Cin­co años con Fran­cis­co

La re­for­ma de Fran­cis­co es pro­fun­da, es­pi­ri­tual. No hay pla­nes pre­con­ce­bi­dos. So­lo un ho­ri­zon­te, un ideal ha­cia el que en­ca­mi­nar­se, li­dian­do y dia­lo­gan­do con la reali­dad en ac­ti­tud de dis­cer­ni­mien­to y ora­ción. La siem­bra es­tá he­cha. Más pron­to que tar­de,

ABC - Alfa y Omega - - Mundo - Fer­nan­do Pra­do Ayu­so, CMF Di­rec­tor de Pu­bli­ca­cio­nes Cla­re­tia­nas

«Pro­cu­ro te­ner el mis­mo mo­do de ser y de ac­tuar que te­nía en Bue­nos Ai­res, por­que si a mi edad cam­bio, se­gu­ro que ha­go el ri­dícu­lo». Así se di­ri­gía por car­ta el re­cién nom­bra­do Pa­pa Fran­cis­co a un ami­go sa­cer­do­te. Con cier­ta pers­pec­ti­va, hoy ve­mos que Fran­cis­co es el mis­mo que an­tes de ser Pa­pa, pe­ro, a su vez, no es lo mis­mo. Sus pa­la­bras y sus ges­tos son si­mi­la­res, pe­ro aho­ra lle­va so­bre sus es­pal­das –an­chas, por otra par­te– la res­pon­sa­bi­li­dad de un pon­ti­fi­ca­do que quie­re lle­var ade­lan­te lo en­co­men­da­do por sus her­ma­nos car­de­na­les. A Fran­cis­co lo eli­gie­ron por ser quien era. Los días del pre­cón­cla­ve fue­ron de­ter­mi­nan­tes, sin du­da, pe­ro los pur­pu­ra­dos elec­to­res co­no­cían a Ber­go­glio de an­tes. Su cru­cial pa­pel en el Sí­no­do que tra­tó so­bre el mi­nis­te­rio de los obis­pos (2001), sus in­ter­ven­cio­nes sen­ci­llas y cer­te­ras en el cón­cla­ve an­te­rior (2005) y su des­ta­ca­do li­de­raz­go en la Con­fe­ren­cia La­ti­noa­me­ri­ca­na de Apa­re­ci­da (2007) le ha­bían se­ña­la­do con cla­ri­dad. Los se­ño­res car­de­na­les in­tu­ye­ron que de­trás de es­te hom­bre de Dios es­ta­ba el nue­vo ai­re que la Igle­sia ne­ce­si­ta­ba. Des­de en­ton­ces, Fran­cis­co se ha con­ver­ti­do, ade­más, en el lí­der mo­ral más es­cu­cha­do e im­por­tan­te del pla­ne­ta.

Un nom­bre em­ble­má­ti­co

El nom­bre ele­gi­do co­mo Pon­tí­fi­ce es mu­cho más que un nom­bre: guar­da en sí to­do un ima­gi­na­rio con­cre­to y un sue­ño evan­gé­li­ca­men­te re­for­ma­dor. Era el mo­men­to de dar un cam­bio de rum­bo, aun en ín­ti­ma con­ti­nui­dad con Be­ne­dic­to XVI, y co­men­zar una nue­va eta­pa en la que la Igle­sia sa­lie­ra de cier­ta au­to­rre­fe­ren­cia­li­dad en la que tal vez ha­bía caí­do. Una vuel­ta de tuer­ca más a la men­ta­li­dad y al es­pí­ri­tu si­no­dal y de diá­lo­go del Vaticano II, pen­dien­te to­da­vía de una ma­yor re­cep­ción. El nue­vo Pa­pa ten­dría que em­pe­ñar­se en volver nue­va­men­te a lo esen­cial, al Evan­ge­lio, pa­ra se­guir dia­lo­gan­do con el mun­do y los tiem­pos cam­bian­tes. La re­for­ma in ca­pi­ti et in mem­bris ha­bía de con­ti­nuar, ven­cien­do to­do cle­ri­ca­lis­mo y mun­da­ni­dad, con pa­so fir­me y lle­van­do a la Igle­sia a un pun­to de no re­torno. La re­for­ma de Fran­cis­co, al igual que la del po­ve­re­llo de Asís, qui­sie­ra ir a lo pro­fun­do. Cam­biar la Cu­ria y su es­truc­tu­ra es ta­rea más sen­ci­lla. Los cam­bios ope­ra­ti­vos, de he­cho, ya se es­tán vien­do. El lar­go tra­ba­jo co­le­gial del C9, los nom­bra­mien­tos de car­de­na­les pe­ri­fé­ri­cos, la ma­yor par­ti­ci­pa­ción y si­no­da­li­dad en las re­fle­xio­nes pon­ti­fi­cias y el ali­ge­ra­mien­to en las es­truc­tu­ras que va­mos vien­do son con­se­cuen­cias de es­ta re­for­ma en mar­cha. Lo di­fí­cil es cam­biar vie­jas cos­tum­bres y es­ti­los en el pa­pa­do y en la Igle­sia. Es más fá­cil cam­biar es­truc­tu­ras que co­ra­zo­nes. De ahí que ha­ya re­sis­ten­cias y re­sis­ten­tes.

La ca­sa de San­ta Mar­ta

San­ta Mar­ta se con­vir­tió des­de el prin­ci­pio en un her­vi­de­ro de vi­si­tas y queha­ce­res. Es, sin du­da, el co­ra­zón, el sanc­ta sanc­to­rum del pon­ti­fi­ca­do. Fran­cis­co re­ci­be cons­tan­te­men­te, sin ex­ce­si­vos fil­tros, a nu­me­ro­sas per­so­nas. Es­to le ha per­mi­ti­do en es­tos años man­te­ner el con­tac­to par­ti­cu­lar y la cer­ca­nía con am­plios sec­to­res del san­to pue­blo fiel de Dios. Fran­cis­co ha que­ri­do sub­sa­nar en raíz el ais­la­mien­to al que la bu­ro­cra­cia va­ti­ca­na po­dría lle­var­le ca­si con na­tu­ra­li­dad. Des­de la ca­pi­lla de la ca­sa nu­tre al pue­blo con su ma­gis­te­rio. Sus sen­ci­llas ho­mi­lías en las Mi­sas de la ma­ña­na acom­pa­ñan al pue­blo en esa re­for­ma más in­te­rior que, en ver­dad, es la que le preo­cu­pa. Él sa­be que una re­for­ma co­mo la que la Igle­sia ne­ce­si­ta no se con­si­gue por de­cre­to. En San­ta Mar­ta el Pa­pa ora, dia­lo­ga, re­ci­be a la gen­te, vuelve a orar, dis­cier­ne, fir­ma de­cre­tos, nom­bra­mien­tos, car­tas, es­cri­be do­cu­men­tos, pre­pa­ra via­jes apos­tó­li­cos. Una ac­ti­vi­dad fre­né­ti­ca pa­ra un hom­bre de su edad, que com­pren­dió la di­mi­sión de su an­te­ce­sor no co­mo una ex­cep­ción, sino co­mo una ins­ti­tu­ción a la que él tam­bién po­drá aco­ger­se si lo ve con­ve­nien­te.

Los fru­tos lle­ga­rán

Evan­ge­lii gau­dium mar­có pro­gra­má­ti­ca­men­te su pon­ti­fi­ca­do. Amo­ris lae­ti­tia, fru­to de un lar­go y se­su­do Sí­no­do en dos tiem­pos, mar­ca con cla­ri­dad la pues­ta en mar­cha si­no­dal de la Igle­sia. Si la pri­me­ra ha­bla­ba de la ne­ce­sa­ria «con­ver­sión pas­to­ral» y mi­sio­ne­ra de la co­mu­ni­dad cris­tia­na, la se­gun­da ha­bla del ne­ce­sa­rio dis­cer­ni­mien­to en el queha­cer pas­to­ral. La re­for­ma de Fran­cis­co es una re­for­ma pro­fun­da, es­pi­ri­tual, ba­sa­da en esos ya fa­mo­sos prin­ci­pios po­la­res, tan pro­pios des­de siem­pre en el pen­sa­mien­to de Ber­go­glio. Son las ver­da­de­ras cla­ves del cam­bio. Pa­ra Fran­cis­co es más im­por­tan­te el tiem­po que el es­pa­cio, de ahí que lo im­por­tan­te sea más bien co­men­zar a ca­mi­nar ha­cia el ho­ri­zon­te pro­pues­to que lle­gar a la me­ta in­me­dia­ta­men­te. Por otro la­do, la reali­dad es más que la idea y, por ello, es más ne­ce­sa­rio que nun­ca apren­der a dis­cer­nir. No hay pla­nes pre­con­ce­bi­dos. So­lo un ho­ri­zon­te, un ideal ha­cia el que en­ca­mi­nar­se, li­dian­do y dia­lo­gan­do con la reali­dad en ac­ti­tud de dis­cer­ni­mien­to y ora­ción. El mun­do es lo que es, más allá de nues­tro que­rer. Aho­ra bien: to­do aque­llo que une es me­jor que lo que se­pa­ra. Por otro la­do, el to­do es más que la par­te. Y es­ta ins­pi­ra­ción es vá­li­da pa­ra la Igle­sia y tam­bién pa­ra el go­bierno de los pue­blos. La siem­bra es­tá he­cha. La len­ti­tud del cam­bio es pro­por­cio­nal a la pro­fun­di­dad. Más pron­to que tar­de, los fru­tos es­pe­ra­dos lle­ga­rán.

Es más fá­cil cam­biar es­truc­tu­ras que co­ra­zo­nes. De ahí que ha­ya re­sis­ten­cias y re­sis­ten­tes

CNS

El Pa­pa Fran­cis­co tras su elec­ción, en el bal­cón de la lo­gia de la ba­sí­li­ca de San Pe­dro del Vaticano, el 13 de mar­zo de 2013

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.