Chia­ra hoy

ABC - Alfa y Omega - - Opinión - Ma­nuel María Bru

Ya de­cía el teó­lo­go Von Balt­ha­sar que co­mo me­jor se co­no­ce la vi­da de la Igle­sia es a tra­vés de los ros­tros de sus hi­jos, que van es­cri­bien­do su his­to­ria. Y Be­ne­dic­to XVI ex­pli­ca­ba que los me­jo­res exé­ge­tas de la Sa­gra­da Es­cri­tu­ra son los san­tos, por­que ellos ex­pli­can su ver­da­de­ro sig­ni­fi­ca­do con sus vi­das.

A na­die se le ocul­ta que a lo lar­go del si­glo XX, jun­to a gran­des acon­te­ci­mien­tos co­mo el Con­ci­lio Va­ti­cano II, la ex­pan­sión mi­sio­ne­ra o los desafíos de la mo­der­ni­dad y la pos­mo­der­ni­dad, no po­de­mos per­der de vis­ta los nom­bres pro­pios de quie­nes ya han cul­mi­na­do su san­to via­je y que han ido ja­lo­nan­do la re­cien­te hue­lla de Dios a tra­vés de la Igle­sia, des­de to­dos sus Pa­pas (con o sin pea­na, to­dos ellos sa­bios y san­tos: León XIII, san Pío X, Be­ne­dic­to XV, Pío XI, Pío XII, san Juan XXIII, el bea­to Pa­blo VI, Juan Pa­blo I, san Juan Pa­blo II), a no po­cos ca­ris­má­ti­cos ins­pi­ra­do­res de la per­ma­nen­te re­for­ma de la Igle­sia, co­mo el bea­to Ós­car Romero, san­ta Te­re­sa de Cal­cu­ta, el bea­to Al­be­rio­ni, don Gius­sa­ni, o el her­mano Ro­ger de Tai­zé.

En­tre ellos, una mujer lai­ca. El 14 de marzo se cum­pli­rán diez años des­de que nos de­jó la sier­va de Dios Chia­ra Lu­bich. Co­mo to­dos los men­cio­na­dos (y tan­tos otros no men­cio­na­dos), su im­pron­ta en la Igle­sia y en la hu­ma­ni­dad de hoy no ha dis­mi­nui­do tras su muer­te, sino que ha cre­ci­do pro­gre­si­va­men­te.

Sem­bró bue­na se­mi­lla y ca­da año la co­se­cha de fru­tos au­men­ta cua­li­ta­ti­va y cuan­ti­ta­ti­va­men­te. No so­lo y no tan­to en sus obras (en es­te ca­so la Obra de María o Mo­vi­mien­to de los Fo­co­la­res), sino en el dis­cu­rrir de la vi­da de la Igle­sia y del mun­do.

Sin su no­ve­do­sa pro­pues­ta en los años 40 de vi­vir la pre­sen­cia de Je­sús en me­dio (vis­ta en­ton­ces con re­ce­lo), no hu­bie­se lle­ga­do el Con­ci­lio a re­pe­tir cien­tos de ve­ces una ex­pre­sión inusual en el ma­gis­te­rio tras los pa­dres de la Igle­sia. Sin su im­pa­ra­ble es­pi­ri­tua­li­dad de la uni­dad y su re­vo­lu­cio­na­rio im­pul­so a los diálogos ecu­mé­ni­co, in­ter­re­li­gio­so y con per­so­nas de con­vic­cio­nes di­ver­sas, no en­ten­de­ría­mos ni la es­pi­ri­tua­li­dad de co­mu­nión de san Juan Pa­blo II, ni el avan­ce de es­tos diálogos en los úl­ti­mos 60 años. Sin su vi­sión del mun­do uni­do nos fal­ta­rían re­sor­tes de ins­pi­ra­ción y de con­cre­ción –co­mo la eco­no­mía de co­mu­nión o el mo­vi­mien­to po­lí­ti­co por la uni­dad– pa­ra en­ten­der la lla­ma­da del Pa­pa Fran­cis­co a la glo­ba­li­za­ción de la so­li­da­ri­dad.

Co­mo una sua­ve bri­sa, el so­plo del Es­pí­ri­tu San­to a tra­vés de sus crea­tu­ras más dó­ci­les, no co­no­ce de ba­rre­ras ni en el tiem­po ni en el es­pa­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.