Mue­re Elías Ya­nes, ar­tí­fi­ce de una nue­va pre­sen­cia de la Igle­sia en la so­cie­dad

Elías Ya­nes desem­pe­ñó un pa­pel cla­ve du­ran­te la Tran­si­ción y en la apli­ca­ción del Con­ci­lio en Es­pa­ña. Fue el ar­tí­fi­ce de los con­cier­tos edu­ca­ti­vos. «La Igle­sia y la so­cie­dad es­pa­ño­la le de­ben mu­cho», di­ce su ami­go el car­de­nal Se­bas­tián

ABC - Alfa y Omega - - Portada - Ri­car­do Ben­ju­mea

La Igle­sia en Es­pa­ña des­pi­de a uno de los gran­des pro­ta­go­nis­tas de su his­to­ria re­cien­te. Desem­pe­ñó to­do ti­po de res­pon­sa­bi­li­da­des en la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal, co­la­bo­ró con el car­de­nal Ta­ran­cón en la apli­ca­ción del Con­ci­lio y ne­go­ció los con­cier­tos edu­ca­ti­vos.

Seis car­de­na­les, sie­te ar­zo­bis­pos, 22 obis­pos, men­sa­je de pé­sa­me del Pa­pa… Un fu­ne­ral po­co usual pa­ra un obis­po no es­pe­cial­men­te co­no­ci­do por el gran pú­bli­co…, al que, en 2016, el an­ti­guo je­fe de pren­sa en la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal, al ha­cer re­pa­so de los 50 años de vi­da de la ins­ti­tu­ción, no du­da­ba en ca­li­fi­car co­mo «el obis­po que qui­zás ha te­ni­do, en es­te me­dio si­glo, una ma­yor pre­sen­cia, in­ci­den­cia y re­le­van­cia en la his­to­ria re­cien­te del epis­co­pa­do es­pa­ñol».

Pa­la­bras de Je­sús de las He­ras, ac­tual di­rec­tor de la re­vis­ta Ec­cle­sia, ava­la­das por el car­de­nal Fer­nan­do Se­bas­tián, buen ami­go de don Elías, con­ven­ci­do de que «la Igle­sia y la so­cie­dad es­pa­ño­la le de­ben mu­cho a es­te hom­bre bueno y sa­bio». Pe­ro es que uno los ras­gos más acu­sa­dos de su ca­rác­ter era la ti­mi­dez, in­clu­so «por con­vic­ción, por­que pre­fe­ría tra­ba­jar siem­pre en se­gun­da lí­nea, sin ha­cer nin­gu­na cla­se de os­ten­ta­ción», aña­de Se­bas­tián.

En 1972, mon­se­ñor Elías Ya­nes, que ha­bía ac­ce­di­do al epis­co­pa­do co­mo au­xi­liar de Ovie­do dos años an­tes – con los au­xi­lia­res, la San­ta Se­de elu­día los ve­tos del ré­gi­men fran­quis­ta–, «su­ce­dió en la Se­cre­ta­ría Ge­ne­ral de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal a mon­se­ñor Gue­rra Cam­pos y apor­tó, por lo pron­to, un buen en­ten­di­mien­to y una es­tre­cha co­la­bo­ra­ción con el car­de­nal Ta­ran­cón en la apli­ca­ción del Con­ci­lio, en el re­plan­tea­mien­to de la pre­sen­cia de la Igle­sia en la so­cie­dad es­pa­ño­la, en el cam­bio de re­la­cio­nes de la Igle­sia con las ins­ti­tu­cio­nes po­lí­ti-

Car­de­nal Se­bas­tián: «Elías Ya­nes co­la­bo­ró con el car­de­nal Ta­ran­cón en la apli­ca­ción del Con­ci­lio y el re­plan­tea­mien­to de la pre­sen­cia de la Igle­sia en la so­cie­dad es­pa­ño­la»

cas...». «Tra­ba­jó mu­cho en la cues­tión de los Acuer­dos [con la San­ta Se­de], pro­si­gue el ar­zo­bis­po emé­ri­to de Pam­plo­na. «En Roma que­rían ela­bo­rar un nue­vo Con­cor­da­to, pe­ro los obis­pos es­pa­ño­les pre­fe­rían unos acuer­dos par­cia­les. Y en esas ges­tio­nes, una de las per­so­nas más im­pli­ca­das fue Elías Ya­nes, a tra­vés del apo­yo mi­nu­cio­so y de­ta­llis­ta a don Vi­cen­te En­ri­que Ta­ran­cón». «Aque­llos tiem­pos exi­gían mu­cha lu­ci­dez pa­ra dis­tin­guir las vo­ces de los ecos, y pa­ra ofre­cer una pa­la­bra orien­ta­do­ra des­de la mi­sión pas­to­ral de la Igle­sia», di­jo el lu­nes el ar­zo­bis­po de Za­ra­go­za, Vi­cen­te Jiménez Za­mo­ra, al pre­si­dir el fu­ne­ral por su pre­de­ce­sor.

El car­de­nal Se­bas­tián –que fue otro es­tre­cho co­la­bo­ra­dor de Ta­ran­cón– des­ta­ca en sus me­mo­rias la con­tri­bu­ción no su­fi­cien­te­men­te re­co­no­cía de Ya­nes al ac­tual mar­co de con­cier­tos edu­ca­ti­vos. «Yo soy tes­ti­go de có­mo de­fen­dió la li­ber­tad de en­se­ñan­za y se reunió con los mi­nis­tros de los su­ce­si­vos go­bier­nos so­cia­lis­tas pa­ra con­se­guir es­ta le­gis­la­ción». Co­mo pre­si­den­te de la Co­mi­sión Epis­co­pal de Ca­te­que­sis des­de 1978 y has­ta su nom­bra­mien­to co­mo vi­ce­pre­si­den­te de la CEE (1987-1993), tu­vo tam­bién que tra­ba­jar se­ria­men­te con la FERE pa­ra con­ven­cer a los re­li­gio­sos de que te­nía­mos que acep­tar la en­se­ñan­za con­cer­ta­da aun­que fue­ra exi­gen­te, por­que era la úni­ca ma­ne­ra de po­der lle­var la en­se­ñan­za ca­tó­li­ca al pue­blo llano y sen­ci­llo».

Con­tó con el re­co­no­ci­mien­to de los de­más obis­pos, que lo eli­gie­ron pre­si­den­te del epis­co­pa­do en­tre 1993 y 1999. Re­co­no­ci­mien­to que no le fal­tó tam­po­co en los úl­ti­mos años des­de Roma, adon­de acu­dió a ofre­cer con­se­jo cuan­do se lo pi­die­ron. A Ya­nes le emo­cio­nó es­pe­cial­men­te que el Pa­pa Fran­cis­co nom­bra­ra a quien fue­ra su au­xi­liar en Za­ra­go­za, Juan Jo­sé Ome­lla, ar­zo­bis­po de Barcelona y pos­te­rior­men­te car­de­nal. «Es­ta­ba muy sa­tis­fe­cho con eso», con­fir­ma Fer­nan­do Se­bas­tián, aña­dien­do un dato que has­ta aho­ra el pur­pu­ra­do no ha­bía con­ta­do pú­bli­ca­men­te: «Al año si­guien­te de ser nom­bra­do ar­zo­bis­po de Za­ra­go­za [1977-2005], Elías Ya­nes me in­vi­tó a co­mer en las Re­li­gio­sas Asun­cio­nis­tas y me di­jo: “Fer­nan­do, ¿tú es­ta­rías dis­pues­to a ve­nir con­mi­go co­mo au­xi­liar a Za­ra­go­za?”. “Yo es­toy dis­pues­to a lo que me man­den; si me nom­bran iré con mu­cho gus­to”, le con­tes­té. Lue­go la providencia nos lle­vo por otros ca­mino, pe­ro ese pri­me­ra pro­pues­ta de epis­co­pa­do que tu­ve yo en mi vi­da me la hi­zo él».

EFE/ J. M. Gar­cía

ABC

Mon­se­ñor Elías Ya­nes, el se­gun­do por la iz­quier­da, pre­si­den­te de la CEE, en la LVIII Asam­blea Ple­na­ria de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal Es­pa­ño­la, en 1993

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.