­co­no­cer­se pe­ca­dor y li­mi­ta­do, ne­ce­si­ta­do de con­ver­sión. Es­to im­pli­ca –in­sis­tió– re­cha­zar el pe­li­gro de con­ver­tir a Dios en «un ídolo» de un de­ter­mi­na­do gru­po o de la «ab­so­lu­ti­za­ción del par­ti­cu­la­ris­mo». Por­que «la ca­to­li­ci­dad en la Igle­sia no pue­de re­du­cir­se so­la­men­te a una cues­tión me­ra­men­te doc­tri­nal o ju­rí­di­ca».

En sín­te­sis, pu­so en guar­dia con­tra las ac­ti­tu­des de fac­ción, cu­yos miem­bros se mues­tran con­ven­ci­dos de po­seer la ver­dad ab­so­lu­ta y mi­ran a la Igle­sia co­mo una pe­ren­ne are­na de com­ba­te. Quien así ac­túa, ex­pli­có, cae en la bús­que­da de «fal­sos, rá­pi­dos y va­nos triun­fa­lis­mos», de las «se­gu­ri­da­des anes­te­sian­tes» y las «ex­pre­sio­nes in­mó­vi­les», in­ca­pa­ces de con­mo­ver a los hom­bres y mu­je­res del tiem­po ac­tual.

Por eso, ins­tó a «aban­do­nar co­mo mo­dus ope­ran­di el des­pres­ti­gio y la des­le­gi­ti­ma­ción, la vic­ti­mi­za­ción o el re­pro­che en la ma­ne­ra de re­la­cio­nar­se y, por el con­tra­rio, dar es­pa­cio a la bri­sa sua­ve que so­lo el Evan­ge­lio nos pue­de brin­dar».

«To­dos los es­fuer­zos que ha­ga­mos pa­ra rom­per el círcu­lo vi­cio­so del re­pro­che, la des­le­gi­ti­ma­ción y el des­pres­ti­gio, evi­tan­do la mur­mu­ra­ción y la ca­lum­nia en pos de un ca­mino de acep­ta­ción oran­te y ver­gon­zo­so de nues­tros lí­mi­tes y pe­ca­dos y es­ti­mu­lan­do el diá­lo­go, la con­fron­ta­ción y el dis­cer­ni­mien­to, to­do es­to nos dis­pon­drá a en­con­trar ca­mi­nos evan­gé­li­cos que sus­ci­ten y pro­mue­van la re­con­ci­lia­ción y la cre­di­bi­li­dad que nues­tro pue­blo y la mi­sión nos re­cla­ma», es­ta­ble­ció.

«El pue­blo fiel de Dios y la mi­sión de la Igle­sia han su­fri­do y su­fren mu­cho a cau­sa de los abu­sos de po­der, con­cien­cia, se­xual y de su ma­la ges­tión co­mo pa­ra que le su­me­mos el su­fri­mien­to de en­con­trar un epis­co­pa­do desuni­do, cen­tra­do en des­pres­ti­giar­se más que en en­con­trar ca­mi­nos de re­con­ci­lia­ción. Es­ta reali­dad nos im­pul­sa a po­ner la mi­ra­da en lo esen­cial y a des­po­ja­mos de to­do aque­llo que no ayu­da a trans­pa­ren­tar el Evan­ge­lio de Je­su­cris­to», sub­ra­yó.

«Uno de los más vi­les crí­me­nes»

Con es­tas pa­la­bras, Fran­cis­co no pre­ten­de mi­ni­mi­zar la gra­ve­dad de los abu­sos con­tra me­no­res en­tre los ecle­siás­ti­cos. Ni bus­ca des­car­gar cul­pas. Lo de­jó en cla­ro es­te 7 de enero, en su men­sa­je de ini­cio de año a los em­ba­ja­do­res acre­di­ta­dos an­te el Va­ti­cano. En él ca­li­fi­có esa prác­ti­ca co­mo «uno de los peo­res y más vi­les crí­me­nes po­si­bles», que «des­tru­ye inexo­ra­ble­men­te lo me­jor que la vi­da humana re­ser­va pa­ra un inocen­te, cau­san­do da­ños irre­pa­ra­bles pa­ra el res­to de su exis­ten­cia».

En reali­dad, ha­blan­do en esos tér­mi­nos, el Pa­pa mues­tra que la cri­sis de la Igle­sia es más pro­fun­da y so­lo pue­de de­jar­se atrás ali­men­tan­do la con­fian­za, que na­ce del ser­vi­cio sin­ce­ro y co­ti­diano, hu­mil­de y gra­tui­to ha­cia to­dos. Un ser­vi­cio que no pre­ten­de ser pu­ro mar­ke­ting ni me­ra­men­te es­tra­té­gi­co pa­ra re­cu­pe­rar pa­ra la Igle­sia el lu­gar per­di­do o el re­co­no­ci­mien­to vano en el en­tra­ma­do so­cial.

Por­que, pa­ra él, so­lo la vo­ca­ción a la san­ti­dad bas­ta pa­ra de­fen­der a los cre­yen­tes del caer en fal­sas opo­si­cio­nes o re­duc­cio­nis­mos; o de ca­llar­se an­te un am­bien­te pro­pen­so al odio, a la mar­gi­na­ción, a la desunión y a la vio­len­cia en­tre her­ma­nos. Por eso, cons­ta­tó: «Co­mo Igle­sia no po­de­mos que­dar pre­sos de una u otra trin­che­ra, sino ve­lar y par­tir siem­pre des­de el más des­am­pa­ra­do».

CNS

El ar­zo­bis­po de Mia­mi, Tho­mas G. Wen­ki, en ora­ción jun­to a otros obis­pos de Es­ta­dos Uni­dos, du­ran­te la ce­le­bra­ción de un re­ti­ro del 2 al 8 de enero, en el se­mi­na­rio Mun­de­lein (Illi­nois)

CNS

El Pa­pa Fran­cis­co du­ran­te el en­cuen­tro anual con los di­plo­má­ti­cos acre­di­ta­dos an­te la San­ta Se­de,el pa­sa­do 7 de enero

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.