Re­vo­lu­ción en la dió­ce­sis más po­bla­da del pla­ne­ta

Las pa­rro­quias, co­mo se co­no­cen hoy, ya no fun­cio­nan. Sus es­truc­tu­ras son pro­pias de otros tiem­pos. Pa­ra co­mu­ni­da­des pe­que­ñas y ru­ra­les. Re­sul­tan in­via­bles pa­ra me­ga­ló­po­lis mul­ti­fa­cé­ti­cas y hos­ti­les. Por eso, el fla­man­te pas­tor de la dió­ce­sis más po­bla­da

ABC - Alfa y Omega - - Portada - An­drés Bel­tra­mo Ál­va­rez Ciu­dad del Va­ti­cano

Con las ben­di­cio­nes del Pa­pa Fran­cis­co, el nue­vo ar­zo­bis­po de Ciu­dad de Mé­xi­co, el car­de­nal Car­los Aguiar, lle­va a ca­bo una re­for­ma que im­pli­ca­rá sus­ti­tuir la di­vi­sión tra­di­cio­nal en pa­rro­quias –«no son úti­les pa­ra gran­des aglo­me­ra­cio­nes»– por otra mu­cho más di­ná­mi­ca, cen­tra­da en uni­da­des pas­to­ra­les.

A po­cas se­ma­nas de ha­ber ini­cia­do su mi­nis­te­rio epis­co­pal, el car­de­nal Car­los Aguiar Re­tes tie­ne las co­sas claras. Le ur­ge re­vi­ta­li­zar una es­truc­tu­ra pe­sa­da. De­be ve­lar por nue­ve mi­llo­nes de fie­les, y cuen­ta con po­co más de 2.000 sa­cer­do­tes. Por eso de­ci­dió afron­tar su mi­sión con indicaciones muy pre­ci­sas.

Su nom­bra­mien­to co­mo ar­zo­bis­po de la ca­pi­tal me­xi­ca­na fue to­do un signo. Ecle­siás­ti­co y po­lí­ti­co. Él mis­mo eli­gió el 5 de fe­bre­ro, fe­cha sim­bó­li­ca en el ca­len­da­rio li­túr­gi­co y ci­vil. Fies­ta del pri­mer már­tir del país, san Fe­li­pe de Je­sús y, a la vez, día de la Cons­ti­tu­ción Na­cio­nal, em­ble­má­ti­co tex­to, lai­co y lai­cis­ta. «Fue un ges­to de diá­lo­go, el men­sa­je de que la Igle­sia de­be en­trar en re­la­ción con las au­to­ri­da­des res­pec­ti­vas y, al mis­mo tiem­po, la pe­ti­ción de ayu­da al pri­mer san­to me­xi­cano», ex­pli­ca el car­de­nal, de 68 años, en en­tre­vis­ta con Al­fa y Ome­ga.

Me­ses an­tes de su nom­bra­mien­to, el 7 de di­ciem­bre, en Mé­xi­co da­ban por se­gu­ro que se­ría sus­ti­tu­to de Nor­ber­to Ri­ve­ra Ca­rre­ra. Los me­dios lo in­di­ca­ban co­mo el «ta­pa­do del Pa­pa», por su cer­ca­nía a Fran­cis­co, a quien co­no­ció en sus tiem­pos co­mo se­cre­ta­rio y pre­si­den­te del Con­se­jo Epis­co­pal La­ti­noa­me­ri­cano (CELAM).

El car­de­nal Aguiar for­ma par­te de una ge­ne­ra­ción de pur­pu­ra­dos que­ri­da es­pe­cial­men­te por el Pon­tí­fi­ce. No es ca­sual que, pa­ra su to­ma de po­se­sión, ha­yan via­ja­do a Mé­xi­co al­gu­nos obis­pos que re­ci­bie­ron el bi­rre­te colorado de ma­nos del Pa­pa ar­gen­tino: en­tre otros Bla­se Cu­pich, de Chica­go; Jo­sé Luis La­cun­za, de Ciu­dad Da­vid, y Gre­go­rio Ro­sa Chávez, sal­va­do­re­ño y el pri­mer obis­po au­xi­liar del mun­do en ser ele­va­do al car­de­na­la­to.

Una re­vo­lu­ción en Ciu­dad de Mé­xi­co

«Pa­ra te­ner una Igle­sia muy vi­va y coor­di­na­da de­be­mos ha­cer un re­plan­tea­mien­to de las pa­rro­quias, que es­tán or­ga­ni­za­das ha­bi­tual­men­te pa­ra una po­bla­ción pe­que­ña. Así na­cie­ron, son más pa­ra el cam­po, cuan­do el mun­do vi­vía de otra ma­ne­ra. Pe­ro no son úti­les pa­ra estas aglo­me­ra­cio­nes. Las pa­rro­quias ya no fun­cio­nan en sus es­truc­tu­ras, co­mo es­ta­ban di­se­ña­das». Con esas pa­la­bras, el car­de­nal ex­pli­ca su pro­gra­ma más in­me­dia­to.

Y pro­si­gue: «El Con­ci­lio y el De­re­cho Ca­nó­ni­co pre­vén una nue­va es­truc­tu­ra de las pa­rro­quias in so­li­dum: se ha­ce equi­po sa­cer­do­tal, se in­cor­po­ran dos, tres o cua­tro pa­rro­quias en una uni­dad pas­to­ral y se le­van­tan los lí­mi­tes te­rri­to­ria­les, que a ve­ces ge­ne­ran con­flic­tos en­tre los sa­cer­do­tes y de­te­rio­ro pa­ra el ser­vi­cio de los fie­les».

Se le ilu­mi­nan los ojos cuan­do re­se­ña el pro­yec­to. El en­tu­sias­mo de los pri­me­ros pa­sos, qui­zás. Su apues­ta, di­ce, es iden­ti­fi­car estas uni­da­des pas­to­ra­les con uni­da­des so­cia­les. Así, la gen­te po­drá iden­ti­fi­car­se con su te­rri­to­rio y ya no ten­drá una so­la pa­rro­quia de per­te­nen­cia, sino dos, tres o cua­tro.

Más com­pa­ñía pa­ra los sa­cer­do­tes

Los pá­rro­cos ya no vi­vi­rán en sus tem­plos sino en ca­sas co­mu­nes sa­cer­do­ta­les. ¿Los be­ne­fi­cios? No so­lo aho­rro eco­nó­mi­co, sino tam­bién la ga­ran­tía de una casa dig­na y se­gu­ra pa­ra los clé­ri­gos. Pe­ro, so­bre to­do, la

con­ten­ción de una co­mu­ni­dad. «Con la so­le­dad mu­chas ve­ces vie­nen las ten­ta­cio­nes; en cam­bio cuan­do es­tás acom­pa­ña­do de otros que dan la vi­da igual que tú se com­par­ten ex­pe­rien­cias, du­das, si­tua­cio­nes. To­do con­flu­ye pa­ra bien, la cla­ve es cam­biar la men­ta­li­dad cle­ri­cal que es­tá en el mo­de­lo an­te­rior», pre­ci­sa Aguiar Re­tes.

Ya fun­cio­na en las dió­ce­sis ve­ci­nas

La ini­cia­ti­va no es nue­va. El mis­mo car­de­nal la pu­so en práctica en sus an­te­rio­res dió­ce­sis, to­das co­lin­dan­tes con Ciu­dad de Mé­xi­co. Pri­me­ro en Tex­co­co y des­pués en Tlal­ne­pantla, don­de ac­tual­men­te fun­cio­nan nue­ve uni­da­des pas­to­ra­les, sie­te de las cua­les ya cuen­tan con casa co­mún. Él es cons­cien­te de que no se­rá fácil, por­que se tra­ta de rom­per con di­ná­mi­cas añe­jas y arrai­ga­das. «Les cos­ta­rá más a los ma­yo­res», con­si­de­ra. Por eso se con­cen­tra­rá en los se­mi­na­ris­tas, a quie­nes se les pre­pa­ra­rá en el nue­vo mo­de­lo, ya des­de su for­ma­ción.

El ob­je­ti­vo del plan es sa­lir al pa­so de la gran ciu­dad. Él mis­mo iden­ti­fi­có los más gra­ves pro­ble­mas de la me­ga­ló­po­lis. «La enor­me mo­vi­li­dad» es el pri­me­ro de ellos. «Mu­chos tra­ba­ja­do­res, ca­si el 50 % de la po­bla­ción, tar­dan de dos a cua­tro ho­ras dia­rias pa­ra ir de casa a su lu­gar de em­pleo. Es un des­gas­te fí­si­co y emo­cio­nal enor­me», cons­ta­ta. A es­to se su­man una so­fo­can­te es­pi­ral de con­su­mis­mo e in­di­vi­dua­lis­mo. Y, en el ca­so de los ca­tó­li­cos, una fal­ta de for­ma­ción y con­cien­cia del pro­pio rol de cris­tiano, en más del 80 % de los fie­les.

To­le­ran­cia ce­ro fren­te a los abu­sos

A estas gran­des prio­ri­da­des, el ar­zo­bis­po su­ma otras ur­gen­cias más inmediatas. Co­mo la cri­sis por abu­sos se­xua­les. Apenas diez días des­pués de su to­ma de po­se­sión se pre­sen­tó una de­nun­cia ju­di­cial con­tra un sa­cer­do­te. El car­de­nal de­bió res­pon­der de in­me­dia­to y lo hi­zo afron­tan­do el pro­ble­ma.

«Apren­dí que lo me­jor es la trans­pa­ren­cia y dar tes­ti­mo­nio cla­ro de to­le­ran­cia ce­ro. Lo ha­bía anun­cia­do des­de el pri­mer mo­men­to, pe­ro no pen­sé que iba a te­ner ne­ce­si­dad de apli­car es­tos cri­te­rios tan rá­pi­da­men­te. Es al­go que no se pue­de ni pre­ver ni pro­gra­mar. Aho­ra me que­da ple­na­men­te con­fir­ma­do que no de­be­mos te­ner miedo a de­cir lo que pa­sa, por­que eso nos ayu­da­rá a que ca­da vez sean me­nos los ca­sos. De­be­mos to­mar con­cien­cia que la ayu­da ma­yor es afron­tar las si­tua­cio­nes y con­du­cir­nos con­for­me a la ley pa­ra ha­cer las de­nun­cias», ex­pli­ca.

CNS

Fo­tos: CNS

Las enor­mes dis­tan­cias y la es­pi­ral de in­di­vi­dua­lis­mo pue­den aca­bar so­fo­can­do la fe de mu­chos me­xi­ca­nos. En la ima­gen, in­te­rior de la ca­te­dral de Ciu­dad de Mé­xi­co

El car­de­nal Aguiar, du­ran­te su to­ma de po­se­sión en la ba­sí­li­ca de Nuestra Se­ño­ra de Gua­da­lu­pe, el pa­sa­do 5 de fe­bre­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.