Nue­va vi­da pa­ra un edi­fi­cio y cin­co mu­je­res

ABC - Alfa y Omega - - Opinión -

La Casa di Le­da es una prue­ba de que hay mu­cho mar­gen pa­ra hu­ma­ni­zar el sis­te­ma pe­ni­ten­cia­rio. Es­te edi­fi­cio ro­mano, con­fis­ca­do al cri­men or­ga­ni­za­do, se ha re­con­ver­ti­do en un pro­yec­to de­di­ca­do a la rein­ser­ción de per­so­nas pri­va­das de li­ber­tad. Cin­co mu­je­res jó­ve­nes cum­plen con­de­na en com­pa­ñía de sus hi­jos pe­que­ños, en un en­torno mu­cho más aco­ge­dor que una cár­cel. Y, pa­ra re­ma­tar­lo, en el cen­tro pres­tan sus ser­vi­cios con­de­na­dos por de­li­tos le­ves, que se en­mien­dan tra­ba­jan­do pa­ra la co­mu­ni­dad. Con su vi­si­ta el día 2, dan­do con­ti­nui­dad a sus Vier­nes de mi­se­ri­cor­dia, el Pa­pa Fran­cis­co ha llamado la aten­ción so­bre es­te pro­yec­to, que en­cie­rra en su seno un men­sa­je muy pas­cual: de un mal pue­de sa­lir mu­cho bien.

Os­ser­va­to­re Ro­mano/Reuters AFP Pho­to / Ami­nu Abu­ba­kar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.