La ale­gría de Elías Ya­nes

ABC - Alfa y Omega - - España - Lour­des Azo­rín Ortega* *Ex se­cre­ta­ria ge­ne­ral de la Ac­ción Ca­tó­li­ca de Es­pa­ña

Tu­ve la gra­cia de co­la­bo­rar con don Elías en la redacción, di­fu­sión y pues­ta en mar­cha del pro­yec­to de for­ma­ción pa­ra lai­cos Ser cristianos en el co­ra­zón del mun­do que la Co­mi­sión Epis­co­pal de Apos­to­la­do Se­glar es­tá edi­tan­do y ani­man­do. Es­ta co­la­bo­ra­ción se tren­zó con el ca­ri­ño y la amis­tad. Era su for­ma nor­mal de tra­ba­jar, mez­clan­do el tra­ba­jo muy se­rio con la cer­ca­nía y el ca­ri­ño.

¡Có­mo se reía de las ton­te­rías que en un mo­men­to da­do le po­día de­cir! Se reía co­mo un ni­ño sin com­ple­jos. ¡Lo vi tan fe­liz tra­ba­jan­do en la for­ma­ción de los lai­cos y con los lai­cos! Fe­liz de par­ti­ci­par en las asam­bleas de la Ac­ción Ca­tó­li­ca, en las con­fe­ren­cias, con una hu­mil­dad enor­me, to­man­do no­tas. Agra­de­cien­do el cui­da­do y asu­mien­do sus lí­mi­tes. Me ma­ra­vi­lla­ba su hu­mil­dad al re­ti­rar una apor­ta­ción que él ha­cía en el gru­po de tra­ba­jo del iti­ne­ra­rio de for­ma­ción Ser cristianos en el co­ra­zón del mun­do por­que pen­sá­ba­mos que era po­co cla­ra o po­co ade­cua­da pa­ra lai­cos nor­ma­les de las pa­rro­quias.

Era her­mo­sa su ri­sa lu­mi­no­sa y su en­tu­sias­mo al ha­blar de ex­pe­rien­cias que com­par­tía, co­mo cuan­do le ti­ró el ca­ba­llo en Bul­nes con mi­tra y to­dos los ro­pa­jes, o la ad­mi­ra­ción y el re­go­ci­jo con que ha­bla­ba de amis­ta­des co­mo don Ati­lano Ro­drí­guez, que fue su se­cre­ta­rio.

Si que­rías que se le ilu­mi­na­ra la ca­ra no ha­bía más que pre­gun­tar­le por las es­tre­llas: era un gran­dí­si­mo afi­cio­na­do a la as­tro­no­mía. Y ha­bla­ba mu­cho tam­bién de su tie­rra, de La Pal­ma.

Yo tam­bién a ve­ces lo pin­cha­ba con co­sas, pe­ro no con­se­guí que me ha­bla­ra mal de na­die nun­ca. A ve­ces se ca­lla­ba, a ve­ces ex­pre­sa­ba su preo­cu­pa­ción y sus du­das so­bre de­ter­mi­na­das prác­ti­cas, pe­ro guar­dan­do res­pe­to a las per­so­na. Lo vi tam­bién su­frir por su dió­ce­sis, su­frir has­ta en­fer­mar, pe­ro no le sa­lió ma­le­di­cen­cia ni de­s­es­pe­ran­za, sus úl­ti­mas pa­la­bras fue­ron: «Glo­ria al Pa­dre, al Hi­jo y al Es­pí­ri­tu San­to».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.