2.0 El cu­ra

El ca­nal de Ex­tre­ma­du­ra ca­ta­lo­gó co­mo el cu­ra 2.0 a es­te to­le­dano de na­ci­mien­to y ex­tre­me­ño de adop­ción. Re­li­gio­so de la con­gre­ga­ción Es­cla­vos de Ma­ría y de los Po­bres, de­le­ga­do de Ju­ven­tud de la dió­ce­sis de Co­ria-Cá­ce­res y ca­pe­llán de la Uni­ver­si­dad de E

ABC - Alfa y Omega - - España - Cris­ti­na Sán­chez Agui­lar @csan­che­za­gui­lar

¿Por qué un sa­cer­do­te uti­li­za las re­des so­cia­les ac­ti­va­men­te en su mi­sión pas­to­ral?

Yo uti­li­zo mu­cho Fa­ce­book, Ins­ta­gram, Twit­ter y otras apli­ca­cio­nes que van a tra­vés de re­des so­cia­les por­que me ayu­dan a lle­gar a la gen­te. Por me­dio de es­tos ins­tru­men­tos mues­tro a las per­so­nas el Evan­ge­lio, y tam­bién son una for­ma de es­tar en con­ti­nuo con­tac­to con to­do el mun­do pa­ra dar in­for­ma­ción de las ac­ti­vi­da­des que ha­ce­mos, pa­ra es­cu­char sus pro­ble­mas y pa­ra es­tar cer­ca de sus vi­das y sus fa­mi­lias. A tra­vés de in­ter­net, to­do el que quie­ra pue­de en­con­trar­me y con­tac­tar con­mi­go en po­cos se­gun­dos, aun­que yo es­té le­jos.

Tan pre­sen­te es­tá que le nom­bra­ron el cu­ra 2.0…

La te­le­vi­sión re­gio­nal de Ex­tre­ma­du­ra me hi­zo un re­por­ta­je so­bre có­mo uti­li­zo las re­des so­cia­les pa­ra evan­ge­li­zar, y otras apli­ca­cio­nes del mó­vil co­mo Con­fe­sor Go. Tam­bién to­có las cam­pa­nas des­de el te­lé­fono… así que me ca­ta­lo­ga­ron co­mo el cu­ra 2.0.

¿Es im­por­tan­te que la Igle­sia ten­ga pre­sen­cia en re­des so­cia­les?

Creo que la Igle­sia tie­ne que ha­cer­se pre­sen­te en to­dos los lu­ga­res don­de ha­ya un co­ra­zón que sal­var, y en las pe­ri­fe­rias que son las re­des so­cia­les hay mu­chos de es­tos co­ra­zo­nes desean­do es­cu­char una pa­la­bra. Por tan­to, la Igle­sia co­mo bue­na ma­dre, tie­ne que ha­cer­se pre­sen­te. Aun así, ¿to­da­vía es rea­cia a esa pre­sen­cia? La igle­sia no es rea­cia, lo que pa­sa que hay mu­chas per­so­nas ma­yo­res –sa­cer­do­tes, re­li­gio­sos y re­li­gio­sas…– que han na­ci­do en otra on­da y aho­ra mis­mo no es­tán ca­pa­ci­ta­das pa­ra uti­li­zar las re­des. Pe­ro la Igle­sia es­tá muy pre­sen­te, tan­to que in­clu­so hay mu­chas no­ti­cias ecle­sia­les que se dan di­rec­ta­men­te en las re­des so­cia­les; de he­cho, el mis­mo Pa­pa Fran­cis­co las uti­li­za pa­ra evan­ge­li­zar. Tam­bién hay mu­chos obis­pos, ca­da vez más, que dan a co­no­cer a tra­vés de ellas su día a día; hay re­li­gio­sas que uti­li­zan la re­des so­cia­les pa­ra dar a co­no­cer su ca­ris­ma, y la ma­yo­ría de los co­le­gios re­li­gio­sos es­tán en re­des so­cia­les. Por lo tan­to, yo creo que la Igle­sia es­tá uti­li­zan­do ca­da vez más el mun­do on­li­ne pa­ra di­fun­dir in­for­ma­ción y pa­ra evan­ge­li­zar.

¿Có­mo equi­li­brar es­ta pre­sen­cia ne­ce­sa­ria y a la vez no fa­vo­re­cer que las re­la­cio­nes ca­ra a ca­ra pier­dan su sen­ti­do?

Es co­mo to­do, hay que sa­ber uti­li­zar los ins­tru­men­tos que uno tie­ne a su al­can­ce. Yo pue­do con­tar mu­chos ejem­plos de có­mo una re­la­ción que em­pe­zó por in­ter­net ter­mi­nó tras­pa­san­do la pan­ta­lla y, ade­más, con un cam­bio ra­di­cal de vi­da. Sin ir mas le­jos, co­no­cí a un chi­co a tra­vés de Twit­ter, le ha­blé de Dios, le ex­pli­qué mi vo­ca­ción y le de­jé que fue­se vien­do mis co­men­ta­rios. Tiem­po des­pués aca­bé ayu­dán­do­le a dis­cer­nir su vo­ca­ción y aho­ra es pos­tu­lan­te en mi con­gre­ga­ción, los Es­cla­vos de Ma­ría y de los Po­bres. Otro ejem­plo que me lla­mó la aten­ción fue un jo­ven con mu­chas du­das de fe, que re­cha­za­ba a la Igle­sia y al cris­tia­nis­mo des­de ha­cía mu­chos años. Me pi­dió amis­tad a tra­vés de Fa­ce­book y co­men­za­mos ha­blar. Al ca­bo de unos me­ses me es­cri­bió y me di­jo que mu­chas de sus du­das y sus pro­ble­mas se ha­bían di­si­pa­do. Re­cuer­do tam­bién la mu­cha­cha que ha­ce unos años se que­dó em­ba­ra­za­da y me pre­gun­tó a tra­vés del chat de Fa­ce­book que ha­cía, si abor­ta­ba o se­guía ade­lan­te con su em­ba­ra­zo. La ani­mé a que si­guie­se y le di­je dón­de te­nía que acu­dir pa­ra re­ci­bir ayu­da; hoy, gra­cias a Dios, ese ni­ño vi­ve con su ma­dre.

Es real que hay pro­ble­mas de adic­ción a las nue­vas tec­no­lo­gías, es­pe­cial­men­te al mó­vil e in­ter­net. ¿Có­mo con­tro­lar­lo?

Las re­des, co­mo to­das las co­sas mal uti­li­za­das, pue­den ser muy pe­li­gro­sas; por eso el hom­bre tie­ne que sa­ber uti­li­zar to­dos los me­dios que Dios nos ha re­ga­la­do en su jus­ta me­di­da. Tam­bién es ver­dad que, co­mo de­cía­mos an­tes, no nos po­de­mos que­dar so­la­men­te en la pan­ta­lla del mó­vil o del or­de­na­dor: te­ne­mos que bus­car el en­cuen­tro ca­ra a ca­ra con el problema del hom­bre, co­mo re­pi­te el Pa­pa Fran­cis­co. He­mos de ha­cer un es­fuer­zo pa­ra uti­li­zar las re­des so­cia­les, pe­ro bus­can­do el en­cuen­tro con el co­ra­zón que su­fre.

Fer­nan­do Al­cá­zar

Fer­nan­do Al­cá­zar, sa­cer­do­te de la dió­ce­sis de Co­ria-Cá­ce­res, el sa­cer­do­te 2.0

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.