Pablo y San­tia­go, jun­tos en Compostela

Fray Bah­jat Ka­ra­kachm res­pon­sa­ble de la co­mu­ni­dad fran­cis­ca­na de Da­mas­co, guar­dián del lu­gar don­de se con­vir­tió san Pablo, vi­si­ta Ga­li­cia, tum­ba de otro após­tol, San­tia­go, y don­de ha ex­pre­sa­do el su­fri­mien­to de la co­mu­ni­dad cris­tia­na de la capital si­ria,

ABC - Alfa y Omega - - España - Fran Ote­ro @fra­no­te­rof

El 8 de no­viem­bre de 2016 a las 15 ho­ras, en el san­tua­rio de la Con­ver­sión de san Pablo, que guar­dan los fran­cis­ca­nos en Bab Tou­ma, el ba­rrio cris­tiano de Da­mas­co, se pro­du­jo un pe­que­ño mi­la­gro. Fray Bah­jat Ka­ra­kach, res­pon­sa­ble de la co­mu­ni­dad fran­cis­ca­na de Da­mas­co y guar­dián del ci­ta­do san­tua­rio jun­to con el de san Ana­nías, es­ta­ba so­lo en el tem­plo, re­zan­do el ro­sa­rio, en el pri­mer ban­co. En un mo­men­to, se le­van­tó pa­ra ca­mi­nar y po­co des­pués ca­yó un mi­sil jus­to don­de ha­bía es­ta­do sen­ta­do. No lle­va­ba ni un año en la capital del país don­de ha­bía na­ci­do y a don­de sus as­cen­dien­tes, ar­me­nios, ha­bían lle­ga­do bus­can­do la paz. Fue una es­pe­cie de con­fir­ma­ción de la mi­sión que el Se­ñor le ha­bía pe­di­do en Si­ria, así co­mo una mues­tra de que es­ta­ba con él pa­ra pro­te­ger­lo.

Pues bien, año y cua­tro me­ses des­pués de aquel epi­so­dio, más de dos años des­pués de ser des­ti­na­do en Da­mas­co, fray Bah­jat pa­sa unos días en la co­mu­ni­dad fran­cis­ca­na de La Co­ru­ña, a don­de lle­gó in­vi­ta­do por la ins­ti­tu­ción be­né­fi­ca Pa­dre Ru­bi­nos, que es­te año ce­le­bra su cen­te­na­rio. Y lle­gó mar­ca­do por la si­tua­ción crí­ti­ca en la que se en­cuen­tra su país y, con­cre­ta­men­te, Da­mas­co. Po­co an­tes de vi­si­tar al após­tol San­tia­go en la ca­te­dral com­pos­te­la­na ha­bló con Al­fa y Ome­ga so­bre la si­tua­ción en Si­ria: «Des­de ha­ce dos me­ses, la vi­da es­tá pa­ra­li­za­da por los ata­ques. Hay co­sas que han me­jo­ra­do, pues aho­ra dis­po­ne­mos de elec­tri­ci­dad y con­ta­mos con al­gu­nos ser­vi­cios que an­tes no te­nía­mos, pe­ro la gen­te tie­ne mu­cho mie­do».

En el mo­men­to en el que ha­bla­mos le llegan no­ti­cias de la caí­da de mor­te­ros en el ba­rrio cris­tiano, don­de él vi­ve: «Mue­ren dos o tres per­so­nas ca­da día. La se­ma­na pa­sa­da bom­bar­dea­ron tres es­cue­las pe­ro, gra­cias a Dios, no ha­bía mu­chos es­tu­dian­tes pues los pa­dres no en­vían a sus hi­jos por mie­do. El 8 de enero, un mi­sil im­pac­tó con­tra nues­tra igle­sia».

Bab Tou­ma, a ape­nas dos ki­ló­me­tros de Ghou­ta, don­de se cen­tra la mi­ra­da in­ter­na­cio­nal, su­fre de la mis­ma ma­ne­ra. De he­cho, al­gu­nos mi­si­les llegan des­de allí lan­za­dos por los re­bel­des. El blan­co, la co­mu­ni­dad cris­tia­na. «Es ob­je­ti­vo de los te­rro­ris­tas y nues­tro ba­rrio el más pe­li­gro­so de Da­mas­co. La po­bla­ción aquí se sien­te aban­do­na­da por Oc­ci­den­te. To­do el mun­do se fi­ja en Ghou­ta, pe­ro en nues­tro ba­rrio caen mor­te­ros y mue­re gen­te», aña­de.

La per­se­cu­ción se re­pi­te

Es­te lu­gar es muy sig­ni­fi­ca­ti­vo pa­ra el cris­tia­nis­mo, pues es en cier­to mo­do un lu­gar san­to. Allí, el após­tol Pablo ca­yó del ca­ba­llo y se con­vir­tió a Cris­to, pa­ra ser lue­go bau­ti­za­do por san Ana­nías. Tam­bién es­te lu­gar, ha­ce ca­si 120 años, fue tes­ti­go de otro hi­to: el mar­ti­rio de 11.000 cristianos a cau­sa de la per­se­cu­ción re­li­gio­sa. Hoy es­ta per­se­cu­ción se re­pro­du­ce en me­dio de la in­di­fe­ren­cia in­ter­na­cio­nal.

Un aban­dono en el que no in­clu­ye al Pa­pa Fran­cis­co, pues, se­gún afirma fray Bah­jat, «ha he­cho y es­tá ha­cien­do mu­cho». Co­mo, por ejem­plo, la jor­na­da de ora­ción y ayuno que con­vo­có en 2013. «Sa­ber que el Pa­pa es­tá de nues­tra par­te, que apro­ve­cha cual­quier oca­sión pa­ra ha­blar de los cristianos de Si­ria, nos ayu­da mu­cho», apun­ta. Un alien­to ne­ce­sa­rio en un con­tex­to, aña­de, en el que «la Igle­sia de­be pa­gar un pre­cio muy ca­ro pa­ra tes­ti­mo­niar a Cris­to. Ser cris­tiano es hoy en Si­ria ser ob­je­to de per­se­cu­ción y ata­que te­rro­ris­ta». Sin em­bar­go, to­dos los pe­li­gros y ame­na­zas no con­si­guen do­ble­gar la fe en Je­sús de es­ta co­mu­ni­dad que, ade­más, es­tá com­pro­me­ti­da en la bús­que­da de una so­cie­dad uni­da y, por eso, ade­más de los san­tua­rios y las ac­ti­vi­da­des pas­to­ra­les, los fran­cis­ca­nos ges­tio­nan un cen­tro de emer­gen­cias en el que atien­den a to­dos. «Es un signo de es­pe­ran­za, de que se pue­de vi­vir jun­tos y en paz».

Jun­to con Da­mas­co, la pre­sen­cia fran­cis­ca­na se ex­tien­de por dos ciu­da­des –Ale­po y Lat­ta­kiah–, ade­más de por otras tres po­bla­cio­nes en la frontera con Tur­quía ba­jo el con­trol de te­rro­ris­tas y don­de los her­ma­nos vi­ven en­tre la po­bla­ción al ser in­cen­dia­dos y des­trui­dos sus con­ven­tos.

La pre­sen­cia de fray Bah­jat en Ga­li­cia, don­de ha ex­pues­to su tes­ti­mo­nio y ha­bla­do fun­da­men­tal­men­te de re­con­ci­lia­ción, ha per­mi­ti­do que dis­tin­tas reali­da­des vin­cu­la­das a los fran­cis­ca­nos –jó­ve­nes, scouts...– ha­yan po­di­do co­no­cer de pri­me­ra mano có­mo vi­ven sus her­ma­nos de Si­ria y, de he­cho, se ha abier­to una vía de coo­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca La Co­ru­ñaDa­mas­co pa­ra re­for­zar la aten­ción en dos áreas prio­ri­ta­rias: la del cen­tro de emer­gen­cias, don­de se ofre­ce des­de una mo­chi­la has­ta una ope­ra­ción qui­rúr­gi­ca, y la del cen­tro cul­tu­ral, que bus­ca re­cu­pe­rar la paz de la que dis­fru­ta­ba Da­mas­co.

Fotos: Na­ta­lio Sa­lu­des

El ar­zo­bis­po de San­tia­go, Ju­lián Ba­rrio, con­ver­sa con fray Bah­jat. Aba­jo, abra­zan­do al após­tol San­tia­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.