El mar­ca­dor de Fran­cis­co

ABC - Alfa y Omega - - La Foto - @evaen­la­ra­dio Eva Fer­nán­dez

Ha­ce po­co más de un año un ni­ño de una pa­rro­quia ro­ma­na pre­gun­tó a Fran­cis­co: «¿Por qué se ha con­ver­ti­do en Pa­pa?». Él le res­pon­dió en­tre ri­sas: «Por­que hay al­gu­nos cul­pa­bles». A la vuel­ta del úl­ti­mo lus­tro los he­chos con­fir­man que Ber­go­glio ha­bía si­do fa­bri­ca­do pa­ra ser Pa­pa. En lo al­to de sus 81 años gas­ta esa ra­ra he­chu­ra de los fla­cos con ham­bre de pe­lea. Por­que so­lo quien pe­lea y ha­ce lío con­si­gue cam­biar las co­sas. Y más si te ha to­ca­do ser Pa­pa.

Di­cen que el pri­mer sa­lu­do mar­ca a las per­so­nas pa­ra siem­pre. Mi pri­mer en­cuen­tro con el Pa­pa lo fue. Re­cién lle­ga­da a Roma. Pri­mer via­je a bor­do del avión pa­pal con pánico es­cé­ni­co an­te lo des­co­no­ci­do. En cual­quier mo­men­to apa­re­ce­ría el Pa­pa. ¿Qué le di­ría al sa­lu­dar­le? To­do fue tan sen­ci­llo co­mo fas­ci­nan­te: «Es la que ha sus­ti­tui­do a Pa­lo­ma Gar­cía Ove­je­ro», me pre­sen­ta­ron. Y en­vuel­to en una de sus me­jo­res son­ri­sas Fran­cis­co me di­jo rá­pi­da­men­te mien­tras ha­cía el ges­to con las ma­nos: «Vo­ló la Pa­lo­ma» … Y cuan­do ya con­ti­nua­ba su ca­mino, se gi­ró tan so­lo pa­ra aña­dir: «Pe­ro lle­gó la go­lon­dri­na». No hi­zo fal­ta na­da más. Se di­si­pa­ron mie­dos y me en­con­tré en ca­sa.

Así es Fran­cis­co. Al­guien que es ca­paz de con­tar el Evan­ge­lio en un ges­to, en un si­len­cio, con un gol­pe de ma­nos, abra­zan­do con ter­nu­ra a un ni­ño co­mo en la fo­to, to­can­do la ca­be­za de­for­ma­da de un en­fer­mo o de­ján­do­se ha­cer mil sel­fis en­tre los fie­les que lo re­cla­man.

Es­tos cin­co años no han si­do fá­ci­les. Fran­cis­co car­ga ci­ca­tri­ces co­mo pa­ra no per­der el tiem­po con las crí­ti­cas, lo que le per­mi­te tras­cu­rrir su día a día con paz in­te­rior a pe­sar de las re­sis­ten­cias. Es cons­cien­te de que lo que es­tá cons­tru­yen­do no cul­mi­na en un pon­ti­fi­ca­do. Más aún cuan­do ejer­ce de Pa­pa mi­sio­ne­ro in­ten­tan­do que la Igle­sia sal­ga de sí mis­ma ha­cia las pe­ri­fe­rias, ha­cia las fron­te­ras, que no son so­la­men­te geo­grá­fi­cas, sino tam­bién exis­ten­cia­les.

Hay al­go de es­pe­cial en es­te abra­zo. Por lo en­vol­ven­te. Por afec­tuo­so. Por gra­tui­to. Es la con­den­sa­ción mis­te­rio­sa que se da en los hom­bres ca­pa­ces de con­mo­ver de un mo­do im­bo­rra­ble. Al Pa­pa le im­por­ta la per­so­na y se ha de­mos­tra­do ca­paz de com­pren­der los aden­tros del al­ma hu­ma­na, sus con­tra­dic­cio­nes, sus an­gus­tias, su so­le­dad. Y co­mo no hay que de­jar nin­gún agra­de­ci­mien­to por el ca­mino, es­te aniver­sa­rio in­vi­ta a ha­cer­lo.

Pa­pa Fran­cis­co, a un fut­bo­le­ro co­mo us­ted siem­pre le ven­drá bien re­cor­dar que un mi­nu­to pue­de cam­biar el re­sul­ta­do, pe­ro no el mar­ca­dor que se lle­va den­tro. Gra­cias.

AFP Pho­to / Fi­lip­po Monteforte

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.