Bie­na­ven­tu­ra­dos los po­bres

ABC - Alfa y Omega - - Opinión - Ma­nuel La­gar*

Al en­trar en la plan­ta de trau­ma­to­lo­gía me im­pre­sio­na el que­ji­do de un ni­ño que sa­le de la pri­me­ra ha­bi­ta­ción… pe­ro yo, a lo mío, a lle­var la co­mu­nión –mientras la da­ba no po­día qui­tar­me de la ca­be­za la pa­rá­bo­la del sa­ma­ri­tano–. A la vuel­ta en­tré y allí es­ta­ba Edur­ne, de 5 años y con pa­rá­li­sis ce­re­bral, a la que su ma­dre aca­ri­cia­ba la ca­ra por­que se ha­bía ro­to la pier­na y el do­lor de­bía de ser in­so­por­ta­ble. Su ma­dre me per­mi­tió acer­car­me, em­pe­cé a ha­blar­la sua­ve­men­te y se que­dó dor­mi­da. A su ma­dre le lla­mó la aten­ción que la ni­ña se que­da­ra tan tran­qui­la con­mi­go cuan­do la no­che an­tes no ha­bía dor­mi­do. Ha­bla­mos de la ca­pa­ci­dad de amor de es­tos ni­ños y de sus dos her­ma­nos, que se des­vi­ven por ella.

En­tra­ron otras per­so­nas en la ha­bi­ta­ción y se me­tie­ron en la con­ver­sa­ción; en­tre las co­sas que sol­ta­ron fue: «po­bre­ci­ta». Y co­mo un ra­yo, mi men­te vo­ló al pa­seo ma­rí­ti­mo de Mez­qui­ti­lla, ha­ce ya años, cuan­do pa­seá­ba­mos en su si­lla de rue­das a Eva (mi so­bri­na, tam­bién con pa­rá­li­sis ce­re­bral). Pa­só una se­ño­ra ma­yor y sol­tó la pa­pa­rru­cha de turno: «Qué pe­na, la po­bre ni­ña», y su her­ma­na se vol­vió y le di­jo: «Se­ño­ra, po­bre se­rá us­ted que es fea».

Sí, es ver­dad. Edur­ne, Eva y mu­chas per­so­nas son con­si­de­ra­das po­bres, ya que so­lo tie­nen amor, que dan en for­ma de son­ri­sa y per­ci­ben cuan­do otras per­so­nas les mi­ran a los ojos, con­ta­gián­do­las su amor. No ga­nan di­ne­ro ni son va­lo­ra­das. Mi­ra que to­da la vi­da la pa­sa­mos dis­cu­tien­do so­bre si los po­bres son los de es­pí­ri­tu o de di­ne­ro, y re­sul­ta que son aque­llos que lo úni­co que tie­nen es amor. Y los que se acer­can a ellos con ojos limpios y co­ra­zón pu­ro se con­ta­gian de su amor, por­que los de­más so­lo son ca­pa­ces de de­cir­les «po­bres», sin dar­se cuen­ta de lo feos que son.

To­da la vi­da la pa­sa­mos dis­cu­tien­do so­bre si los po­bres son los de es­pí­ri­tu o de di­ne­ro, y re­sul­ta que son aque­llos que so­lo tie­nen amor

*Ca­pe­llán del hos­pi­tal de Mé­ri­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.