Soy hi­ja de Dios

ABC - Alfa y Omega - - Opinión - Er­nes­ti­na Ál­va­rez*

Pa­sa­ba por de­lan­te de la ha­bi­ta­ción de una de las her­ma­nas ma­yo­res y en­tré a sa­lu­dar­la. Me sor­pren­dió la ale­gría que re­fle­ja­ba en su ca­ra. «¿Por qué es­tá tan con­ten­ta, sor Pi­lar?», le pre­gun­té. «Me he da­do cuen­ta de que soy hi­ja de Dios», res­pon­dió.

Que­dé muy de­silu­sio­na­da. ¡To­dos sa­be­mos que so­mos hi­jos de Dios! No es nin­gu­na no­ve­dad. Es­pe­ra­ba que me co­men­ta­ra acer­ca de al­gu­na re­ve­la­ción, vi­sión, ma­ni­fes­ta­ción ex­tra­or­di­na­ria del Se­ñor o de la Vir­gen… Me des­pe­dí. Con el pa­so del tiem­po, y des­pués de re­fle­xio­nar, pue­do in­tuir lo que le ocu­rrió a sor Pi­lar. Se pro­du­jo en ella una ver­da­de­ra ex­pe­rien­cia de fi­lia­ción di­vi­na que la mar­có. Da­mos por su­pues­to que so­mos hi­jos de Dios pe­ro es­to no nos trans­for­ma, que­da en el ni­vel ra­cio­nal, en el de las ideas.

Una ex­pe­rien­cia ca­paz de transformar a la per­so­na va in­fi­ni­ta­men­te más allá del ám­bi­to de las ideas o emo­cio­nes y se di­ri­ge a lo que lla­ma­mos vi­da in­te­rior. Su­po­ne que me en­cuen­tro con una reali­dad, en es­te ca­so Dios, que per­ci­bo de for­ma di­rec­ta y nue­va y cai­go en la cuen­ta, doy sen­ti­do a eso que me es­tá su­ce­dien­do. En­ton­ces y so­lo en­ton­ces, mi vi­da cam­bia.

Je­sús era muy re­ser­va­do en las ma­ni­fes­ta­cio­nes de su ser in­te­rior, pe­ro se le es­ca­pa­ba con fre­cuen­cia su con­cien­cia de ser Hi­jo del Pa­dre. Y ese sen­ti­mien­to lo lle­na­ba de jú­bi­lo in­con­te­ni­ble, co­mo nos re­la­ta Lu­cas en su Evan­ge­lio.

Se cuen­ta de la hi­ja de Luis XV de Fran­cia, Lui­sa, que al ser re­pren­di­da por una de sus ser­vi­do­ras, re­pli­có con enojo: «¿No sa­bes, aca­so, que soy la hi­ja de tu rey?». La sir­vien­ta no se ami­la­nó. An­te la pre­gun­ta im­per­ti­nen­te, su­po po­ner a la in­fan­ta en su lu­gar, con­tes­tan­do: «Y yo, ¿no soy aca­so la hi­ja de tu Dios?».

La prin­ce­sa no ol­vi­dó aque­lla lec­ción. Años más tar­de, sien­do ya mon­ja car­me­li­ta, re­cor­da­ba agra­de­ci­da el va­lor de aque­lla sir­vien­ta.

Po­de­mos pe­dir­le a nues­tro Pa­dre que nos con­ce­da el sa­ber­nos ver­da­de­ra­men­te sus hi­jos y que es­ta cer­te­za sos­ten­ga nuestra vi­da, nos ha­ga va­lien­tes y ale­je de no­so­tros el miedo. *Mon­jas Be­ne­dic­ti­nas. Mo­nas­te­rio de San­ta María de Car­ba­jal de León

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.