Mun­do: Los úl­ti­mos cris­tia­nos de Mo­ga­dis­cio (pág. 11)

«Vi­ven ocul­tos por miedo a las re­pre­sa­lias de los fun­da­men­ta­lis­tas is­lá­mi­cos». «Al­gu­nos han si­do ase­si­na­dos por los hi­jos de sus hi­jos». A pe­sar de to­do, los cris­tia­nos de Mo­ga­dis­cio (So­ma­lia) «conservan su fe co­mo el re­ga­lo más pre­cio­so que se les ha hec

ABC - Alfa y Omega - - Opinión - Jo­sé Cal­de­re­ro de Al­de­coa @jcal­de­re­ro

So­ma­lia ocupa el ter­cer pues­to en la Lis­ta Mun­dial de Per­se­cu­ción de la organización Puer­tas Abier­tas, que mi­de el ni­vel de per­se­cu­ción re­li­gio­sa en el mun­do. «La si­tua­ción ge­ne­ral de la per­se­cu­ción en So­ma­lia re­ve­la que hay un fuerte de­seo en la so­cie­dad de erra­di­car el cris­tia­nis­mo del país, ra­yan­do la lim­pie­za ét­ni­ca», ase­gu­ra en su in­for­me Puer­tas Abier­tas.

A pe­sar de los in­ten­tos de exterminio, en Mo­ga­dis­cio –ca­pi­tal del país– to­da­vía que­dan 30 cris­tia­nos, to­dos an­cia­nos, que «vi­ven ocul­tos por miedo a las re­pre­sa­lias de los fun­da­men­ta­lis­tas is­lá­mi­cos», ex­pli­ca la agen­cia Fi­des. En clan­des­ti­ni­dad, «conservan su fe co­mo el re­ga­lo más pre­cio­so que se les ha he­cho».

Con ellos ha lo­gra­do con­tac­tar re­cien­te­men­te un sa­cer­do­te eu­ro­peo. Se tra­ta de Ste­fano To­llu, ca­pe­llán mi­li­tar de Ita­lia, que se en­cuen­tra en So­ma­lia dan­do asis­ten­cia es­pi­ri­tual a los sol­da­dos ita­lia­nos que par­ti­ci­pan en la mi­sión de for­ma­ción y adies­tra­mien­to fi­nan­cia­da por la UE.

El en­cuen­tro en­tre el cu­ra y la pe­que­ña co­mu­ni­dad cris­tia­na de la ciu­dad afri­ca­na fue bre­ve, re­ve­la Fi­des, pa­ra no lla­mar de­ma­sia­do la aten­ción, pe­ro tre­men­da­men­te in­ten­so y car­ga­do de sig­ni­fi­ca­do hu­mano y es­pi­ri­tual. «Tu­ve la opor­tu­ni­dad de co­no­cer a Moisés [nom­bre fic­ti­cio]. Mu­chos lo con­si­de­ran el por­ta­voz de los ca­tó­li­cos so­ma­líes. Me ase­gu­ró que su co­mu­ni­dad es­tá en vías de ex­tin­ción», cuen­ta el pa­dre To­llu, mi­sio­ne­ro sa­le­siano y aho­ra in­te­gra­do en el Or­di­na­ria­to Mi­li­tar de Ita­lia.

Los cris­tia­nos so­ma­líes no so­lo se en­cuen­tran en el pun­to de mi­ra del gru­po te­rro­ris­ta Al Qae­da y su fi­lial lo­cal Al-Sha­baab, tam­bién son uno de los objetivos del Es­ta­do Is­lá­mi­co –que en los úl­ti­mos me­ses se ha es­ta­ble­ci­do en la zo­na de Puntlan­dia– e in­clu­so son ata­ca­dos por los miem­bros de sus pro­pias fa­mi­lias. «Los ni­ños na­ci­dos en los años 90 se han vuel­to in­to­le­ran­tes y no com­pren­den que sus ma­yo­res pro­fe­sen el cris­tia­nis­mo». Así se lo ase­gu­ró Moisés al ca­pe­llán mi­li­tar. «Por eso los an­cia­nos hu­yen, se ale­jan de sus hi­jos y nie­tos. Al­gu­nos han si­do ase­si­na­dos por los hi­jos de sus hi­jos. La vio­len­cia es­tá en las mis­mas ca­sas». El pa­dre To­llu le pro­me­tió a Moisés que «re­cor­da­ría en la San­ta Mi­sa» a to­dos los muer­tos.

La vio­len­cia es­tá ha­cien­do me­lla en el nú­me­ro de miem­bros de la co­mu­ni­dad, lo que no ha men­gua­do es la fe de los cris­tia­nos de Mo­ga­dis­cio. Y eso, a pe­sar de no con­tar con la asis­ten­cia es­pi­ri­tual de nin­gún cu­ra. «No hay con­di­cio­nes de se­gu­ri­dad pa­ra que un sa­cer­do­te pue­da lle­var a ca­bo su ser­vi­cio pas­to­ral en Mo­ga­dis­cio», con­clu­ye el ca­pe­llán cas­tren­se.

Reuters/Fei­sal Omar

La ca­te­dral ca­tó­li­ca de Mo­ga­dis­cio arra­sa­da y con­ver­ti­da, en par­te, en un ver­te­de­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.