Es­pa­ña: Lai­cos y re­li­gio­sos com­par­ten li­de­raz­go (pág. 19)

No es una uto­pía. El V En­cuen­tro de Lai­cos y Re­li­gio­sos en Mi­sión Com­par­ti­da, or­ga­ni­za­do por CONFER, ha es­ta­do cen­tra­do en el ejer­ci­cio de la res­pon­sa­bi­li­dad in­dis­tin­ta de se­gla­res y con­sa­gra­dos en obras, pro­yec­tos y co­mu­ni­da­des

ABC - Alfa y Omega - - Opinión - Ri­car­do Ben­ju­mea

Más de 300 per­so­nas en re­pre­sen­ta­ción de cer­ca de 60 con­gre­ga­cio­nes re­li­gio­sas par­ti­ci­pa­ron el sá­ba­do en el V En­cuen­tro de Lai­cos y Re­li­gio­sos en Mi­sión Com­par­ti­da, cen­tra­do en el li­de­raz­go. La ci­ta, or­ga­ni­za­da por CONFER, se ce­le­bró en el co­le­gio de Ma­ra­vi­llas de Ma­drid.

«Des­pués de re­fle­xio­nar otros años so­bre qué es y qué no es mi­sión com­par­ti­da, so­bre qué sig­ni­fi­ca que lai­cos y re­li­gio­sos com­par­ta­mos ca­ris­ma y es­pi­ri­tua­li­dad…, ha lle­ga­do la ho­ra de ha­blar de quién di­ri­ge un hos­pi­tal, un co­le­gio o in­clu­so tam­bién una co­mu­ni­dad», ex­pli­ca el lai­co es­co­la­pio Gui­ller­mo Gó­mez, miem­bro del co­mi­té or­ga­ni­za­dor del en­cuen­tro.

No se tra­ta de uto­pías ni de sim­ples bue­nas in­ten­cio­nes pa­ra el fu­tu­ro, re­sal­ta. «Hay ya mu­chas ex­pe­rien­cias con­cre­tas según es­te nue­vo pa­ra­dig­ma; es­to es ya una reali­dad en nues­tros ám­bi­tos. Aun­que la mi­sión com­par­ti­da em­pe­za­ra por ne­ce­si­dad, por el des­cen­so de vo­ca­cio­nes re­li­gio­sas, hay un con­ven­ci­mien­to sin­ce­ro por par­te de mu­chas con­gre­ga­cio­nes que es­tán in­ten­tan­do en­rai­zar­se en la ecle­sio­lo­gía de co­mu­nión del Con­ci­lio, la que mi­ra el fu­tu­ro con es­pe­ran­za».

Li­de­raz­go co­mún sig­ni­fi­ca que la res­pon­sa­bi­li­dad úl­ti­ma en ca­da pro­yec­to, obra o co­mu­ni­dad pue­de co­rres­pon­der­le in­dis­tin­ta­men­te a un lai­co o a un religioso, pe­ro so­bre to­do –ma­ti­za Gui­ller­mo Gó­mez– im­pli­ca una «nue­va for­ma de en­ten­der el ejer­ci­cio del po­der». «Hay de­ter­mi­na­das pers­pec­ti­vas so­bre el li­de­raz­go en el ám­bi­to em­pre­sa­rial que pue­den apor­tar al­gu­nas ideas pe­ro no res­pon­den al al­ma, a la esen­cia de lo que, en úl­ti­mo tér­mino, es una mi­sión evan­ge­li­za­do­ra».

En la Igle­sia, «lí­der de­be ser el que acom­pa­ña, sus­ci­ta, des­pier­ta la im­pli­ca­ción de los de­más», aña­de otro miem­bro del co­mi­té or­ga­ni­za­dor, Juan Gar­cía Calleja, de los her­ma­nos de La Sa­lle. «La for­ma­ción busca pre­ci­sa­men­te eso: fa­ci­li­tar la in­te­gra­ción de to­dos en la mi­sión com­par­ti­da, pe­ro no so­mos ro­bots. El ob­je­ti­vo no es uni­for­mar».

En el ca­so de los co­le­gios, «cuan­do vie­nen pro­fe­so­res nue­vos, hay un pro­gra­ma de for­ma­ción muy pau­ta­do y ver­te­bra­do». Lo cual no sig­ni­fi­ca que el pun­to de des­tino de­ba ser igual pa­ra to­do el mun­do. «Los gra­dos de iden­ti­dad y el sen­ti­do de per­te­nen­cia no son uni­for­mes», ex­pli­ca Gar­cía Calleja. «Ca­da per­so­na es un mun­do, y no­so­tros con­tem­pla­mos es­te pro­ce­so con fle­xi­bi­li­dad, res­pe­tan­do la li­ber­tad de la per­so­na y ayu­dan­do a que ca­da cual en­cuen­tre su lu­gar, sa­bien­do que no to­do el mun­do es ni pien­sa de la mis­ma ma­ne­ra. Y que hay mu­chos gra­dos de im­pli­ca­ción». La no­ve­dad que ha pues­to en va­lor es­te en­cuen­tro es que ca­da vez son más las con­gre­ga­cio­nes que, por prin­ci­pio, no ex­clu­yen al lai­co pa­ra nin­guno de ellos.

CONFER

Uno de los ta­lle­res de la V Jor­na­da de Lai­cos y Re­li­gio­sos en Mi­sión Com­par­ti­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.