«Con Es­pí­ri­tu San­to y fue­go»

So­lem­ni­dad del Baus­tis­mo del Se­ñor

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Fe y vida - Da­niel A. Es­co­bar Por­ti­llo De­le­ga­do epis­co­pal de Li­tur­gia ad­jun­to de Ma­drid

Con­clui­mos el pe­rio­do na­vi­de­ño con la ce­le­bra­ción del Bau­tis­mo del Se­ñor. Se­gui­mos en el tiem­po de la ex­pec­ta­ción y de la ma­ni­fes­ta­ción del Me­sías. El Se­ñor va a ini­ciar la vi­da pú­bli­ca y Je­sús se pre­sen­ta an­te Juan Bau­tis­ta pa­ra ser bau­ti­za­do. El pa­rien­te de Je­sús era co­no­ci­do en la zo­na por su for­ma de vi­da aus­te­ra y por pre­di­car una con­ver­sión sin mi­ra­mien­tos, has­ta las úl­ti­mas con­se­cuen­cias, co­mo de­mos­tró con su pro­pio mar­ti­rio. Y su con­duc­ta ra­di­cal cho­có, pro­ba­ble­men­te, con los es­que­mas de lo so­cial­men­te co­rrec­to en aquel tiem­po, co­mo se de­du­ce del pa­sa­je en el que Je­sús afir­ma que de Juan Bau­tis­ta de­cían que «te­nía un de­mo­nio».

Aho­ra bien, ¿cuál es el sig­ni­fi­ca­do de Je­sús se dis­pon­ga a re­ci­bir un Bau­tis­mo en­ca­mi­na­do a la pu­ri­fi­ca­ción de los pe­ca­dos y al au­men­to del es­pí­ri­tu de pe­ni­ten­cia? La pro­pia Es­cri­tu­ra nos apor­ta una res­pues­ta a es­ta cues­tión en la pri­me­ra lec­tu­ra de es­te do­min­go, de Isaías. En ella se ha­bla del Sier­vo de Yah­vé, cu­ya mi­sión es li­be­rar al pue­blo con su pro­pia vi­da de to­do aque­llo que le opri­me. En efec­to, la mi­sión de Je­sús con­sis­te en vi­vir en­tre no­so­tros has­ta las úl­ti­mas con­se­cuen­cias y ello in­clu­ye no so­lo con­so­lar­nos con su pre­sen­cia, sino tam­bién si­tuar­se en­tre no­so­tros, en cuan­to pe­ca­do­res, pa­ra com­par­tir nues­tra suer­te y trans­for­mar­la. El Se­ñor va a co­men­zar su pre­di­ca­ción y su vi­da pú­bli­ca, y su pri­mer pa­so es lan­zar­se a la bús­que­da de los pe­ca­do­res, reuni­dos en una co­mu­ni­dad con­cre­ta en torno a Juan Bau­tis­ta. Es­ta reali­dad nos in­di­ca ya el mo­do de con­ce­bir la vi­da de la Igle­sia: co­mu­ni­dad de pe­ca­do­res que tie­ne ne­ce­si­dad de ser sal­va­da. El Se­ñor, pues, no ini­cia la pre­di­ca­ción de un mo­do so­li­ta­rio, sino en un gru­po con­cre­to de per­so­nas. La ce­le­bra­ción del Bau­tis­mo del Se­ñor di­ri­ge nues­tro pen­sa­mien­to inevi­ta­ble­men­te ha­cia nues­tra po­si­ción den­tro de la Igle­sia, co­mu­ni­dad de pe­ca­do­res sal­va­dos, y ha­cia el mo­men­to en el que he­mos si­do in­tro­du­ci­dos en ella: nues­tro Bau­tis­mo. Por lo tan­to, me­dian­te el Bau­tis­mo for­ma­mos par­te de la co­mu­ni­dad des­ti­na­ta­ria de la sal­va­ción de Cris­to; una com­pa­ñía que nos acom­pa­ña­rá ya pa­ra siem­pre. Es­ta reali­dad tie­ne con­se­cuen­cias im­por­tan­tes en el mo­do de en­ten­der nues­tra per­te­nen­cia en la Igle­sia, es­pe­cial­men­te cuan­do su­fri­mos la ten­ta­ción del in­di­vi­dua­lis­mo, con­si­de­ran­do la pa­rro­quia o gru­po con­cre­to al que per­te­ne­ce­mos más co­mo un lu­gar al que voy pa­ra re­ci­bir al­go que pa­ra apor­tar.

El co­mien­zo de un iti­ne­ra­rio

Cier­ta­men­te el Bau­tis­mo cris­tiano «con Es­pí­ri­tu San­to y fue­go», al que se re­fie­re el pa­sa­je evan­gé­li­co que hoy es­cu­cha­mos, su­pera a un Bau­tis­mo de ca­rác­ter me­ra­men­te pe­ni­ten­cial. Sin em­bar­go, los dos es­que­mas com­par­ten el de­seo de un cam­bio de vi­da, re­pre­sen­ta­do en la in­mer­sión en el agua. Por su par­te, el Bau­tis­mo cris­tiano quie­re sub­ra­yar el ini­cio de la vi­da eter­na, re­pre­sen­ta­do por va­rios sig­nos del sa­cra­men­to: la tri­ple re­nun­cia al mal y la tri­ple con­fe­sión de fe des­ta­can, por una par­te, el ca­rác­ter de in­cor­po­ra­ción a la vi­da tri­ni­ta­ria di­vi­na y, por otro la­do, el cam­bio de rum­bo en quie­nes en­tra­mos en es­te mis­te­rio. Des­de los co­mien­zos de la an­da­du­ra de la Igle­sia se re­nun­cia a la fal­se­dad de to­do aque­llo que apar­ta al hom­bre de su des­tino úl­ti­mo. En nues­tros días, el bau­ti­za­do de­be ser cons­cien­te de que no pue­de pac­tar con una cul­tu­ra que, fren­te a lo real, enal­te­ce lo ilu­so­rio y apa­ren­te. Quien es­tá dis­pues­to a ca­mi­nar en el iti­ne­ra­rio inau­gu­ra­do por el Se­ñor sa­be que se si­túa en la sen­da de la vi­da ver­da­de­ra, que va uni­da a Je­su­cris­to, ven­ce­dor del pe­ca­do y de la muer­te. In­clu­so aque­llos pre­cep­tos que, des­de el pun­to de vis­ta hu­mano, tan­tas ve­ces pue­den ser con­si­de­ra­dos co­mo una re­nun­cia re­pre­sen­tan lo me­jor a lo que el hom­bre pue­de as­pi­rar: un sí a Dios, que da sen­ti­do al hom­bre; un sí a la fa­mi­lia, un sí a la vi­da, un sí al amor res­pon­sa­ble, a la so­li­da­ri­dad, a la jus­ti­cia, a la ver­dad y al res­pe­to al otro.

CNS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.