El enemi­go en ca­sa

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Portada - Juan Luis Váz­quez Díaz-Ma­yor­do­mo

El ne­go­cio de las apues­tas de­por­ti­vas y del jue­go on­li­ne se ha in­tro­du­ci­do en mu­chos ho­ga­res de ma­ne­ra ca­si im­per­cep­ti­ble, ayu­da­do por la pu­bli­ci­dad que ha­cen fa­mo­sos y de­por­tis­tas. Los más vul­ne­ra­bles, los me­no­res, se­gún apun­ta el úl­ti­mo ba­ró­me­tro de The Fa­mily Watch.

▼ Ca­da vez más ado­les­cen­tes caen en la tram­pa de las apues­tas de­por­ti­vas y del jue­go on­li­ne en Es­pa­ña. La per­mi­si­vi­dad so­cial y las fa­ci­li­da­des que ofre­cen las nuevas tecnologías ha­cen po­si­ble es­te ne­go­cio, pe­ro el Eje­cu­ti­vo tie­ne in­ten­ción de po­ner­le freno, ex­pli­ca a Al­fa y Ome­ga la De­le­ga­da del Go­bierno pa­ra el Plan Na­cio­nal so­bre Dro­gas, Azu­ce­na Martí

«Ca­da vez lla­ma más gen­te y ca­da vez son más jó­ve­nes. A nues­tras reunio­nes es­tán vi­nien­do chi­cos de 17 o 18 años, por­que es­ta adic­ción afec­ta a to­do ti­po de per­so­nas», ex­pli­ca Ja­vier [nom­bre fic­ti­cio], uno de los res­pon­sa­bles de co­ger el te­lé­fono en Ju­ga­do­res Anó­ni­mos. «Pa­ra los chi­cos es muy com­pli­ca­do sa­lir de ahí, por­que re­ci­bes in­vi­ta­cio­nes cons­tan­tes pa­ra se­guir ju­gan­do, no pue­des dar­te de ba­ja fá­cil­men­te, te en­vían che­ques re­ga­lo pa­ra que ha­gas apues­tas al prin­ci­pio gra­tui­tas...», con­ti­núa, des­ta­pan­do có­mo el co­no­ci­do mé­to­do que usan los ca­me­llos de la dro­ga pa­ra en­gan­char a fu­tu­ros clien­tes se uti­li­za tam­bién pa­ra atra­par a mu­chos ado­les­cen­tes y jó­ve­nes.

El úl­ti­mo ba­ró­me­tro del ins­ti­tu­to de es­tu­dios so­bre la fa­mi­lia The Fa­mily Watch, pre­sen­ta­do el mar­tes, da idea de la ca­da vez ma­yor preo­cu­pa­ción en la so­cie­dad por el fe­nó­meno de las apues­tas on­li­ne en­tre los me­no­res. El 65 % de los en­cues­ta­dos con­si­de­ra que el jue­go y las apues­tas de­por­ti­vas son «per­ju­di­cia­les pa­ra la so­cie­dad», mien­tras que ca­si el 80 % pien­sa que «el in­cre­men­to de la pu­bli­ci­dad de apues­tas de­por­ti­vas fo­men­ta la lu­do­pa­tía en­tre los jó­ve­nes», al mis­mo tiem­po que la ma­yo­ría opi­na que es­te fe­nó­meno va en au­men­to en Es­pa­ña.

La preo­cu­pa­ción que mues­tran los da­tos de The Fa­mily Watch se con­fir­ma con un es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad In­ter­na­cio­nal de Va­len­cia, que se­ña­la que la ta­sa de ju­ga­do­res pa­to­ló­gi­cos en tra­ta­mien­to me­no­res de 26 años pa­só del 5,7 % en 2011 al 44 % en 2015. Y se­gún la en­cues­ta Es­tu­des del Plan Na­cio­nal so­bre so­bre uso de dro­gas en En­se­ñan­zas Se­cun­da­rias en Es­pa­ña, el 6,4 % de los chi­cos de en­tre 14 y 18 años de­cla­ra ha­ber ju­ga­do di­ne­ro en in­ter­net en el úl­ti­mo año.

«Una en­fer­me­dad pro­gre­si­va»

La pre­sión de gru­po, la per­mi­si­vi­dad so­cial y el fá­cil ac­ce­so a las tecnologías en una so­cie­dad en la que el 93 % de la po­bla­ción ya tie­ne mó­vil a los 14 años, se­gún el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Estadística, con­for­man una com­bi­na­ción lle­na de ries­gos po­ten­cia­les. «La adic­ción al jue­go es una en­fer­me­dad pro­gre­si­va e in­cu­ra­ble. Si no la de­tie­nes, se­rá ella la que te de­ten­drá, por­que te pro­vo­ca pro­ble­mas fi­nan­cie­ros, fa­mi­lia­res y has­ta de sa­lud, y lle­ga­rá el mo­men­to en que ten­drás que ro­bar pa­ra fi­nan­ciar tu jue­go, eso pa­sa mu­cho», afir­ma Ja­vier, que re­co­no­ce que eso mis­mo fue lo que le pa­só a él. Lle­gó a Ju­ga­do­res Anó­ni­mos con 24 años, des­pués de ha­ber ro­ba­do a sus pa­dres.

Pa­ra Ma­ría Jo­sé Oles­ti, di­rec­to­ra ge­ne­ral de The Fa­mily Watch, el uso de los dis­po­si­ti­vos mó­vi­les per­mi­te al jue­go on­li­ne «la ven­ta­ja de ser anó­ni­mo, muy vi­sual, dis­po­ni­ble a cual­quier ho­ra, y al al­can­ce so­lo con pe­que­ñas can­ti­da­des de di­ne­ro. Sin du­da son fac­to­res cla­ve pa­ra que las ci­fras de adic­tos a las apues­tas on­li­ne no de­jen de cre­cer. Ade­más, el bom­bar­deo pu­bli­ci­ta­rio no ayu­da a la pro­tec­ción y el cui­da­do de los me­no­res».

A es­to hay que aña­dir que el jue­go on­li­ne per­mi­te «sa­ber si has ga­na­do pre­mio de for­ma rá­pi­da y lue­go po­der ha­cer más apues­tas a ma­yor ve­lo­ci­dad. En no po­cas oca­sio­nes, es­te mo­do de ju­gar y de apos­tar te ha­ce te­ner la im­pre­sión de ser un ex­per­to, es de­cir, que con po­co co­no­ci­mien­to pue­des acer­tar y, por con­si­guien­te, re­pe­tir una y otra vez».

Fa­mi­lias afec­ta­das

To­da es­ta pro­ble­má­ti­ca es la que se en­cuen­tran a dia­rio los pro­fe­sio­na­les de al sa­lud a los que acu­den las fa­mi­lias en bus­ca de una so­lu­ción al pro­ble­ma que se les ha me­ti­do en ca­sa de gol­pe. Pa­ra el doc­tor Fran­cis­co Fe-

rre, je­fe del ser­vi­cio de Psi­quia­tría del hos­pi­tal Gre­go­rio Ma­ra­ñón de Ma­drid, «en Es­pa­ña el ca­so más preo­cu­pan­te de adic­cio­nes com­por­ta­men­ta­les es el jue­go on­li­ne de apues­tas de­por­ti­vas en per­so­nas jó­ve­nes», de­bi­do a que «la pro­gre­si­va apa­ri­ción de na­ti­vos di­gi­ta­les au­men­ta se­gu­ra­men­te el ries­go de uso pro­ble­má­ti­co de in­ter­net a tra­vés de or­de­na­dor y mó­vil».

En es­te sen­ti­do, Fe­rre ofre­ce un da­to con­clu­yen­te: «Es­te ti­po de adic­cio­nes es un pro­ble­ma pa­ra me­nos del 3 % de la po­bla­ción, pe­ro la ci­fra se do­bla en ado­les­cen­tes, es­pe­cial­men­te en las apues­tas on­li­ne, en vi­deo­jue­gos y en re­des so­cia­les». En to­dos ellos se re­pi­te «una pau­ta de con­duc­ta gra­ti­fi­can­te que se con­vier­te en re­pe­ti­ti­va y pro­ble­má­ti­ca pa­ra el in­di­vi­duo, que aca­ba desa­rro­llan­do un cua­dro clí­ni­co si­mi­lar a una adic­ción a sus­tan­cias co­mo al­cohol o las dro­gas. Es de­cir, abu­sa de ella, ca­da vez ne­ce­si­ta más y, si no pue­de ac­ce­der, pa­de­ce un sín­dro­me de abs­ti­nen­cia».

Ca­da vez más lo­ca­les

A la ho­ra de ata­jar el pro­ble­ma, mu­chas fa­mi­lias op­tan por la so­lu­ción más rá­pi­da: cor­tar al ado­les­cen­te o al jo­ven el ac­ce­so a in­ter­net. Sin em­bar­go, a me­nu­do re­sul­ta inú­til, pues ca­da vez hay más lo­ca­les de apues­tas de­por­ti­vas y de jue­go on­li­ne es­par­ci­dos por to­das las ciu­da­des de Es­pa­ña. So­lo en la Co­mu­ni­dad de Ma­drid, es­te ti­po de ne­go­cios ha cre­ci­do en un 140 % en los úl­ti­mos cua­tro años, so­bre to­do en zo­nas más des­fa­vo­re­ci­das y don­de pue­de ha­ber más ne­ce­si­dad de aga­rra­se a la ten­ta­ción del di­ne­ro rá­pi­do.

Los me­no­res tie­nen el ac­ce­so prohi­bi­do a es­te ti­po de lo­ca­les, pe­ro un re­cien­te ex­pe­ri­men­to lle­va­do a ca­bo por la OCU en seis ciu­da­des de Es­pa­ña ha des­ve­la­do las fa­ci­li­da­des de los me­no­res pa­ra en­trar e in­clu­so pa­ra apos­tar en su in­te­rior. Ade­más, el re­cur­so al im­pre­so de in­ter­dic­ción al jue­go, por el que una per­so­na con pro­ble­mas de adic­ción al jue­go so­li­ci­ta que no se le per­mi­ta el ac­ce­so a los lo­ca­les de apues­tas, es mu­chas ve­ces

pa­pel mo­ja­do, co­mo ex­pli­ca Ja­vier, de Ju­ga­do­res Anó­ni­mos: «Cuan­do vas a cual­quier cen­tro de apues­tas te de­jan en­trar, na­die te pi­de el DNI. En reali­dad, un ju­ga­dor com­pul­si­vo es un buen clien­te pa­ra es­tos ne­go­cios, por­que nos gas­ta­mos lo que lle­va­mos y to­da­vía más. Es un im­pre­so muy bo­ni­to pe­ro no sir­ve de na­da».

«Se pue­de sa­lir»

El pro­ble­ma es más de fon­do, se­ña­la el doc­tor Fe­rre, pues «más del 60% de las per­so­nas que po­drían diag­nos­ti­car­se de adic­ción com­por­ta­men­tal pre­sen­tan otros tras­tor­nos, es­pe­cial­men­te de­pre­sión, ansiedad, dé­fi­cit de aten­ción y tras­torno ob­se­si­vo-com­pul­si­vo, y tam­bién es muy fre­cuen­te la de­pen­den­cia a la ni­co­ti­na y al al­cohol».

Pe­ro hay so­lu­ción, co­mo ates­ti­gua Ja­vier: «Se pue­de sa­lir de es­to. Yo lle­vo 21 años sin ju­gar, y sé que se pue­de de­jar. Con ayu­da, se pue­de».

Gui­ller­mo Na­va­rro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.